Por: Jéssica I. Montero Soto.   18 noviembre
El futuro del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría es un de los temas que preocupan a la IATA. Foto: John Durán
El futuro del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría es un de los temas que preocupan a la IATA. Foto: John Durán

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), manifestó su “profunda preocupación” por los aumentos en cargos aeroportuarios y en costo del combustible de aviación en el Aeropuerto Internacional Juan Santamaría (AIJS).

Además, consideró que los planes de expansión de la infraestructura aeroportuaria de Costa Rica “no tienen definida una visión a largo plazo”, lo cual a su juicio crea incertidumbre en el sector de aviación comercial.

IATA afirmó este 18 de noviembre, mediante un comunicado de prensa fechado en Miami (Estados Unidos), que el operador aeroportuario confirmó un incremento en sus tarifas para el próximo año, debido a que las recientes inversiones serán depreciadas de forma acelerada para coincidir con el vencimiento del contrato de gestión en 2026.

En el AIJS la gestión corresponde a Aeris Holding Costa Rica.

“La depreciación acelerada contradice los principios de cobro establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que indica que las tasas deben estar relacionadas con los costos actuales de operación del aeropuerto. El pagar por un activo de forma acelerada —antes del fin de su vida útil— resulta en un incremento inapropiado de los costos a los pasajeros y aerolíneas que operan en San José, es decir, una tasa no relacionada al costo real”, afirmó IATA en el documento.

La organización representa a más de 290 líneas aéreas a nivel mundial.

Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas, instó al Estado a definir una solución “urgente” que frene el incremento, e involucre a las empresas en su planteamiento.

“Puede ser una extensión del contrato, la depreciación de los activos de acuerdo con su vida útil, o la adición de un valor residual a los activos.”, sugirió Cerdá.

Por otro lado, según estimaciones de IATA, la fórmula del precio del combustible aplicada por la Refinería Costarricense de Petróleo (Recope) hace que este rubro sea en promedio 20% más caro que otros aeropuertos relevantes en la región.

“El combustible representa casi un tercio de la estructura de costos de una línea aérea. Si hay grandes diferencias o desfases en el precio, esto impulsará a las aerolíneas a tomar medidas operativas para balancear de manera eficiente su abastecimiento de combustible. La industria defiende una fórmula de precios que genere un incremento de la conectividad aérea del país aportando al desarrollo económico y social de Costa Rica y que al mismo tiempo le permita márgenes adecuados a Recope”, puntualizó Cerdá.

Temas a futuro

Para IATA, el tema de la gestión a mediano y largo plazo empeorará la coyuntura actual. “Muestra de ello es que aún está pendiente por parte del Estado la decisión sobre continuar la expansión del aeropuerto actual o construir uno completamente nuevo”, afirmó la organización en el comunicado.

La asociación incluso solicita al Estado la creación de una “mesa de trabajo de alto nivel” para definir el futuro de la terminal aérea en San José.

“Es crucial que dicha mesa incluya representación de las aerolíneas, las cuales son los principales usuarios del aeropuerto y que contribuyen con 155.000 empleos directos e indirectos y $5.000 millones de valor agregado, equivalentes al 9% del PIB de Costa Rica”, argumentó.

EF envió consultas sobre este tema a la Dirección General de Aviación Civil, a Aeris y a las aerolíneas, pero al momento de la publicación no habían respondido.