Por: Agencia AFP.   8 septiembre
El confundador y presidente de Alibaba, Jack Ma, anunció el 7 de setiembre que dejaría su puesto en la empresa el lunes 10, para dedicarse a la filantropía en temas de educación. Foto: AFP

Pekín.- Jack Ma, un exprofesor de inglés, se convirtió en el empresario chino más emblemático al transformar su grupo Alibaba en un mastodonte del comercio en línea, cuya presidencia deja tras haber liderado un proceso de diversificación. El presidente y emblemático cofundador del gigante chino del comercio en línea, anunció su retirada a partir de este lunes, cuando cumpla 54 años, para dedicarse a la filantropía y la enseñanza, en una entrevista al New York Times.

Ma dijo al diario, en su edición del viernes, que dejará su cargo de “presidente ejecutivo” el día de su 54 cumpleaños, pero que esta retirada no es el final “sino el comienzo de una era”. A partir de entonces planea dedicar su tiempo y fortuna a la educación.

Su grupo no solamente domina el comercio electrónico en China. También está presente en los servicios de computación en la nube, el cine, y las finanzas, compitiendo así con los colosos norteamericanos Amazon, eBay y Google.

Alibaba, que también controla el servicio de pago Alipay, contribuyó a transformar la forma en que los chinos hacen su compras y pagan por ellas.

Este sábado la AFP se puso en contacto con Alibaba, pero la empresa no respondió a preguntas, aunque colgó fotos de Jack Ma junto al presidente del gigante chino de licores Moutai.

Ma, un verdadero “self made man”, era profesor de inglés antes de lanzar Alibaba, en 1999, y convertirse en uno de los hombres más ricos de China y en una venerada personalidad en su tierra natal.

Según la agencia Bloomberg, el emprendedor posee la 19ª fortuna mundial, evaluada en $40.000 millones. El viernes al cierre de los mercados, Alibaba estaba valorada en $420.800 millones por capitalización bursátil en Wall Street.

El multimillonario anunció su retirada en forma singular al dirigirse al New York Times, diario bloqueado por la censura en el Internet chino, sin ningún comunicado de la empresa, y cuando el propio Ma es dueño del diario de Hong Kong South China Morning Post.

Su marcha no es una gran sorpresa, pues ya había dado señales en los últimos días de que su partida era más o menos inminente.

En una entrevista con Bloomberg TV publicada el viernes ya dio una pista, cuando dijo que quería seguir los pasos del fundador de Microsoft, Bill Gates, uno de los filántropos más generosos del mundo.

“Hay muchas cosas que puedo aprender de Bill Gates. Nunca seré tan rico, pero algo que puedo hacer mejor es retirarme antes”, señaló.

“Creo que un día, dentro de poco, regresaré a la enseñanza”, dijo, y señaló que había estado haciendo planes filantrópicos con su fundación homónima “durante 10 años”.

Jack Ma forma parte de una generación de emprendedores multimillonarios que hicieron fortuna cuando China se sumó a la era digital, creando algunas de las empresas más grandes y exitosas del país en poco más de una década.

Los enormes conglomerados como Alibaba, Tencent, Baidu y JD.com son en China lo que Facebook y Google en Estados Unidos.

Ma es el primero de una generación presidentes ejecutivos multimillonarios que se retira, algo poco frecuente en un país en el que los líderes empresariales con éxito suelen dirigir sus imperios hasta más allá de los 80 años.

Jackson Wong, analista de Huarong International, afirmó que la retirada “parece un poco precipitada” pero demuestra también “su confianza” en los demás dirigentes de Alibaba.

“Pero afectará seguramente a la imagen de Alibaba, de la que él es indisociable”, agregó.

Después de que unos inversores estadounidenses lo rechazaran en 1999, Jack Ma se tomó la revancha en 2014, cuando consiguió en Wall Street la mayor entrada en bolsa de la historia, recaudando $25.000 millones.

Había creado Alibaba en su apartamento de Hangzhou, en el este de China, con 60.000 dólares que le prestaron sus amigos.

En la actualidad, el grupo está en forma en términos financieros. El 23 de agosto anunció un incremento de su volumen de negocios trimestral de 61%, hasta 80.900 millones de yuanes ($12.200 millones), gracias a los enormes ingresos publicitarios y a sus inversiones en la “nube”, el ocio y las tiendas conectadas.

Alibaba, que tiene más de 65.000 empleados, también se benefició del impulso de las transacciones móviles y realizó grandes inversiones en inteligencia artificial.

Como ejemplo de que su estrategia de diversificación da sus frutos, no solo se disparó su actividad de comercio en línea, sino también en medios digitales, como su plataforma de video Youku, que difundió partidos del Mundial de Fútbol de Rusia.