Por: Joanna Nelson Ulloa.   26 octubre, 2017

Como emprendedor, que quiere darse a conocer para crecer y alcanzar más clientes, probablemente deseará difundir información de su empresa en algún medio de comunicación, sea un periódico (impreso o digital), en la televisión, la radio, un blog serio u otra plataforma.

O quizás, por alguna crisis que suceda en su negocio, deberá aparecer frente a los medios con su versión de los hechos.

Seguidamente, se brindan algunos consejos básicos de cómo puede prepararse cuando le solicitan una entrevista, cuando su empresa se ve envuelta en un escándalo que se refleja en los medios o cuando brinda una conferencia de prensa.

1-Entrevistas.

Las ferias de negocios son espacios en los que pueden concurrir periodistas interesados en conocer sobre su empresa.

Esta es una oportunidad vital para ofrecer datos relevantes sobre ella.

Por ello, es fundamental de antemano definir cuáles son los aspectos claves de su empresa que puedan ser de interés para la prensa y ensayar preguntas que le puedan plantear y cómo respondería a ellas.

También puede suceder que se fije una entrevista para otro momento.

En estos casos, Heidy Arce, comunicadora y capacitadora de ComunicArce, recomienda consultarle primero al periodista qué tema se abordaría en ella.

No se trata de pedirle que le indique las preguntas que le hará, pero sí que le cuente cuál es el propósito de la conversación que se sostendrá.

Una vez que tenga claro este aspecto, es fundamental prepararse.

Si su pyme se enfrenta a una crisis y lo que se plantea es falso, defiéndase con datos, con pruebas. Si lo que se plantea es verdadero, reconozca el error, discúlpese y repárelo, aconseja la asesora Heidy Arce.
Si su pyme se enfrenta a una crisis y lo que se plantea es falso, defiéndase con datos, con pruebas. Si lo que se plantea es verdadero, reconozca el error, discúlpese y repárelo, aconseja la asesora Heidy Arce.

En el momento de contestar, refiérase a lo más importante primero y responda frases simples y cortas, con claridad.

Asimismo, es vital conocer un poco al medio: ¿es especializado?, ¿cuál es su público?, ¿qué lenguaje utiliza?

Igualmente, si es posible, lea, escuche o vea notas previas del periodista, con el fin de conocer su estilo.

La experta en comunicación aconsejó responder amablementey nunca perder la calma ante una consulta incómoda.

Si no tiene certeza de alguna respuesta, reconózcalo y no invente información.

Diga que no tiene el dato a mano, pero que puede remitirlo posteriormente.

2-Frente a una crisis que afecta su imagen.

Imagine que tiene una empresa que vende químicos y en redes sociales se empieza a difundir el rumor de que uno de esos químicos se derramó en un río y que mató a muchos peces.

Sea cierto o no, es necesario que su empresa brinde información inmediata y que no se quede callada.

Si no tiene claro el panorama, puede emitir un comunicado inicial en el que indique que conoce del rumor y que pronto se enviará un comunicado de prensa con información oficial.

Una vez que tenga claro el escenario, hay que idear una estrategia.

Si la información es falsa, tenga a mano datos y pruebas (fotografías, documentos) que desmientan lo que se afirma.

Si lo que se difundió es cierto, Arce sugirió tres cosas: reconozca el error, discúlpese y explique qué hará para reparar el daño ocasionado.

No se justifique con argumentos que al final pueden ser insostenibles y que le hundirán más, ni mienta.

Una vez que miente, es muy difícil restaurar la credibilidad que una vez tuvo, dijo la experta.

3-Conferencias de prensa.

Una conferencia o rueda de prensa es una actividad a la que se invita a los medios de comunicación para dar a conocer algún acontecimiento.

Arce dijo que este tipo de convocatorias se justifican si lo que se va a dilucidar es realmente relevante o noticioso.

No se recomienda usar este recurso para cualquier comunicación pequeña de la empresa. Además, es preciso contar con un asesor de comunicación que organice la rueda de prensa.

¿Qué se calificaría como noticioso?

Algo que sea novedoso, que tenga un impacto nacional, o si se trata de una crisis para dar la versión de la empresa.

Por ejemplo, si su empresa adquirió una maquinaria muy sofisticada (la primera que entra al país y que permitirá contratar a nuevos empleados), podría justificarse convocar a una conferencia.

Pero, si ya la maquinaria la tienen cientos de empresas, no es algo que destaque.

Si es algo no tan interesante o novedoso, existen otros mecanismos para otorgar la información, como un comunicado de prensa o una llamada a los periodistas en los que se les explican detalles sobre la información que se quiere divulgar.

El vocero principal de una conferencia debe ser alguien que tenga conocimiento en lo que se va a abordar, que sea elocuente y que se autocontrole.

Antes de la conferencia practique preguntas que le podrían plantear: las obvias, las inesperadas y las complicadas.

Y, recuerde, no puede salirse de sus casillas, debe mantenerse sereno en sus intervenciones.

En todos los casos, se recomienda contar con la asesoría de una persona con conocimientos en comunicación, sea el periodista o relacionista público de la empresa o de una agencia.