Por: María Esther Abissi.   7 septiembre

La inflación de agosto, medida como la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), alcanzó 2,24% durante el mes de agosto. De esta forma, la inflación se aleja más aceleradamente del límite inferior del rango meta estipulado por el Banco Central, que es de 2%.

La inflación había tenido una ligera desaceleración a partir de abril, cuando se ubicó en 2,38% luego de haber estado en marzo en 2,61%.

La inflación había tenido una ligera desaceleración a partir de abril, cuando se ubicó en 2,38% luego de haber estado en marzo en 2,61%.

A excepción de junio, todos los meses registraron una tendencia a la baja. Esta se explica por varios factores como la aparente estabilidad que tuvo el tipo de cambio en los primeros meses del año.

Ver más!

A partir de julio, el tipo de cambio comenzó a registrar mayores volatilidades, propias de la época y también de las presiones del déficit fiscal. A pesar de esto, si se valora de forma mensual, la inflación de agosto es de 0,07%, una de las más bajas del año.

Agosto del 2018 es uno de los meses con variaciones más bajas si se compara con el mismo mes de los nueve años previos. Durante el mes pasado de los 315 bienes y servicios que integran la canasta de consumo, 49% aumentaron de precio, 40% disminuyeron y 11% no presentaron variación.

Los productos con mayores variaciones de precio al alza fueron el tomate, el chile dulce, la uva, la zanahoria y la papaya. Por el contrario, el pollo, la sandía, el aguacate, las mezclas para bebidas y la papa fueron los que más bajaron de precio.

Por grupo, los bienes y servicios y las comidas fuera del hogar y servicio de alojamiento fueron los que aumentaron más de precio, mientras que las actividades de entretenimiento y cultura, transporte y comunicaciones fueron los que registraron variaciones negativas.

A pesar del incremento, la inflación sigue siendo relativamente baja conforme a la meta del Central, que se ubica entre 2% y 4%.

Según el comentario de la economía nacional publicado por la autoridad monetaria, la inflación subyacente a agosto se ubica en 1,9% en su variación interanual, indicando que en el mercado no hay presiones que impliquen que la inflación se vaya a ubicar por encima del rango meta.

El valor medio de las expectativas de inflación a 12 meses se ha mantenido en 3,5% durante los últimos tres meses, lo que implicaría que la aceleración será paulatina.