Por: María Fernanda Cisneros.   18 diciembre, 2018
18/12/2018. San José. José Rafael Brenes, director general de la Bolsa Nacional de Valores durante la exposición de los resultados del 2018. Según Brenes este año se registró un incremento en el volumen de instrumentos en dólares. Foto: Sergio Morales
18/12/2018. San José. José Rafael Brenes, director general de la Bolsa Nacional de Valores durante la exposición de los resultados del 2018. Según Brenes este año se registró un incremento en el volumen de instrumentos en dólares. Foto: Sergio Morales

A lo largo del 2018, el volumen de negociaciones en el mercado de valores subió 10%, pero estuvo atenuado por presiones en las tasas de interés e incertidumbre sobre el futuro fiscal.

El comportamiento de esta industria se resumiría en tres características: mucho volumen, más volatilidad y poca liquidez, explicó José Rafael Brenes, gerente de la Bolsa Nacional de Valores (BNV).

Estas conclusiones fueron compartidas por la BNV la tarde del 18 de diciembre, en un encuentro con la prensa.

Un mayor volumen negociado por parte del Gobierno en el mercado primario permitió explicar el dinamismo, aunque al mismo tiempo fue la causa de la contracción del 30% en el secundario.

El 65% del monto negociado en las subastas del mercado primario perteneció a transacciones del Gobierno, la cifra aumentó respecto al año previo.

La necesidad de recursos para atender sus obligaciones hizo que el Ministerio de Hacienda acudiera al mercado primario local y presionara al alza las tasas de interés.

Sin embargo, la subida en las tasas de interés y la baja en el precio de los bonos frenó las operaciones del mercado secundario, explicó Brenes.

Al mismo tiempo, el Gobierno acudió a negociaciones en Tesoro Directo, plataforma propia mediante la que realiza transacciones sin intermediarios con entidades públicas.

Según Brenes, el reto del 2019 es lograr que la Tesorería Nacional estructure de una mejor forma las subastas, para lo que cuentan con el apoyo de la Bolsa y la Superintendencia General de Valores (Sugeval).

Al respecto, al Bolsa ya ha conversado con el Gobierno quien está consciente del impacto de su participación en el mercado de valores, explicó Brenes en la conferencia.

Una nueva estructura implicaría que exista mayor orden en las subastas pero que además, Hacienda acuda menos a Tesoro Directo como mecanismo de negociación de bonos.

Lo anterior, permitiría que el mercado obtenga mejores resultados y se reduzca la presión en las tasas.

Sin embargo, esto solo sería posible si Hacienda logra realizar una nueva emisión de eurobonos, ya que esto le permitiría tener liquidez suficiente para organizar mejor su participación en la Bolsa.

De lo contrario, la persistente participación en el mercado primario del Gobierno y la oferta de altas tasas de interés se mantendrá sin cambios, comentó Brenes.

El replanteamiento de la gestión de la deuda que realiza el Gobierno es inclusive parte del plan estratégico de la Sugeval para el periodo 2019-2023.

La Bolsa espera que al término de la administración Alvarado Quesada, el mercado de valores recupere el orden y mejoren los resultados tanto del mercado primario como el secundario.

Por lo pronto, las perspectivas del 2019 dictan que será un año difícil, en el que el financiamiento externa será determinante para los resultados del sector financiero y de la economía en general.