Por: María Esther Abissi.   18 enero

Implementar el e-commerce puede ser tentador para su negocio, una ventaja y además lo incluiría en una tendencia global, pero hacerlo bien supondrá la realización de inversiones.

El hecho de que las personas puedan adquirir sus productos sin hacer una transferencia o ir hasta el establecimiento físico le libera tiempo a los clientes y costos al comerciante.

Las plataformas de “e-commerce” son servicios que prestan algunas compañías mediante las que los tarjetahabientes realizan transacciones en línea sin salir nunca de la página del comercio afiliado, por medio de una red segura. (Foto: Shutterstock para EF).
Las plataformas de “e-commerce” son servicios que prestan algunas compañías mediante las que los tarjetahabientes realizan transacciones en línea sin salir nunca de la página del comercio afiliado, por medio de una red segura. (Foto: Shutterstock para EF).

En el país ya funcionan varias formas de pago: transferencias electrónicas, páginas de pago como Paypal o el uso de mensajes de texto. También están las páginas web transaccionales –aquellas en que el cliente puede pactar la compra y pagarla–.

Para esta última opción, algunas entidades financieras del país ofrecen el servicio y la infraestructura de pago para que los clientes puedan hacer las compras directamente.

Las plataformas de e-commerce son servicios que se prestan donde los tarjetahabientes realizan los pagos en línea sin salir nunca de la página del comercio, además se hace por medio de una red segura. Tome en cuenta que esto no incluye la estructura necesaria para la entrega del producto en la puerta del cliente.

Es el comercio el que debe hacer todo el desarrollo e integración de la página web y la entidad financiera funciona únicamente como plataforma de procesamiento de las transacciones.

Las plataformas brindan seguridad en cuanto a los datos de pago y cobro, así como un sistema para que se realice el acuerdo, a cambio de comisiones y costos anuales por el mantenimiento del servicio.

El proceso se hace normalmente bajo la sombrilla de marcas que procesan pagos, como Visa o MasterCard y por medio de plataformas internacionales como Cardinal y Paycom.

Solo tres entidades financieras del país prestan el servicio de e-commerce: Bac Credomatic, Banco de Costa Rica y Banco Nacional, y cada una tiene requisitos y precios particulares para instalar el servicio.

Requisitos

Para que un comercio afiliado tenga un servicio de e-commerce, debe cumplir con políticas de seguridad establecidas por la entidad financiera.

Bac Credomatic, por ejemplo, solicita un análisis previo para ver si la empresa aplica para brindar el servicio.

El análisis, aunque es sencillo, contempla factores como que la página web tenga políticas de devolución, envío, cancelación, privacidad y seguridad según sea la industria en la que se desempeña.

La empresa también debe tener un certificado de seguridad para que los clientes puedan navegar de forma segura.

En el caso del Banco de Costa Rica, la compañía debe ser cliente del banco y tener cuentas activas.

Por medio de la página de la entidad financiera, puede solicitar el servicio para que, en conjunto con el banco, hagan una integración tecnológica de la plataforma en el propio sitio web de la empresa.

El Banco Nacional solicita los mismos requisitos y adicionalmente, pide que la firma tenga términos y condiciones específicos de devolución.

Por regulación, algunas empresas no califican para este servicio.

Las transacciones de casinos o apuestas de cualquier índole, tabaco o productos derivados, licores y productos que atenten contra la propiedad intelectual no califican para solicitar a las entidades financieras el servicio de e-commerce.

Costos

Los costos para la instalación y servicio de las plataformas varían según la entidad.

El BCR hace un cobro de implementación de $50 que se paga al momento de la implementación, $300 anuales por el mantenimiento y certificados de seguridad, una comisión por cada transacción que se haga cuyo monto depende del tipo de página, industria y del tamaño.

Por otro lado, para adquirir la plataforma de Credomatic, los costos inician con una matrícula del servicio de $175, un mantenimiento mensual por afiliado de $50 y un pago por la habilitación de cada usuario de $75.

Dependiendo del emisor de la tarjeta con la que el cliente haga el pago, BAC cobra una comisión por el servicio.

Si es por transacciones con Visa y MasterCard, la comisión es de $0,12 y si paga con otras marcas, el cobro es de $0,07.

Además de esto, hay una comisión de procesamiento que depende del porcentaje establecido de cada comercio.

Beneficios adicionales

Además del servicio de e-commerce, los servicios de pago electrónico incluyen plataformas de seguridad que ayudan a reducir significativamente el riesgo de transacciones fraudulentas.

El hecho de que la transacción se haga directamente en la plataforma de la empresa permite que cada intercambio pueda ser trazado y reportado en línea, esto le permite a la compañía asegurarse de que el cobro fue hecho y al cliente de que el dinero fue deducido.

Los sistemas de pago que se hacen a través de las entidades tienen certificaciones de seguridad, los cuales permiten que sea más difícil que ocurran hechos como robo de datos o piratería.

RECUADRO

Pasos básicos

  • Verifique que su actividad productiva cumple con las normativas de los operadores.
  • Tome en cuenta que la instalación del servicio tiene costos adicionales.
  • Su página deberá tener ciertas características de seguridad para prestar el servicio.