Por: Laura Ávila.   5 marzo
Costa Rica realiza simulacros para analizar casos de COVID-19. Las pruebas se llevan a cabo en el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa). Foto: Jeffrey Zamora.

El coronavirus (SARS-CoV-2 por sus siglas en inglés) continúa ensañándose contra la salud de la economía global y con el histórico anuncio de la Reserva Federal (FED) de rebajar 0,5 puntos de la tasa de referencia. Con esa decisión, Estados Unidos reconoce los efectos secundarios que produce la emergencia sanitaria internacional.

Recortar en cincuenta puntos base la tasa de referencia podría tener dos propósitos: primero, ser una medida preventiva para suavizar el impacto del coronavirus –y de la enfermedad que causa (COVID-19)– sobre el crecimiento de la economía estadounidense; segundo, inyectar liquidez y buscar que los mercados se ajusten de manera menos estresante, comentó el economista José Luis Arce, director de FCS Capital.

Luego del histórico anuncio de la Fed, el miércoles 4 de marzo las bolsas evolucionaron al alza.

Costa Rica podría verse positivamente impactada luego de que la Reserva Federal anunciara la disminución en la tasa de referencia, pues esto se podría traducir en una baja en las tasas de interés para los deudores con préstamos en dólares y colones.

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) prevé que el crecimiento anual del producto interno bruto (PIB) mundial disminuya a 2,4% en 2020. Antes de la aparición del coronavirus, la entidad proyectaba un débil crecimiento del 2,9%.

Otros organismos, entre ellos el Fondo Monetario Internacional (FMI), consideran que el PIB se contraerá, pero creen que aún es “difícil de predecir” cuánto.

La decisión unánime de la junta de gobernadores de la Fed se hizo el martes 3 de marzo, fuera de su calendario habitual. Con el anuncio, la tasa de referencia queda entre 1% y 1,25%.

A criterio de Alexander Monge, economista y parte del equipo de la Reserva Federal de St. Louis, esta es una medida inusual.

“Creo que la decisión fue tomada para asegurar a los mercados que la Fed está alerta y lista para actuar tan decisivamente como sea necesario y posible para alivianar los efectos adversos”, dijo Monge.

El impacto del recorte

Un día después de que la Reserva Federal anunciara el recorte en la tasa de referencia, las bolsas se fortalecieron. La recuperación se dio luego de la mayor caída acumulada desde la crisis financiera del 2008, según comentó Allan Calderón, subgerente de riesgo y crédito del Banco Nacional, durante la transmisión del Facebook Live “Coronavirus y sus implicaciones para la economía”.

Luego del recorte, la bolsa neoyorkina de Wall Street subía 2,7%; Tokio cerraba con un incremento del 0,1%; Shangai, con 0,6%, y la bolsa de Seúl tenía una ganancia del 2%.

También lo hicieron al alza las de Londres (1,6%), Fráncfort (1,5%) y Madrid (0,11%). Solo Hong Kong retrocedió 0,2% por un mal entorno económico, apuntó la agencia AFP.

Un impulso significativo para la economía es lo que espera Jerome Powell, presidente del banco central de Estados Unidos, con esta sorpresiva reducción.

Sin embargo, el dinamismo del mercado no duró mucho. Al jueves 5 de marzo las bolsas caían nuevamente, las europeas cerraban con fuertes bajas por el nerviosismo que experimentaban los operadores tras la rápida propagación.

Wall Street también se derrumbaba y el índice principal de la bolsa, el Dow Jones Industrial Average, caía 3,59% y el tecnológico Nasdaq perdía 3,02%.

La Reserva Federal indicó que el coronavirus supone riesgos para la actividad económica, entre ellos las reacciones que podrían tener el sector privado y público para evitar los contagios, las disrupciones en las cadenas de producción y distribución, y las decisiones de consumo e inversiones –a corto y largo plazo–, según Monge.

El jerarca de la Fed tampoco descarta tomar acciones coordinadas junto al G7 por la epidemia.

A través de un comunicado de prensa, el grupo de los siete países más industrializados anunció que está dispuesto a utilizar las herramientas apropiadas para luchar contra el contagio. Incluso valora tomar medidas fiscales.

El miércoles 4 de marzo, la Fed anunció en su Libro Beige que el coronavirus ya impacta el turismo y las cadenas de manufactura de Estados Unidos.

Con el sorpresivo recorte a las tasas de referencia, los efectos se ven también en Costa Rica. Tanto el economista José Luis Arce como Allan Calderón, subgerente general de riesgo y crédito del Banco Nacional, consideran que se puede dar una reducción en las tasas de interés de los créditos en el ámbito nacional. Es decir, los deudores podrían tener un respiro.

Pero una rebaja en las tasas de interés no puede ser una buena noticia en este contexto de incertidumbre, opinó el subgerente de riesgo y crédito del Banco Nacional, ya que se podría dar una desaceleración de la economía mundial y algunos países podrían entrar en rango recesivo.

Para el Banco Central de Costa Rica (BCCR) una afectación en el crecimiento económico de los principales socios comerciales del país podría generar una menor demanda sobre las exportaciones y un impacto negativo sobre la llegada de turistas al país.

Previsiones

Con las medidas que implementó China para contener el virus, la actividad de una de las principales economías mundiales se puso en pausa. De alguna forma, se paralizó la principal fábrica del mundo.

Mientras el clima de incertidumbre oscurece la escena internacional, se produce un impacto negativo en la confianza, los mercados financieros y el turismo.

Como consecuencia la OCDE prevé que el crecimiento anual del PIB mundial disminuya menos de un punto porcentual (0,5) para este 2020, con un débil crecimiento para el primer trimestre del año.

Debido a la emergencia sanitaria se espera que China crezca por debajo del 5% durante el 2020.

Si el brote de coronavirus se torna más intenso, el crecimiento mundial podría caer 1,50%; es decir, la mitad de la tasa proyectada antes del virus (que era del 2,9%), según OCDE.

Para Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), evaluar el impacto económico no es fácil, pues aún se desconoce cuánto puede perdurar la enfermedad.

Mientras tanto, el Banco Mundial anunció un paquete de apoyo inmediato por $12.000 millones para ayudar a los países con mayor impacto sanitario y económico.

Hasta el 4 de marzo se contabilizan 95.120 personas infectadas. Los cinco países con mayor afectación son China, Corea del Sur, Italia, Irán y Japón, según los datos recolectados por la escuela de ingeniería Johns Hopkins Whiting.

Las economías que podrían resentir más los efectos del coronavirus son las que están altamente ligadas a China, por ejemplo Japón, Corea y Australia. También resentirán efectos secundarios los países sudamericanos que exportan commodities, como Brasil, Chile y Colombia.

De momento, Costa Rica no ve una afectación en las exportaciones o el turismo; sin embargo, lo que sí experimentó fue una fuerte rebaja en los combustibles por el impacto de COVID-19 en el mercado internacional del petróleo y sus derivados.

A partir del jueves 5 de marzo, la gasolina súper pasará de ¢645 a ¢606; la regular, de ¢623 a ¢583, y, el diésel, de ¢561 a ¢498.

“La baja en los precios del petróleo mejora los términos de intercambio e impulsará el gasto doméstico si no hay una incertidumbre enorme en el consumidor que esté relacionada con el coronavirus”, agregó Arce.

Precisamente este 5 de marzo el Ministerio de Salud costarricense confirmó que estudia el primer caso sospechoso de coronavirus en una persona que viajó a Italia y Túnez.

Colaboró la periodista María Fernanda Cisneros.