Por: Sergio Morales Chavarría.   8 mayo

Incrementos en el servicio de electricidad, en la gasolina y en automóviles fueron los componentes que impulsaron la inflación en abril pasado y ubicaron el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en 2,07% en su variación interanual.

Según el Instituto de Estadística y Censos (INEC), que se encarga de elaborar la medición, otros productos y servicios como el chile dulce, el alojamiento, los paquetes turísticos, el internamiento médico y el atún tuvieron aumentos que terminaron por influir al alza en el IPC. Del total de rubros, un 47 % fueron los que registraron aumentos.

El movimiento de abril del IPC lo ubica en su medición más alta de los primeros cuatro meses del 2019, pues a lo largo del primer trimestre el Índice ha estado por abajo de 2 %, que es el límite inferior de la meta del Banco Central de Costa Rica (entre 2% y 4%)

Aunque el 42% de los bienes y servicios tuvo un descenso en abril, no fue suficiente para evitar que el IPC subiera y se ubicara dentro del rango meta.

Para abril del año pasado, el IPC tuvo un nivel de 2,38 %, un año en el que el indicador estuvo relativamente estable, pues si nivel más bajo de de 2,03% y el más alto de 2,61%.

Las proyecciones hechas hasta la fecha y reportadas por EF, señalan que el IPC tendría una tendencia al alza en lo que resta del 2019, aunque esta sería moderada y se quedaría en la parte baja de la meta (menos de 3%).

La entrada en vigencia de la reforma fiscal a mitad de año y el impacto de la aplicación del Impuesto al Valor Agregado en nuevos productos y servicios; así como una eventual devaluación son dos de las razones que presionarían al alza el IPC.