Por: María Esther Abissi.   20 septiembre

La calificadora de riesgo Moody’s emitió un comentario este jueves 20 de setiembre sobre las negociaciones entre el Gobierno y los sindicatos de cara a la reforma fiscal, luego de diez días de huelga.

Según la calificadora, aunque el diálogo resulta positivo, “el malestar social en curso es negativo para Costa Rica porque complica los esfuerzos del Gobierno para lograr la consolidación fiscal”. REUTERS/Mike Segar (UNITED STATES - Tags: BUSINESS POLITICS)
Según la calificadora, aunque el diálogo resulta positivo, “el malestar social en curso es negativo para Costa Rica porque complica los esfuerzos del Gobierno para lograr la consolidación fiscal”. REUTERS/Mike Segar (UNITED STATES - Tags: BUSINESS POLITICS)

Según la calificadora, aunque el diálogo resulta positivo, “el malestar social en curso es negativo para Costa Rica porque complica los esfuerzos del Gobierno para lograr la consolidación fiscal”.

En el comunicado también se expresa que la reforma es un paso crítico para mejorar la calidad crediticia de Costa Rica, que hasta el momento es de Ba2 negativa, pero que podría deteriorarse de no aprobarse la reforma en la Asamblea Legislativa.

Moodys destacó el perfil fiscal de Costa Rica, que se ha deteriorado desde el 2008 y enfatizó en el gasto gubernamental que “después de la crisis financiera mundial, aumentó 19%, impulsado por una mayor corriente de gastos salariales”.

El comunicado surge como una advertencia hacia el país y denota la urgencia de aprobar la reforma fiscal.

“Para el 2019, esperamos que la deuda alcance el 57% del PIB, que está por encima de la mediana de Ba del 49%”.

Esta afirmación podría implicar que, para finales de este año o inicios del próximo, la calificación baje aún más, de no aprobarse la reforma.

Además, la calificadora destacó que cualquier reducción del déficit requerirá recortes del gasto del 95% sobre lo que es constitucionalmente posible, o aumento de los impuestos.