Por: María Esther Abissi.   7 junio, 2018

La inflación de mayo, determinada por la variación interanual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), mantiene por segundo mes consecutivo una tendencia a la baja, aunque se encuentra aún dentro del rango meta estipulado por al Banco Central.

La variación de mayo fue 2,04%, 34 puntos porcentuales por debajo de abril y 61 puntos por debajo del resultado de marzo.

Lo anterior obedeció a que 42% de los productos que integran la canasta de consumo disminuyeron de precio, 45% aumentaron y 13% no presentaron cambios.

Productos como el tomate, los servicios de Internet, la papa, la cebolla, los paquetes turísticos, la educación universitaria, el chile dulce, la carne molida y los servicios de alojamiento bajaron de precio, mientras que otros como la papaya, la revisión técnica de vehículos y la gasolina tuvieron aumentos, aunque muy ligeros.

Especialmente los grupos de transporte y bebidas alcohólicas y cigarrillos subieron de precio, mientras que otros como las comunicaciones, los servicios de entretenimiento y los alimentos y bebidas no alcohólicas mostraron reducción de precio.

A pesar de que el nivel de mayo resultó bajo comparado al resto del año, es el más alto de los últimos cuatro años, comparado con las variaciones interanuales de mayo de años anteriores, superado por la variación interanual de mayo del 2014.

En mayo de los últimos diez años, la variación interanual más alta se presentó en el 2009, con un 9,52%, mientras que en el 2016 se registró la única negativa, de 0,43%.