Por: María Fernanda Cisneros.   18 febrero
Expectativa de crecimiento en obra pública se fundamenta en el inicio del Proyecto Rehabilitación y Ampliación de la Ruta Nacional N° 32, así como la ejecución de proyectos contemplados en el Programa de Infraestructura de Transporte y la II Etapa de la Red Vial Cantonal. (Foto: Albert Marín).
Expectativa de crecimiento en obra pública se fundamenta en el inicio del Proyecto Rehabilitación y Ampliación de la Ruta Nacional N° 32, así como la ejecución de proyectos contemplados en el Programa de Infraestructura de Transporte y la II Etapa de la Red Vial Cantonal. (Foto: Albert Marín).

La inversión pública se recuperará en 2019, principalmente ante la expectativa de que se ejecutarán algunos proyectos de infraestructura vial.

En particular, el inicio del Proyecto Rehabilitación y Ampliación de la Ruta Nacional N° 32, así como la ejecución de proyectos contemplados en el Programa de Infraestructura de Transporte y la II Etapa de la Red Vial Cantonal.

Esto permitiría que el Gobierno invierta 7,3% más que el año pasado, un periodo en el que más bien se registró una contracción (-8,9%).

A pesar del mayor dinamismo, el aporte de la inversión pública en el crecimiento de la producción sería poco, mientras que el consumo de los hogares sostendría el dinamismo de la economía.

El Banco Central dio a conocer estas estimaciones como parte de su Programa Macroeconómico 2019-2020.

El documento deposita su fe en que tanto el consumo de los hogares como la inversión pública se dinamizarán, gracias a un mejor ambiente tras la aprobación de la reforma fiscal.

Además, asume que el Gobierno obtendría recursos provenientes del financiamiento externo, un supuesto que utiliza el Central en sus estimaciones dado que no ha sido aprobado el proyecto de ley para una nueva emisión de los llamados eurobonos.

¿Mayor dinamismo de obra pública?

Los planes actuales de obra pública llevarían a que el Gobierno invierta $1.888 millones en nuevas construcciones, tras un crecimiento del 8%.

La cifra es llamativa luego de un año en el que la inversión en este sector más bien decreció 11,7%.

¿Qué impulsaría la obra pública? La mayor porción de la inversión llegaría a carreteras, caminos y puentes ($790 millones) y servicios básicos ($693 millones), según el Central.

En la categoría de servicios básicos entran obras de electricidad, telecomunicaciones, acueductos y alcantarillado. Sin embargo, la cifra se mantiene muy similar a la del año previo.

El Central deposita su confianza en que la ejecución de obras en carreteras y salud son las que más crecerán, con un dinamismo de 40% y 46,6%, respectivamente.

En 2019, las finanzas públicas alcanzarían un déficit fiscal de 6,2%. La cifra es optimista, según han calificado varios expresidentes y exgerentes del Banco Central, entre ellos Jorge Guardia, Félix Delgado y José Rafael Brenes.

Pensar que en medio de una coyuntura todavía compleja el Gobierno podrá ejecutar fuertes inversiones en infraestructura también es puesto en tela de duda.

“El único elemento o factor dinamizador de la producción es un incremento en la inversión del sector público. Sería muy bueno que se dé (la inversión proyectada), pero está sujeto a la capacidad de ejecución que ha demostrado no solo este gobierno, sino en general todos los gobiernos”, dijo José Rafael Brenes, gerente de la Bolsa Nacional de Valores.

En contraparte, las relacionadas con educación, ingeniería civil y otras se contraerían nuevamente.

¿Cuáles obras llegarían en 2019?

El desarrollo de proyectos de infraestructura vial será el principal motor del crecimiento de la inversión pública.

Como parte de las 27 medidas que el Gobierno impulsará para reactivar la economía, existen 10 medidas enfocadas en infraestructura.

Dentro del listado de obras con avance está la construcción de Circunvalación Norte y el inicio de la recepción de ofertas para la construcción del paso a desnivel en la rotonda de La Bandera (se espera iniciar con las obras en noviembre), explicó Edna Camacho, coordinadora del equipo económico del Gobierno.

También, en enero comenzó la construcción del viaducto a seis carriles en las Garantías Sociales, que estaría lista en 12 meses.

Por otro lado, avanzan los trabajos de ampliación y rehabilitación entre Limonal y Cañas; y en noviembre arrancó el armado del puente provisional en la radial que comunica Santa Ana con Ciudad Colón, esta es una de las cinco estructuras que deben estar listas en agosto del 2019.

Como parte de estas obras están algunas que se contrataron bajo el concepto de “llave en mano”, con un importante componente importado.

¿Qué quiere decir esto? “En estos casos hay una compañía internacional responsable de la obra que recibe los recursos del Gobierno costarricense, conforme el ejecutor refrende el avance de la obra”, cita el programa macroeconómico.

“La empresa extranjera no se constituye jurídicamente en el país, sino que llega específicamente por el lapso requerido para ejecutar la obra e importa la mayor parte de los insumos y recursos de capital y humanos del país de origen”, añade.

Respecto al 2020, la expectativa es que se contraiga nuevamente la inversión. Esto se fundamenta en la inexistencia de nuevas obras de igual magnitud para ese año, respecto a las proyectadas para el 2019.