Por: María Esther Abissi.   Hace 4 días
El Gobierno fue tajante y claro frente a la reacción de la agencia calificadora Moody’s de bajar la calificación de riesgo del país de BA2 a B1 durante la tarde de este miércoles. Fotografía: Graciela Solis
El Gobierno fue tajante y claro frente a la reacción de la agencia calificadora Moody’s de bajar la calificación de riesgo del país de BA2 a B1 durante la tarde de este miércoles. Fotografía: Graciela Solis

El Gobierno fue tajante y claro frente a la reacción de la agencia calificadora Moody’s de bajar la calificación de riesgo del país de Ba2 a B1 durante la tarde de este miércoles.

“La calificación la estimamos inconsistente, ilógica y carente de sustento y justificación”, dijo Rodrigo Cubero, presidente del Banco Central, durante una conferencia de prensa realizada este 5 de diciembre.

“No se justifica que se de una rebaja de la perspectiva de la deuda con base en mayores riesgos para la probabilidad de repago de la deuda por parte del Gobierno cuando justamente estamos mejorando las perspectivas de repago”, enfatizó Cubero.

Según comunicó Moody’s en el comunicado de su calificación, los esfuerzos que ha aplicado Costa Rica para la consolidación fiscal serán insuficientes para reducir el nivel de su deuda y del déficit.

Para los jerarcas, el informe de Moody’s parece haber sido preparado previo a la aprobación de la ley, ya que, según ellos, los números no son consecuentes con la forma en la que valoraron los mercados a Costa Rica después de la aprobación de la reforma.

El 18 de octubre fue la última vez que Moody’s visitó el país y revisó el presupuesto presentado al Congreso. En ese momento, tomó los datos y los llevó para la evaluación.

“Hace unos meses existía un ambiente de incertidumbre que se está eliminando del escenario local. Frente a la incertidumbre de hace unos meses, tenemos certidumbre, se recupera la confianza y los mercados internacionales han premiado al país bajando las tasas que cobran al Gobierno en casi 130 puntos base y eso es una rebaja significativa y una clara recuperación”, aseguró Cubero.

La ministra Coordinadora del consejo económico, Edna Camacho y Rocío Aguilar, Ministra de Hacienda, también argumentaron su rechazo a la calificación de la deuda del país.

Aguilar, comentó que hablar de riesgos de implementación sin hacer un análisis profundo de lo que la reforma contiene es ligero y apresurado.

“El ministerio de Hacienda rechaza las valoraciones de la calificadora por considerarlas consistentes con los logros y con el nivel de confianza del mercado” aseguró Aguilar.