Por: Jéssica I. Montero Soto.   5 junio
02/06/2020. La producción de Laboratorios Zepol implementó medidas sanitarias como el uso de mascarillas, la desinfección de suelas y el reforzamiento de los protocolos de lavado de manos e higiene general. Foto: Cortesía de Zepol

La crisis por coronavirus ha tenido un impacto negativo general en la economía, pero algunos negocios, como Laboratorios Zepol, están del otro lado del problema: con la llegada de la pandemia a Costa Rica, esta empresa nacional experimentó un aumento sostenido en la demanda por todos sus productos, y en especial de su línea Zany, de alcohol en gel y spray.

Esta coyuntura les permitió hacer ajustes y concentrarse en los puntos críticos, entre ellos, el bienestar del equipo: han invertido en la continuidad del negocio, la reorganización de la producción, el fortalecimiento del teletrabajo y en actividades que permitan mantener la cultura empresarial, durante la jornada laboral. Es decir, promueve iniciativas que “saquen del trabajo” a su gente.

María Alejandra López Yglesias, directora general de Zepol, explicó que la administración centrada en las personas les permite tomar decisiones de negocios que sean positivas para todos los colaboradores. López reconoció que el trabajo en la oficina incluye tiempos “no laborales” que se constituyen en la clave de las relaciones entre los miembros de un equipo.

“Todo es alrededor de la gente, en el sentido en que cuando la gente está bien, la empresa está bien. Hemos basado todas nuestras relaciones en un pensamiento ganar-ganar, donde sabemos que si la empresa se entrega a su gente, la gente se va a entregar a la empresa. ¿Cómo mantenemos una cultura empresarial cuando no nos estamos viendo, cuando no tenemos esos espacios de café ni estamos compartiendo temas que no son necesariamente laborales?”, cuestionó López.

Con esto en mente, han desarrollado iniciativas como el “café virtual” en la que se promueven las llamadas personales entre colaboradores, para mantener el contacto e incluso para conocer a nuevos compañeros, pues la empresa debió aumentar su planilla en un 40% para atender dos necesidades: el crecimiento en la producción y la continuidad del negocio.

02/06/2020. María Alejandra López Yglesias, directora general de Laboratorios Zepol. La compañía ha experimentado un aumento en la demanda de sus productos y está en crecimiento. Foto: Cortesía de Zepol
Teletrabajo permanente

En una primera etapa, cuando se disparó la demanda de la línea Zany, Zepol pasó dos semanas sin satisfacer la demanda. Esa fue la primera vez que se quedaron cortos en 70 años de historia, y la presión les pasó factura.

“Al principio nos empezamos a dar cuenta de que estábamos trabajando de una manera muy intensa, con una cantidad de trabajo extraordinaria, además estando en la casa, muchos de nosotros con nuestros hijos teniendo clases virtuales, y yo dije: ‘Si yo me estoy volviendo loca, así debe estar todo el mundo también’. Necesitábamos empezar a atender la parte emocional, psicológica y mental de las personas, no solo la parte profesional”, dijo López.

Lucrecia Campos, directora de Gestión de Talento de Laboratorios Zepol, aseguró que desarrollaron iniciativas para apoyar a sus colaboradores en Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Honduras y El Salvador.

“Poco a poco las empresas se han ido adaptando a la administración centrada en la gente, para mejorar su negocio y sus resultados. Es ese ganar-ganar el que nosotros buscamos extender”, María Alejandra López, directora general de Zepol.

Además del café virtual, con el que se motiva a un compañero a llamar en horas laborales a otro para conversar temas que no sean de trabajo, implementaron actividades virtuales como charlas especializadas, clases de yoga, de acondicionamiento físico, zumba y baile dirigidas por instructores. También han organizado conciertos con músicos en vivo para almuerzos bailables, estos últimos dirigidos al personal que sí está asistiendo a las instalaciones, y con participación virtual de quienes teletrabajan.

Con respecto a planta de producción, se adaptaron protocolos y estrategias adicionales: áreas nuevas para lograr mayor distanciamiento entre operarios en la zona de empaque y la desinfección de las suelas de los zapatos.

Hugo Monge, director de Operaciones, explicó que una medida esencial fue la creación de equipos de continuidad: Son personas que están en su casa sin laborar, pero recibiendo su salario completo, para asegurar su salud y que puedan retomar el trabajo si en la planta se diagnosticara un caso positivo por COVID-19. Los grupos de continuidad se armaron para logística, manufactura, producción, planificación y calidad.

“Hemos sobrevivido a varias crisis en el pasado. No es fácil mantenerse relevantes 70 años en el mercado. Pero en esta en particular nos tocó en el lado positivo, donde más bien se empezaron a consumir más nuestros productos”, María Alejandra López, directora general de Zepol.

Para la directora general, uno de los grandes hallazgos de este proceso de planificación ha sido la posibilidad de utilizar el teletrabajo como una herramienta permanente, pues la empresa contaba con una plataforma robusta, e incluso con espacios auditados por ergonomía e iluminación, pero existía resistencia para su masificación.

“Jurábamos que no podíamos teletrabajar constantemente, que había muchas funciones que no podíamos hacer, y la verdad es que todos los procesos se han podido adaptar a esta modalidad. Entonces prevemos que en nuestro futuro va a haber muchísimo más teletrabajo de lo que había antes. Ahora lo estamos viendo hasta como una iniciativa ambiental. No creemos que vamos a volver todos al mismo tiempo, podemos irnos turnando y no estar todos a la vez en la empresa. Y la herramienta tecnológica que estamos utilizando va a seguir, no solo mientras estamos en la casa sino incluso cuando estemos en la oficina”, explicó López.

A competir

La empresa confía en que las condiciones creadas por la crisis ya crearon un ambiente más propicio para su negocio, al sensibilizar a los consumidores sobre las características mínimas deseables de ciertos productos, como el alcohol en gel.

“Ha sido una gran lección de perseverancia tener una marca como Zany, que es un excelente producto que no estaba siendo apreciado por el mercado, porque no entendían el tema del porcentaje de alcohol por ejemplo. Siempre nos hemos visto retados, la gente siempre se ha ido por precio”, relató López.

La generación de una conciencia colectiva sobre la salud respiratoria es para la marca una “oportunidad real” para competir. Además, les abrió la posibilidad de crear un nuevo nicho especializado, en centros de salud y similares, donde se consume la presentación en spray.

El producto insignia de la casa, el Zepol, también experimentó un repunte de consumo, que se atribuye a que los consumidores están invirtiendo en cuidados preventivos para el sistema respiratorio.

“Hace dos años estuvimos en el espectro muy negativo de la crisis, cuando estuvo el problema sociopolítico en Nicaragua. En este caso nos toca la otra cara, que es tener esos buenos problemas de una gran demanda, pero en ambos momentos hemos logrado solventar los desafíos por tener variedad de productos y apostar a diferentes modelos de negocio”, aseguró López.

Crecimiento
Laboratorios Zepol debió desarrollar sobre la marcha su plan de continuidad del negocio y tomar las decisiones necesarias para aumentar la producción, cuando ya todo el equipo gerencial estaba en teletrabajo.
-Se convocó la sesión gerencial denominada War Room, para llevar un pulso diario del mercado.
-Se aumentó la planilla en casi un 40%, mediante la creación de empleos temporales.
-Se hizo una evaluación de todos los puestos y procesos que aún no tenían opción de teletrabajo. Se encontraron oportunidades de virtualización en todos los procesos.
-Se implementó un segundo turno en la planta que va de 3 p.m. a 10 p.m. Este será permanente.
-Se apuesta por la flexibilidad para adecuar las jornadas, por ejemplo, de colaboradores con hijos en edad escolar, según lo que decida el Ministerio de Educación.
Fuente: Zepol