Por: María Fernanda Cisneros.   10 agosto
Gustavo Vargas ocupaba la gerencia del Banco Nacional desde diciembre del 2018. Foto: Rafael Pacheco.

El Banco Nacional de Costa Rica (BNCR) confirmó el fallecimiento de Gustavo Vargas, su gerente general.

Vargas, quien laboró en este banco -el más grande de Costa Rica- por más de 30 años, falleció la mañana de este lunes 10 de agosto del 2020.

“En el Conglomerado Financiero Banco Nacional lamentamos profundamente la pérdida de nuestro líder, compañero y amigo, quien por más de 30 años trabajó para contribuir al progreso a nuestro país”, cita el comunicado de prensa emitido por el banco.

Vargas ocupó la silla de la gerencia general desde diciembre del 2018. La entidad realizó el nombramiento luego de que Juan Carlos Corrales se acogiera a su jubilación.

En los 27 años previos, Vargas ocupó otros cargos en el Nacional como director general de Finanzas, director de Riesgos y subgerente general de Riesgo y Crédito, dentro del mismo banco.

Era economista y máster en Administración de Negocios de INCAE Business School.

La última entrevista

La última vez que don Gustavo atendió a EF para una entrevista fue el sábado 1 de agosto. Era su día libre, pero como en muchas ocasiones previas, no titubeó cuando le consultamos si podía darnos unas declaraciones, en esta ocasión, sobre la subida en el precio del dólar.

Ese día se encontraba haciendo unas breves compras en un centro comercial al lado de su familia y al llegar a casa, nos dio unos minutos de su tiempo.

Nos contó lo agradecido que estaba de poder compartir con su esposa e hija luego de seis meses sin visitar un mall. Le resultaba agradable volver a cierta normalidad, pero también extraño -como a todos- ver a todos cubrirse con mascarillas. A su criterio, era necesario despejarse de forma responsable, por la salud mental de todos.

Seguidamente, tomamos unos minutos para conversar sobre el golpe tan inesperado que daba la pandemia a la economía.

Su voz denotaba una genuina preocupación por la difícil situación económica del país, mientras comentaba que tanto él como su equipo buscaban formas para ayudarles a los miles de costarricenses que experimentaban una realidad tan compleja en medio de esta crisis.

En una entrevista previa, nos contó que estaba de gira y que la señal se le dificultaba porque venía por El Zurquí. Horas después logramos pactar una llamada.

El gerente del banco más grande del país -la entidad acumuló un patrimonio de ¢697,631 millones, a junio- se iba de gira con su equipo para visitar a dueños de pequeños negocios, según nos explicó, porque él necesitaba ver con sus propios ojos cuáles eran sus necesidades, solo así podía buscar la mejor forma de ayudarlos.

A Vargas le tocó liderar el Nacional en un 2019 en el que las deudas empezaron a ahogar más los ingresos de la población y un 2020 de una crisis económica sin precedentes. En estos dos años, a junio, las utilidades del Banco se redujeron al igual que la cartera de crédito, pero el patrimonio continuó al alza.

Desde antes de la llegada del COVID-19, en diversas entrevistas que dio a EF y durante las conferencias de prensa, ya se mostraba preocupado por el alto nivel de endeudamiento de la población y el crecimiento en la morosidad.

Así, como líder del Banco, lanzó diversos programas de ayuda a los que denominaron planes de salvamento. Se trataba de un producto que le refundía las deudas a personas altamente endeudadas dentro y fuera de la institución.

Ya con la llegada de la pandemia, Vargas se convirtió en una de las caras de la banca más vista en los medios de comunicación. Se encargó de anunciar las medidas que impulsaba tanto el sector como el Nacional en materia de arreglos de pago y moratorias a la población afectada. En muchas de esas ocasiones también acompañó al Presidente Carlos Alvarado.

En junio, el Banco anunció que mantendría hasta diciembre las prórrogas en el pago de los créditos para clientes que demostraran una afectación por la pandemia.

Vargas tenía especial interés en las líneas de crédito que lanzaría el Banco Central de Costa Rica (BCCR), según comentó a EF, y ya estaba ideando con su equipo un nuevo producto de crédito para compradores de casa.

El Central lanzaría -el documento está en periodo de consulta- un financiamiento a cuatro años plazo para los intermediarios financieros. Estos recursos llegarían con el fin de que la banca preste dinero a menor tasa y más plazo a la población.

Ese fondeo, le permitiría al Banco lnzar un producto antes no visto, al menos no en su memoria: un crédito de vivienda con una tasa muy baja y fija durante cuatro años.