Por: Sergio Morales Chavarría y César Augusto Brenes Quirós.   22 julio, 2015
Gerardo Corrales, gerente del BAC, y el economista Ronulfo Jiménez, asesor de la Asociación Bancaria Costarricense, dieron a conocer los resultados de una encuesta sobre el uso de medio de pago en Costa Rica.
Gerardo Corrales, gerente del BAC, y el economista Ronulfo Jiménez, asesor de la Asociación Bancaria Costarricense, dieron a conocer los resultados de una encuesta sobre el uso de medio de pago en Costa Rica.

Una encuesta a mayores de 18 años reveló que el 72% de las personas en Costa Rica prefiere usar el dinero en efectivo como medio de pago para sus transacciones a pesar de que la mayoría (63%) de ese grupo posee cuenta de ahorro o tarjeta de débito.

El estudio fue realizado por la empresa Unimer para la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), entidad que presentó este 22 de junio los resultados obtenidos.

Según el economista y asesor de la ABC Ronulfo Jiménez, el segundo medio de pago más empleado por las personas consultadas es la tarjeta de débito (22%).

Entre los entrevistados, 7 de cada 10 personas dijo que prefieren usar el efectivo porque de esa manera tienen un mejor control de su dinero. Otras de las razones por las cuales utilizan los billetes y las monedas son el temor al uso de las tarjetas, que no sabe usarlas o porque el comercio o servicio adquirido no las acepta.

Según Jiménez, también se comparó a Costa Rica con otros países en cuanto al empleo de medios de pago al utilizar un estudio del Banco Mundial. El país se ubica como el cuarto en Latinoamérica porque el 53,6% de las personas mayores de 15 años posee una tarjeta de débito.

Gerardo Corrales, gerente general del BAC San José y directivo de la ABC, dijo que los resultados de la encuesta les permiten concluir que aún falta por incoporar a más personas en el uso de tarjetas u otros dispositivos que sirvan para pagar transacciones.

Además, agregó Corrales, el uso del efectivo es considerado como caro. Al respecto aseguró que el manejo de dinero en la economía costarricense tiene un costo equivalente al 1% del PIB.

Por ejemplo, el dinero en efectivo tiene costos desde la impresión, el pago de transportes blindados y de seguros, además de las personas encargadas de su contabilidad en bóvedas.

Para Corrales el uso de efectivo no permite algunas ventajas de otras transacciones electrónicas como la trazabilidad fiscal, es decir, la facilidad para verificar compras o ventas al precio verdadero.

Tanto Corrales y Gerardo Porras, gerente general de Bancrédito, confirmaron que aún muchos de sus clientes utilizan las tarjetas de débito para realizar retiros de efectivo de cajeros automáticos y no para realizar compras.

El jerarca de Bancrédito detalló que el promedio actual en el monto de cada transacción con tarjetas de débito está entre ¢12.000 y ¢15.000. Una cifra similar tiene el BAC, pues de acuerdo con Corrales el rango está entre $20 y $30.