Por: María Esther Abissi.   25 enero

El mercado de fondos de inversión del país ofrece al menos 24 opciones para invertir menos de $1.000, pero con algunas diferencias en cuanto a plazo y rendimiento.

13 sociedades administradoras de fondos de inversión le dan la posibilidad de ingresar a su portafolio de inversiones con poco capital para obtener rendimientos atractivos, al menos en comparación con lo que ofrece el resto del sistema financiero.

Fondos de mercado de dinero, fondos de ingreso, de crecimiento y fondos inmobiliarios son algunas de las opciones.

Las participaciones mínimas de los fondos van desde los ¢5.000 o $10 hasta los $1.000, dependiendo de la sociedad administradora y de la categoría del fondo a invertir.

Puede ingresar en la moneda que prefiera, en dólares o colones, y tienen rendimientos que oscilan entre 4,7% y 13,5% en colones y 6,8% y 13,5% en dólares.

Para invertir en un fondo, debe hacerlo por medio de un puesto de bolsa, que es la entidad intermediaria entre el inversionista y la sociedad administradora de fondos de inversión (SAFI).

En algunos casos, como en los fondos de mercado de dinero, por ejemplo, las SAFI autorizan a otras entidades como bancos o la propia Sociedad para que los clientes puedan invertir a través de ellos.

En este sentido, el cliente se dirige a la entidad y explica que desea ingresar a alguno de los fondos.

Aldesa, BAC, Popular, Banco de Costa Rica, Banco Nacional y Multifondos, son algunas de las SAFI que funcionan en el mercado local.

En el proceso de apertura, el inversionista realiza el proceso para determinar su perfil. También puede negociar con el representante del puesto de bolsa o fondo de inversión el rendimiento que desea sobre sus ahorros.

Esta negociación dependerá en gran medida, del monto que el cliente esté dispuesto a invertir.

En los pasos previos a la apertura de la cuenta, el cliente también se compromete a llenar formularios como los de ‘Conozca su Cliente’, en los que de detallan datos relacionados con la procedencia de los fondos y con las características del inversionista, de la misma manera en como actualmente lo hace en un banco.

Después de haber participado en el fondo con el monto de apertura, puede seguir haciendo ‘abonos’ cada cierto tiempo para ir ‘agrandando’ la participación y así, al retirarla poder tener un mejor rendimiento.

Además de la participación, hay que tener otros factores en cuenta.

Durante el 2018, ante las presiones alcistas de las tasas, los fondos ofrecieron rendimientos mínimos en colones de 4,7% y máximos de 13,5%. (Foto: Jorge Arce).
Durante el 2018, ante las presiones alcistas de las tasas, los fondos ofrecieron rendimientos mínimos en colones de 4,7% y máximos de 13,5%. (Foto: Jorge Arce).

Después de decidir invertir en un fondo de inversión, el punto clave es decidir el tipo de inversionista que se quiere ser.

Para eso, tendrá que decidir con el representante del puesto de bolsa el rendimiento esperado y el horizonte de inversión o plazo.

Los fondos de mercado de dinero, en donde la expectativa es de muy corto plazo, tienen rendimientos bajos a cambio de la posibilidad de que el inversionista pueda retirarse en el momento que desee, después de los tres días de haberse suscrito.

Los fondos de mercado de dinero ofrecen rendimientos de 4,7% en colones y 2,1% en dólares en promedio.

Estos instrumentos invierten en certificados a plazo y otros que les permiten tener mayor liquidez, pero que también son más susceptibles a los cambios de la economía.

Los fondos de renta fija, otros en los que puede invertir con participaciones inferiores a $1.000, los inversionistas sacrifican liquidez a cambio de una rentabilidad moderada con menos volatilidad.

Estos fondos invierten en bonos de Gobiernos y empresas con un grado de inversión mucho más estable. Lo anterior garantiza que tengan mejores rendimientos a cambio de un plazo más largo.

Los accionarios, por ejemplo, cuya oferta es más reducida en el país con tan solo cuatro fondos, tienen un rendimiento muy alto a largo plazo, pero se caracterizan por una alta exposición a la volatilidad. Estos fondos no tuvieron un buen rendimiento en los últimos 12 meses, de hecho, el rendimiento fue negativo, de -15%.

Esto porque este tipo de fondos invierten en empresas internacionales en mercados extranjeros, como el estadounidense, europeo o asiático y dependen de los movimientos y fluctuaciones de estas economías.

Normalmente estos son para inversionistas conocedores del mercado, que están acostumbrados a ver incluso rendimientos negativos en algunos momentos del año y que están acostumbrados a que el dinero permanezca invertido por más tiempo.

En general, los fondos a plazo se dirigen a inversionistas con un perfil de riesgo moderado, que tengan experiencia previa en el mercado de valores.

Los fondos de crecimiento y los de ingreso, permiten que quien ponga su dinero en ellos cree un ahorro anual donde cada final de año recibe un rendimiento para fines como ahorro navideño u otro aguinaldo.

Los fondos de ingreso en colones le dan un rendimiento promedio de 6,8%, mientras que en dólares es de 13,5%.

Por último, los inmobiliarios, son ideales para personas que conocen de este segmento y tienen claridad de que hay riesgos inherentes a una cartera inmobiliaria con un horizonte de inversión de largo plazo.

Por tener estas características, los inmobiliarios tienden a manejar tasas más altas.

El año pasado, los inmobiliarios registraron rendimientos de 13,5% en colones y 6,6% en dólares, muy por encima del promedio de otros fondos.