Sergio Marchionne, CEO de Fiat Chrysler, anunció hace un mes sus planes de separar la operación de deportivos de alta gama de la empresa matriz, dedicada a la producción de masiva de autos

Por: Agencia AP 11 diciembre, 2014

Los elegantes deportivos de Ferrari y su escudería de Fórmula 1 han hecho de la marca del caballo rampante una de las más poderosas del mundo. Ahora, mientras prepara su oferta pública, quiere ganar efectivo con ese caché.

El objetivo es posicionar a Ferrari no sólo como una automotriz, sino como una compañía de bienes de lujo.

Eso podría implicar refinar su línea de productos promocionales o crear una cadena de exclusivos clubes y hoteles dirigidos a los propietarios de Ferrari y clientes adinerados, según los analistas.

El presidente de la compañía, Sergio Marchionne, presentará su visión a los inversores en las próximas semanas, pero el potencial ya tiene a dos mundos en ascuas.

Sergio Marchionne, CEO de Fiat Chrysler (izquierda) y Luca Di Montezemolo, presidente de Ferrari, participan en una conferencia de prensa en setiembre del 2014. Los elegantes deportivos de Ferrari y su escudería de Fórmula 1 han hecho de la marca del caballo rampante una de las más poderosas del mundo.
Sergio Marchionne, CEO de Fiat Chrysler (izquierda) y Luca Di Montezemolo, presidente de Ferrari, participan en una conferencia de prensa en setiembre del 2014. Los elegantes deportivos de Ferrari y su escudería de Fórmula 1 han hecho de la marca del caballo rampante una de las más poderosas del mundo.

En el sector de productos de lujo fabricados en Italia, el interés gira en torno a si las ambiciones de Marchionne podrían facilitar la creación de una alianza de fabricantes de gama alta, que pueda seguir el ritmo de conglomerados franceses como LVMH. Entre los analistas financieros, son los números y el potencial valor de la marca lo que acapara las conversaciones.

"Creo que los coches son casi secundarios para Ferrari", dijo Marchionne el mes pasado cuando anunció sus planes de separar a Ferrari de la empresa matriz de producción masiva Fiat Chrysler Automobiles NV. "Suena sacrílego. Pero en realidad es una marca de lujo".

Persuadir a la comunidad de inversores de esa distinción podría multiplicar el valor de mercado de Ferrari, al colocarla en la categoría de empresas que obtienen valor no sólo por la calidad de los materiales y el producto, sino por su atractivo.

"Si piensas en la capacidad de la marca Ferrari en el mercado del lujo, hay muchas avenidas que puedes tomar desde la perspectiva del producto", señaló Anil Valsan, analista de EY automotive. "Pero al mismo tiempo, tienes que tener mucho cuidado de no dañar la marca. Es absolutamente clave que el valor de la marca no se pierda diversificando en demasiados productos".

Ferrari podría hacer una apuesta y expandir su gama de autos para incluir modelos todoterreno, rentables a nivel global. Eso haría de su catálogo de vehículos más similar al de competidores como Porsche o Bentley. Lamborghini, otro fabricante italiano de autos deportivos, ha adelantado un prototipo de todoterreno.

Por otro lado, Marchionne ya ha mostrado su interés por vincular las automotrices y la moda fichando al modisto Ermenegildo Zelda para el consejo de Fiat Chrysler, con la idea de que ayude a marcas de gama alta como Alfa Romeo y Maserati. Zegna ha diseñado un interior de edición limitada para el Maserati Quattroporte y Gucci ha hecho lo propio con un Fiat 500.

Cuando se le preguntó al modisto Giorgio Armani por la posibilidad de crear un grupo italiano del lujo, el diseñador dijo que "reunir las marcas italianas más hermosas es fascinante".

"Todo depende de la calidad del producto, o de quién querría unirse", señaló entre bambalinas de sus últimos desfiles.