Por: Fernando E. Naranjo.   24 marzo
La economía de Costa Rica no va a mostrar signos de recuperación mientras siga apreciando el colón, en tanto otros países con los cuales competimos devalúan sus monedas.

Como todos los costarricenses, vemos con mucha preocupación los impactos económicos, sociales que pueda tener la pandemia de coronavirus en nuestro país.

La economía nacional mostraba una evidente debilidad con tasas de crecimiento, en los últimos meses, menores al 2%; un déficit fiscal que llegó a la impresionante cifra del 7% del PIB el año anterior; la tasa de desempleo más alta de la década (12,4%); una demanda de crédito por parte del sector privado con cifras negativas al cierre del 2019 y una inversión privada, incluida la inversión externa, que se viene debitando desde hace varios años.

La gran mayoría de los países de América Latina empezaron a tomar acciones correctivas y preventivas a partir de las primeras semanas de este año, incluidas fuertes devaluaciones en sus monedas, tal como puede observarse en el gráfico siguiente.

Brasil devaluó su moneda 17%, Colombia 19%, México 14% y Chile 11%. Mientras Costa Rica siguió apreciando nuestro colón. Las cifras oficiales indican una apreciación adicional de alrededor del 1% en lo que va del año 2020.

Contracción

O las autoridades monetarias están dormidas o son muy cautelosas. Sin la menor duda, la economía de Costa Rica no va a mostrar signos de recuperación mientras siga apreciando el colón, en tanto otros países con los cuales competimos devalúan sus monedas.

La pandemia del nuevo coronavirus nos va a impactar desfavorablemente. En eso tiene razón el presidente del Banco Central de Costa Rica (BCCR). Casi podemos estar seguros de que la economía nacional, no solo no se va a recuperar, si no enfrentará una contracción significativa en el transcurso de los próximos meses.

Desde hace mucho tiempo he insistido, como analista económico, que es imprescindible un viraje en la política económica de nuestro Banco Central. Estamos en medio de una crisis. A veces siento que las autoridades de Gobierno no están conscientes de esto, al adoptar medidas muy tradicionales para paliar la crisis actual.

El impacto de la pandemia mundial va a golpear todavía más a los productores nacionales y es de la mayor importancia protegerlos.

¿Cuándo vamos a entender que el país está enfrentando una crisis de magnitudes muy elevadas y que las recetas tradicionales no funcionan ?