Por: María Fernanda Cisneros.   23 noviembre, 2018
Hotel El Tucano, San Carlos. Fotos: Edgar Chinchilla

La búsqueda de una opción para financiar la compra del hotel Altara El Tucano Resort, ubicado en San Carlos de Alajuela, motivó la creación del Fideicomiso Altara El Tucano-Scotiabank.

La colocación de bonos por $7 millones se gestó hace unos seis años y desde hace tres sumaba procesos en su contra por supuestas infracciones cometidas en la emisión.

El caso se empieza a esclarecer. La Superintendencia General de Valores (Sugeval) resolvió el procedimiento administrativo en contra de BCR Valores Puesto de Bolsa, y varios imputados, fueron señalados por Sugeval como responsables de algunos señalamientos en su contra.

La resolución, dada a conocer este 23 de noviembre mediante un hecho relevante pero firmada el 9 de noviembre, indica que BCR Valores es responsable de tres de cinco acusaciones.

Al puesto de bolsa se le señaló como responsable de cometer faltas en la perfilación de los inversionistas, en la asesoría y en la entrega de información a los inversionistas.

Las multas definidas por la Superintendencia, según la ley, le significarán un pago de ¢144.600.600.

Asimismo, la investigación incluyó a tres agentes de bolsa de apellidos Escalante, Solano y Peñaranda, este último fue absuelto de responsabilidades. Mientras, a Escalante y Solano se les declaró como responsables de no haber entregado información relevante, con multas entre ¢1 y ¢3 millones.

El procedimiento judicial se inició a principios de 2016, cuando dos inversionistas de apellidos Hoglund y Arce interpusieron una demanda por daños y perjuicios en contra de Scotiabank de Costa Rica, BCR Valores Puesto de Bolsa y la sociedad Altara El Tucano, según explicó en 2017 su abogado defensor, Douglas Murillo.

Estos dos inversionistas adquirieron títulos de la emisión del fideicomiso ofrecidos BCR Valores. Ambos alegaron la ausencia u ocultación de información respecto a la emisión ejecutada.

Paralelamente, está el proceso de investigación abierto por Sugeval, en el que están incluidos Scotiabank y la Sociedad Calificadora de Riesgo Centroamericana (SCRiesgo), que siguen pendientes de resolución.

Un fideicomiso es un contrato mediante el que una persona (fideicomitente) entrega bienes a un tercero (fiduciario), con el fin de que los mantenga en custodia, los administre, venda, compre o garantice obligaciones a favor de un tercero (fidecomisario). Una vez que se cancele la deuda, se ejecuta el traspaso de la propiedad al cliente.

En este caso en particular, existían dos fideicomitentes, primero Altara El Tucano Resort y segundo, Villa Playa Dorada S. A., firma dueña del hotel. El fiduciario era Scotiabank, mientras que el fidecomisario eran los inversionistas que adquirieron los bonos emitidos.

Detalle de resolución a BCR Valores

1. El regulador lo declaró como responsable de incumplir el deber de perfilar a los inversionistas previo a que participaran en las negociaciones de los bonos del Fideicomiso Altara El Tucano-Scotiabank de Costa Rica-2012.

Al respecto de este incumplimiento, la Superintendencia impuso una multa de ¢360.600, correspondiente a un salario base definido al momento en que se dieron los hechos.

2. También, lo absolvió por el hecho intimado de no contar con los mecanismos necesarios para obtener y conservar la documentación que demuestre que un inversionista es sofisticado, en lo que respecta a los inversionistas del mismo fideicomiso.

3. Lo señaló como responsable de incumplir el deber de información al no haber entregado información relevante sobre los bonos del Fideicomiso en cuestión.

En este caso, y según los términos de lo dispuesto en la Ley 7732, fijó una multa de doscientos salarios base que asciende al monto de ¢72.120.000.

4. El regulador de valores absolvió al puesto de bolsa del incumplimiento del deber de información, por supuestamente no haber entregado información relevante sobre los bonos del Fideicomiso Altara, en los términos de lo dispuesto en el artículo 109 de la Ley.

También, lo liberó de no haber informado a los inversionistas, que adquirieron los bonos señalados en mercado primario, sobre el posible conflicto de interés que podría existir por estar recibiendo el puesto de bolsa una comisión del 2% por parte del emisor al colocarlos.

5. Por último, lo declaró responsable de incumplir el deber de actuar con cuidado y diligencia en el servicio de asesoría contratado en cuanto a la compra de los bonos del Fideicomiso Altara.

La multa para este fallo es de ¢72.120.000.

EF envió consultas a BCR Valores para conocer sus reacciones sobre esta decisión de la Sugeval, pero al momento de publicación de esta nota no habían remitido las respuestas.