Por: Jéssica I. Montero Soto.   7 mayo
El nuevo restaurante está ubicado en Plaza Amara en Escazú. El local cuenta con kioscos de autoatención para tomar las órdenes y dispensador de bebidas digital. Foto: KFC para EF

La cadena de comidas rápidas KFC invirtió $1 millón en su nuevo local, ubicado en Plaza Amara en Escazú.

Con una extensión de 400 m² y espacio para 90 personas, las instalaciones incorporan recursos tecnológicos, como kioscos de autoatención para tomar las órdenes y dispensador de bebidas digital.

“El kiosko de autoatención le permitirá a los consumidores ordenar de forma rápida a través de pantallas táctiles, amigables con el usuario. Este es un sistema en el que los consumidores pueden ordenar, realizar el pago y retirar en tiempos más cortos su orden, evitando de esta forma las filas”, explicó Isidro Perera, gerente general de KFC Costa Rica.

El local también ofrece Wi-Fi, autoservicio y servicio a domicilio. Todos los restaurantes KFC que se inauguren de ahora en adelante llevarán un dispensador digital. El kiosco de autoatención se instalará en las próximas semanas y estará en evaluación, para replicarlo en los demás restaurantes en el futuro. KFC utilizó un recurso similar en su restaurante de Plaza Lincoln, pero ya fue retirado.

La apertura del local de Escazú fue el 1° de mayo y generó 25 puestos de trabajo.

"En la construcción y desarrollo de este nuevo espacio invertimos un total de $1 millón. Esta apertura forma parte del plan de expansión del país para este 2019″, comentó Perera.

Durante los próximos 12 meses la cadena de comidas rápidas espera abrir tres puntos de venta más, incluidos uno en Heredia y otro en Limón.

La empresa también invertirá aproximadamente $1 millón adicional en diferentes remodelaciones de restaurantes ubicados en San José centro, Alajuela y en Multicentro de Desamparados, entre otros.

KFC había dicho a La Nación en febrero de este año que la inversión total en aperturas y remodelaciones durante el 2019 ascenderá a los $4 millones.