Por: Marianela Masís.   22 junio, 2018
En materia de gestión recaudatoria, el nuevo Gobierno cuenta con poderosos recursos: las tecnologías de la información y su implementación.
En materia de gestión recaudatoria, el nuevo Gobierno cuenta con poderosos recursos: las tecnologías de la información y su implementación.

El nuevo gobierno arrancó con un enorme desafío en finanzas públicas.

En medio de la discusión sobre la reforma fiscal, existe también presión para reducir el gasto público y fortalecer la recaudación. El Poder Ejecutivo ya lanzó señales fuertes y claras orientadas a tomar acciones inmediatas en su ámbito de acción; como por ejemplo la regulación de beneficios en el sector público.

En materia de gestión recaudatoria, la Administración también cuenta con poderosos recursos: las tecnologías de la información y su implementación.

En ese campo, se han realizado avances significativos, además están en marcha programas agilizadores de la Administración Tributaria. Mencionamos el caso de la Administración Tributaria Virtual (ATV), que permite a los contribuyentes el cumplimiento en línea de sus obligaciones.

Además, la herramienta de Análisis Multifuncional Programado y Objetivo (AMPO), que recopila y almacena electrónicamente información de transcendencia tributaria de los grandes contribuyentes.

También el Programa Declar@7 para la elaboración de las declaraciones informativas, Declar@Web, Programa EDDI7 para la elaboración digital de declaraciones de impuestos y el Sistema SIC para la identificación de contribuyentes.

También destaca el programa MHFirma Electrónica, que complementa el sistema de comprobantes electrónicos, permite la firma digital o de llave criptográfica, entre otros.

De esta multiplicidad de opciones, hay que señalar que su coexistencia no siempre es armoniosa. Los contribuyentes se beneficiarían con una simplificación y unificación de las herramientas a utilizar para poder cumplir con el reporte y pago de impuestos de manera más sencilla, práctica e inmediata.

Más servicios y transparencia

Existen esfuerzos hacia la modernización y utilización de la tecnología, utilizando Internet para lograr eficiencia en el cumplimiento de las obligaciones. Ese objetivo ha sido evaluado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), desde el 2009, apuntando los avances de la región con sugerencias sobre cómo enfocar los esfuerzos que se realizan.

La OCDE señala que se debe buscar la reducción de la carga administrativa, aumento de los servicios en Internet y propiciar transparencia.

En cuanto a esto último, vemos como una oportunidad de mejora la necesidad de contar con un estado de cuenta en línea, de fácil visualización que le permita al contribuyente conocer su situación en tiempo real. Se trataría de información transparente, ágil y veraz que incentive el cumplimiento y facilite la toma de decisiones en el marco de su actividad económica.

Según encuestas de la OCDE, las transacciones de impuestos se podrían realizar en línea hasta en un 96%; sin embargo, en el país, el acceso a la información no cuenta todavía con ese nivel de avance y es entonces una tarea pendiente.

Otros aspectos destacados por la OCDE se basan en el aprovechamiento de los dispositivos móviles y la integración de un sitio web de gobierno integral. Tal vez lo más novedoso tiene que ver con la personalización de los servicios y la precarga de datos, en aras de pasar de una administración receptora de trámites por escrito a un espacio dinámico en que el que se puedan realizar todos los trámites que se requieran en tiempo real, sin necesidad de abandonar la casa u oficina y perder tiempo en desplazamiento y espera.

La simplificación de las plataformas electrónicas que se pongan al servicio de los contribuyentes puede redundar en el fortalecimiento y aumento de la recaudación, en términos de eficiencia y de generación de la cultura tributaria. La mejor parte, esta medida también cae en la esfera directa de acción del Poder Ejecutivo y no depende de negociación parlamentaria.

Este enfoque va en línea con medidas ya propuestas por la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, de las que se rescata la búsqueda de la eficiencia en la administración, para propiciar sistemas de compras del gobierno vía electrónica, la utilización flexible de plazas vacantes e incluso el teletrabajo.

En esta búsqueda de la eficiencia, la utilización de la tecnología debe aprovecharse para acercar a contribuyentes y gobierno en un canal de comunicación sencillo y ágil que dé lugar a un cumplimiento oportuno del pago de impuestos.