Por: Cristina Fallas Villalobos.   24 junio

El crecimiento de Casio en Costa Rica camina acorde a la estrategia global de la marca japonesa que tiene como objetivo maximizar las ganancias que actualmente vienen de sus principales unidades de negocio: relojes y educativa.

La empresa asiática se enfoca en la producción de esas líneas después de dejar en el pasado otros productos que le permitió cosechar cifras positivas, entre ellos las cámaras digitales compactas, hoy sustituidas por los dispositivos en los teléfonos celulares.

La empresa espera salir avante en el mercado local de la mano con su línea de relojes y educativa, en esta última las calculadoras científicas tienen protagonismo.

En las calculadoras, su principal mercado son los estudiantes y se aprovechan de una condición específica. En clases o exámenes es prohibido usar el celular y de esa manera dejan de lado a las aplicaciones.

Masakazu Hirano es el presidente de Casio Latinoamérica. Fotografía: Mayela López
Masakazu Hirano es el presidente de Casio Latinoamérica. Fotografía: Mayela López

En el 2018, por ejemplo, tuvieron avances en nuevas iniciativas como la participación en el mercado de creación de muestras utilizando tecnología de impresión 2,5D que permite expresiones de texturas reales como como tela, cuero, madera y piedra.

Masakazu Hirano, presidente de Casio Latin America, visitó Costa Rica en mayo pasado y habló con EF sobre este y otros temas relacionados a la compañía de origen japonés.

Las ventas netas de Casio fueron de 314,8 mil millones de yenes en el 2018 (aproximadamente $2.900 millones) y el ingreso operativo fue de 29.6 mil millones de yenes (alrededor de $273 millones) en ese mismo año, según el reporte anual de la compañía.

–¿Cuán posicionado está Casio en Costa Rica?

–Casio tiene presencia en Costa Rica desde hace 40 años cuando introdujimos nuestra línea de calculadoras; después seguimos con los relojes, instrumentos musicales, cámaras digitales y proyectores.

–¿Es importante es el mercado costarricense para Casio en comparación a los demás mercados de Latinoamérica?

–Costa Rica es el número uno en ventas a nivel de Centroamérica, después le sigue Panamá, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. A nivel de Latinoamérica nuestro mercado más importante es Brasil, luego Colombia, Argentina, Perú, Chile, Ecuador y después podría estar Costa Rica.

De esas líneas de productos que mencionó, ¿cuáles comercializan aún en el país?

–En este momento tenemos cuatro líneas importantes que incluyen relojes, calculadoras, instrumentos musicales y proyectores. En cuanto a valor, la línea de calculadoras es el número uno en ventas, seguido por relojes, proyectores e instrumentos musicales.

“Nuestra línea de calculadoras científicas está muy bien aceptada, tenemos casi el 100% del market share lo que la hace un gran negocio. En Costa Rica siempre contamos con esa demanda porque al entrar a la escuela o colegio deben comprarla.

“Costa Rica es el número uno en ventas a nivel de Centroamérica, después le sigue Panamá, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua”

“La línea de relojes G-Shock, que es un reloj que tiene resistencia a los golpes y es resistente al agua por cerca de 200 metros, también se está vendiendo bastante bien, pero queremos vender aún más, que sea más conocido para el público costarricense.

“El 2018 fue un año histórico porque logramos vender 100 millones de G-Shock y eso quiere decir que es un reloj bien recibido, aceptado por todo el mundo.

“Nuestro producto número tres en Costa Rica son los proyectores y están instalados en casi todas las escuelas de Costa Rica. Sentimos que tienen una gran aceptación porque es un producto amigable con el ambiente al no tener mercurio y Costa Rica es un país con consciencia ambiental”.

–Al acaparar gran parte del mercado de calculadoras en Costa Rica, ¿cómo prevén hacer lo mismo, pero con relojes?

–Estamos enfocados en hacer más fuerte a G-Stock en este mercado, tenemos previsto que el volumen aumente muchísimo en un tiempo breve.

“En Costa Rica todavía estamos vendiendo más calculadoras, pero tenemos que vender más relojes porque ese negocio representa más del 50% del negocio total de Casio en Japón.

“Buscamos más oportunidades de negocio aquí porque afortunadamente el posicionamiento de Casio es muy alto y mucha gente sabe que es una marca de relojes. Sobre cómo hacerlo aún estamos en pláticas con nuestros distribuidores locales.

“Nuestra línea de calculadoras científicas está muy bien aceptada, tenemos casi el 100% del market share”

“Sin embargo, lo que estamos haciendo a nivel mundial y en la región de América Latina, es enfocándonos en medios digitales como las redes sociales porque esa es la manera de llegar a los usuarios target de G-Shock. Ellos ya no leen periódicos o ven la televisión, sino que pasan pegados a sus celulares.

“También tenemos reuniones con clientes importantes y potenciales porque si ellos apuestan por G-Shock podemos tener más espacio en punto de venta e incentivar a sus vendedores”.

–Al hablar de relojes y de las nuevas exigencias de los consumidores, ¿cuál es la apuesta de la compañía por los modelos inteligentes para hacerle frente a otra competencia relacionada a las empresas de celulares?

–Ya contamos con un modelo de reloj inteligente y tenemos una venta muy positiva. Nuestro modelo el F30 es número dos en la venta después de Apple Watch en Japón.

“Estamos pensando en lanzarlo a nivel mundial, pero para América Latina todavía nos falta contar con más aplicaciones acorde a las necesidades del público, sobre todo aquellas que se tratan de salud y deporte. Pero en el futuro breve, podemos salir con modelos muy fuertes en esa categoría de smartwatches.

“Estamos enfocados en esforzar colaboraciones con los vendedores de aplicaciones, que incluyen a Google y otros actores importantes de la industria”.

–A nivel mundial, ¿cómo se diferencia la marca y como pretenden hacerla sostenible?

–Lo más importante es analizar el mercado, cada mercado sin importar que sea Japón, Norteamérica, Europa o Latinoamérica, tenemos que analizar muy bien el mercado, saber lo que la gente quiere.

“Siempre estamos colocando la necesidad o los requerimientos de los consumidores en el desarrollo de productos para que estos tengan una alta aceptación. También el marketing que tenemos es muy diferente a lo que hacen otras marcas.

“Siempre tenemos que ir innovando en nuevos productos, no podemos contar con los productos actuales. Tenemos que ir evolucionando”.