Por: María Fernanda Cisneros.   11 enero
Las utilidades del BCR alcanzaron los ¢26.587 millones a noviembre del 2018, tras un decrecimiento del 15% respecto al mismo corte del año previo. Un año atrás, sus ganancias también decrecieron. En ese momento la caída fue mayor. (Foto: Jeffrey Zamora).
Las utilidades del BCR alcanzaron los ¢26.587 millones a noviembre del 2018, tras un decrecimiento del 15% respecto al mismo corte del año previo. Un año atrás, sus ganancias también decrecieron. En ese momento la caída fue mayor. (Foto: Jeffrey Zamora).

La estrategia del Banco de Costa Rica (BCR) cambió de norte y ahora se dirige hacia la banca de personas y la digitalización.

Atrás quedó la creación continua de marcas para distintos segmentos de la población y la apertura de nuevas sucursales físicas.

El nuevo camino viró hacia la adopción de canales digitales para atender a sus clientes, para estar en línea con lo que realizan sus competidores y las necesidades de una población que demanda cada vez más el servicio en línea.

La transformación se inició desde el llamado caso del “cementazo” y la desvinculación del exgerente Mario Barrenechea del banco. Eso ocurrió en julio del 2017, cuando la junta directiva de la entidad lo suspendió y empezaron los nombramientos interinos hasta que se le destituyó del cargo.

Para Douglas Soto Leitón, actual gerente del BCR, la mala imagen que generó el caso del cementazo ya se disipó y el banco se recupera.

“La marca Kristal fue absorbida como un producto más del portafolio de productos que tiene el Banco”.

A noviembre del 2018, el banco registraba un decrecimiento del 15% en sus utilidades, pero cabe recordar que fue un año ácido para la banca y muchos bancos obtuvieron resultados similares o peores. Pocos vieron crecer sus ganancias, entre ellos BAC Credomatic y Davivienda.

Para el 2019, el BCR se traza la meta de mejorar su presencia en la banca retail y pymes.

A continuación, la entrevista que ofreció Soto a EF en diciembre, vía correo electrónico:

—¿Cómo calificaría el comportamiento del BCR en el 2018 y cuáles fueron los principales retos que enfrentó el banco?

—El Banco de Costa Rica asumió importantes retos, como ha sido avanzar en el desarrollo de la carretera que hemos denominado ruta 1, corredor vial San José-San Ramón, donde a inicios del otro año (2019), se estarán publicando los carteles para el diseño y construcción de la carretera.

“También, absorbimos el Banco Crédito Agrícola de Cartago, con lo cual ayudamos al Gobierno al pago de la deuda de ¢134.000 millones que tenía el BCAC (Bancrédito) con el Estado, colocamos más de un billón de colones en crédito, y hemos hecho fuertes promociones en vivienda y en colonización de la deudas en dólares por parte de no generadores”.

—Luego del caso del cementazo, algunos indicadores del BCR se vieron impactados. ¿Podría asegurar que el banco ya logró superar esa etapa?

—Efectivamente, el Banco ha mantenido indicadores competitivos en el año 2018, a pesar de que el entorno económico, impositivo y de estabilidad por la huelga han estado en contra. Esperamos cerrar con un crecimiento de los activos en un 3% y hemos colocado en crédito más de un billón de colones.

—¿El cambio continuo de gerente afectó los resultados o el avance del banco en sus metas?

—El Banco hoy cuenta con una junta directiva y alta administración de primer orden, enfocado en la gobernanza corporativa del BCR, enfocado en el crecimiento de sus negocios y en la transformación digital del Banco, lo cual le ha permitido obtener resultados financieros satisfactorios en el 2018.

—El exgerente del BCR Mario Barrenechea llegó a la entidad con la intención de crear nuevas marcas y hacer crecer el negocio, pero tras su salida eso fue cambiando e inclusive se detuvo el lanzamiento de algunas. ¿Cuál es el manejo que el BCR da a sus marcas en la actualidad?

—El 2018 fue un año de revisión del plan estratégico, con un enfoque claro en llegar a nuestros clientes por medios digitales.

“La marca Kristal fue absorbida como un producto más del portafolio de productos que tiene el Banco”.

—¿Cuántas sucursales tiene Kristal y en cuántas se redujo?

—Actualmente dicha marca no tiene sucursales, ya que se han transformado para dar todos los servicios que tiene el Banco, ya que es un producto más dentro de la gama que ofrece el Banco.

—¿Cómo podrían calificar el comportamiento de Tucán? y ¿cuáles son los planes que tienen para la marca en el próximo año?

—Con los corresponsales no financieros nos ha ido muy bien. Actualmente tenemos más de 3.800 corresponsales no financieros y seguiremos creciendo con este producto, ya que nos permito llegar a zonas rurales con bajo costo, dar ingresos extraordinarios a pequeños comerciantes y ofrecer servicios financieros en lugares alejados.

—¿Cuál es el enfoque del plan estratégico del banco en la actualidad?

—El Banco está enfocado en un proceso de transformación digital, para que nuestros clientes desde su casa, oficina o donde se encuentren puedan acceder a nuestros servicios financieros por medio de distintos canales.

—En noviembre del 2017, conversamos con don Eduardo Ramírez, quien entonces era jerarca del BCR. En ese momento, nos indicó que el BCR estaba en proceso para robustecer sus sistemas de análisis de riesgo, razón por la que el banco se volvería más riguroso. Más de un año después del caso del cementazo, ¿qué ha cambiado en el BCR en cuanto a la rigurosidad del banco en el otorgamiento de préstamos?

—En el 2018, el Banco fortaleció sus procesos financieros y distintas áreas, entre esas ellas las de riesgo, estamos en un cambio constante, en busca de fortalecer el servicio del cliente y mejorar todos los procesos del Banco.

—Hace un año, también nos indicaron que el banco tenía el plan de crecer en banca retail, usando la banca corporativa como trampolín. ¿Cuáles acciones se han tomado para alcanzar este objetivo?

—Este proceso es el norte, al 30 de noviembre (del 2018) hemos crecido en ese crédito (banca de personas) un 3% en forma interanual.

—Recientemente lanzaron la pulsera de compras, ¿forma parte esto de un plan del BCR de convertirse en una entidad más digitalizada?

—Así es, es un producto para satisfacer las nuevas necesidades de la sociedad costarricense.

—¿Cuáles otros planes tienen en esta línea digital o tecnológica?

—Vamos con un plan estratégico enfocado en mejorar los accesos de nuestros clientes, con un enfoque directo en transformación digital.

—¿Cuáles metas se traza el BCR para el próximo año?

—Seguir creciendo en banca de personas y mejorar los accesos de nuestros servicios a los clientes.

—¿Considera que el 2019 será un año ácido para la banca, como lo fue el 2018? ¿Por qué?

—El 2019 será un año duro, en vista de la reforma fiscal, el crecimiento de las tasas internacionales.

“No obstante, en el BCR, estamos mejorando nuestros procesos e invirtiendo fuertemente en nuestro activo más valioso que es el capital humano, para afrontar el reto del 2019”.

—Por último, ¿cómo visualiza al Banco en los próximos años?

—Dirigido y enfocado a mejorar los servicios de nuestros clientes, en especial de banca de personas y pymes, para contribuir con el desarrollo económico y social de este país.