Por: María Fernanda Cisneros.   26 diciembre, 2018
El consumo final de los hogares mantiene una desaceleración desde hace dos años. Foto: Albert Marín.

La producción de Costa Rica mostró nuevamente un menor crecimiento en el tercer trimestre del 2018, motivada por la incertidumbre interna, pero también por el desbalance de un socio comercial: Nicaragua.

El Producto Interno Bruto (PIB) registró una variación interanual de 2,1%, según los datos publicados por el Banco Central de Costa Rica (BCCR). Una cifra similar no llegaba desde el 2008, poco antes de que la economía entrara en una recesión.

Ver más!

Lo anterior, según el Central, se debió a la combinación de factores tanto externos como internos.

En el primer caso, relacionados con la situación política de Nicaragua que ha impactado el intercambio comercial con el resto de la región centroamericana y en el segundo, derivados de la incertidumbre existente en ese momento, sobre la sostenibilidad de las finanzas públicas así como las protestas de algunas organizaciones sindicales en oposición al entonces proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, explicó un informe emitido a la prensa.

¿Qué sucedió con la producción? El consumo interno bajó revoluciones, pero también lo hicieron la exportación de bienes y servicios. Esta última con más fuerza.

Aunque ha crecido más en algunos meses, el consumo final de los hogares muestra una tendencia a desacelerarse desde el 2016.

Ver más!

Por su parte, el consumo del Gobierno bajó el ritmo a lo largo del 2018, pero la principal caída llegó al tercer trimestre del año, cuando prácticamente no creció (0,70%).

El Central también dio a conocer los resultados de la balanza de pagos, los cuales mostraron un déficit de cuenta corriente de 0,6% como proporción del PIB, menor al 0,9% visto un año atrás.

Las exportaciones de servicios pasaron de crecer 3% a 0,1% en el último año. Las de bienes, de 6,4% a 5,2%.

Mientras, la importación de bienes y servicios muestra un decrecimiento de 2,3% y 4,8%, respectivamente.

Por último, la factura petrolera aumentó 30,2% y según el Central, este resultado estuvo determinado por el aumento en el precio del cóctel de hidrocarburos (al pasar de $60,4 en el tercer trimestre del 2017 a $81,6 en similar período del 2018), y una disminución de 3,5% en la cantidad de unidades.