Por: Joanna Nelson Ulloa.   28 noviembre, 2018

¿Se ha visto tentado a trabajar y contratar únicamente a aquellas personas que tienen su misma filosofía de negocio y que comparten sus mismos gustos e intereses?

Esto podría ser un obstáculo para fomentar la innovación en su negocio.

De acuerdo con Richard Gale, director asociado de ingeniería eléctrica e informática de la Texas Tech University, los empresarios deben abrir su espectro y “contratar a personas que no se vean como tú y no piensen como tú”.

Esto generará que su negocio se enriquezca de diferentes visiones, que le permitan crear productos y servicios relevantes, que generen un impacto local o hasta global.

La mayor ventaja que una pequeña empresa puede aportar es en términos de desarrollo de tecnologías disruptivas.

Pero uno de los mayores desafíos es la diversidad.

Él considera que cuanto más dispares y únicas sean las perspectivas que se puedan aportar a un problema, mejor será la calidad de las decisiones que se puedan tomar.

“La gente habla de la diversidad en términos de altruismo, es lo correcto", aseguró Gale. “Créalo. La diversidad tiene un valor económico de dólares y centavos”.

Agregó que las pequeñas empresas tienen una ventaja en eso debido a que no cuentan con una gran infraestructura burocrática intimidatoria.

"Es más probable que atraigan y retengan colaboradores que son un poco diferentes”, reiteró.

Gale motivó a las pymes a apostar por la tecnología, pues esta mejorará los servicios y las características de sus productos y será una forma de diferenciarse de sus competidores. (Foto: Archivo GN).
Gale motivó a las pymes a apostar por la tecnología, pues esta mejorará los servicios y las características de sus productos y será una forma de diferenciarse de sus competidores. (Foto: Archivo GN).

El experto estuvo la semana pasada en el país y participó en el evento para emprendedores Social Shot.

Otros consejos comentados a EF por Gale para innovar tienen que ver con impulsar el desarrollo de sesiones informales en las que los trabajadores puedan efectuar lluvias de ideas.

Para él, resulta fundamental crear un ambiente que permita que los colegas compartan su modo de ver las cosas y opiniones sin sentirse amenazados.

“Ese entorno puede incluir cosas como espacios grupales que sean agradables y acogedores, en los que haya papel borrador (scratch paper) y pizarra para hacer bosquejos. También puede incluir un programa de trabajo que haga que estas interacciones informales sean fáciles de realizar”, dijo.

Gale sugirió recompensar a los empleados a quienes se les ocurran buenas ideas y señaló que para identificarlas se puede establecer un comité rotativo de empleados que las evalúen.

El propio Gale ha sido testigo de cómo la innovación trae beneficios en la sociedad.

“Cuando comencé a trabajar para (la empresa) Texas Instruments a principios de los 80, la conversación entre los empleados era sobre este loco grupo de ingenieros que estaban hartos de la inercia burocrática y abandonaron la empresa y comenzaron su propia compañía: Compaq. Esta tuvo un rol importante en la implementación de computadoras en los Estados Unidos. Eso fue disruptivo”, rememoró.

Gale motivó a las pymes a apostar por la tecnología, pues esta mejorará los servicios y las características de sus productos y será una forma de diferenciarse de sus competidores.

Eso sí, debe estar consciente de que esa tecnología va a cambiar, por lo que siempre debe estar actualizándose y estar listo para esas transformaciones que se vayan dando.

“Como pequeña empresa, tal vez te sientas tentado a confiar en tu memoria para recordar lo que se decidió en una reunión hace dos días", indicó.

Manifestó que existen muchas tecnologías de trabajo en equipo disponibles hoy que asegurarán que no se pierda nada.

“En mi experiencia, si no lo escribes, es como si no lo hiciste. Peor aún, tendrás que realizarlo de nuevo”, afirmó Gale. “Las tecnologías operativas de la empresa, especialmente aquellas que facilitan la comunicación con su personal creativo, tendrán un impacto directo en el tiempo de comercialización”.

Gale les recordó las pymes que sus clientes se preocupan por la funcionalidad de lo que se vende o del producto o servicio en sí, no les importa tanto si se trata de una tecnología genial.

Por ello, no debe confundir a su público con conceptos y lenguaje que no entienden, hábleles de la utilidad de lo que ofrece y de los beneficios.