Por: Jessica l. Montero Soto.   22 mayo
La planta de La Garita se dedicaba a procesos del negocio de proteína y de nutrición animal. (Imagen con fines ilustrativos). Foto: Archivo GN
La planta de La Garita se dedicaba a procesos del negocio de proteína y de nutrición animal. (Imagen con fines ilustrativos). Foto: Archivo GN

La transnacional Cargill, dueña de marcas como Pipasa y Cinta Azul, cerró el viernes 17 de mayo la planta de Pipasa ubicada en La Garita de Alajuela. El cierre involucró el despido de 39 colaboradores permanentes y la reubicación de un número indeterminado de empleados.

Así lo confirmó Jorge Calderón, Vicepresidente de Asuntos Corporativos para Cargill Latinoamérica a EF este 22 de mayo, mediante un correo electrónico.

“El año pasado iniciamos la optimización de activos en dicha planta, trasladando los procesos a otras localidades, culminando la semana pasada con su cierre. La mayoría de las personas que aquí laboraban fueron reubicadas dentro de la empresa pero lamentablemente tuvimos que desvincular a 39 colaboradores permanentes. A estas personas se les dio apoyo para iniciar su proceso de búsqueda de nuevas oportunidades de empleo”, afirmó el ejecutivo.

EF consultó específicamente por las operaciones que se habrían movido a Guatemala, donde la empresa también tiene presencia, pero no obtuvo respuesta sobre este tema. Otro país de Centroamérica que podría absorber el negocio es Honduras, donde Cargill también ha invertido en el desarrollo de su presencia.

La firma tiene otra operación en Nicaragua. No obstante la situación política de esa nación hace poco probable que el traslado tenga ese destino.

Calderón puntualizó que en la planta de La Garita se realizaban procesos productivos relacionados con los negocios de proteína y nutrición animal. EF le consultó sobre el papel que los costos operativos de Costa Rica habrían tenido para el cierre de la planta, pero la empresa se abstuvo de responder.

Inversión en Costa Rica se mantiene

A pesar del cierre de La Garita, Calderón afirmó que el compromiso de Cargill con Costa Rica se mantiene firme.

“Prueba de ello es que a mediano plazo tenemos planes de crecer en la zona de San Rafael de Alajuela, de modo que podamos centralizar parte de nuestras operaciones del negocio de proteína ahí. Adicionalmente, estamos expandiendo nuestro Centro de Servicios Compartidos (Cargill Business Services), ubicado en El Cafetal (oficentro ubicado en Belén, Heredia), y para este año, esperamos contratar alrededor de 200 personas más”, enumeró.

Cargill compró Corporación Pipasa en junio de 2011, y en 2014 anunció la instalación en el país de su centro de servicios compartidos. Este último ha ampliado sus operaciones progresivamente, con contrataciones de más de 100 colaboradores en 2016 y 2017.

En 2015, la dueña de las marcas Pipasa y Cinta Azul anunció un plan de inversión al 2020 de $100 millones. Ese monto formaría parte de entre $300 y $500 millones dispuestos por la transnacional en el mismo periodo para todas sus operaciones centroamericanas: Guatemala, Nicaragua, Honduras y Costa Rica.

Cargill es una empresa estadounidense dedicada especialmente a la producción y procesamiento de alimentos.