Por: Carlos Cordero Pérez.   30 diciembre, 2019
El uso de la realidad virtual seguirá creciendo mediante tiendas de entretenimiento y como un complemento para impulsar ventas en el comercio. (Foto Jeffrey Zamora / Archivo GN)

¿Qué pasará en el comercio cuando se extiendan las redes móviles de quinta generación (5G), el Internet de las cosas y la realidad virtual y aumentada?

Se anticipan cambios y se adivina mucho escepticismo en el sector, así como confusión entre los pequeños comercios que ya resienten los cambios del sector detallista ocasionados por las ventas en línea y la inteligencia artificial.

La firma de estudios del mercado detallista, Nielsen, realizó una estudio entre fabricantes y cadenas minoristas para tratar de anticipar una perspectiva sobre las tendencias que se verán en el futuro próximo.

“El comienzo de la nueva década verá una aceleración rápida en casos de uso significativo", dijo Jeanne Danubio, presidente de Nielsen Connect.

Las predicciones de Nielsen son las siguientes. Les brindamos un resumen:

1. Cuide los datos

Los problemas de privacidad y la información errónea amenazarán la credibilidad de las marcas.

La confianza en la sociedad actual está en un punto bajo. Sin embargo, los consumidores todavía esperan que las tiendas los conozcan y los atiendan de forma personalizada.

La legislación sobre privacidad no resolvería todos los problemas de verdad y transparencia.

Las grandes marcas tendrán que enfrentar y contrarrestar las consecuencias de los ataques a las redes sociales, como los activistas que usan noticias falsas para destruir la credibilidad de una empresa.

2. Transparencia

La transparencia es uno de los principales activos de las empresas.

Las marcas de todas las industrias deberán cumplir con las expectativas ambientales y de salud de los consumidores.

El interés en lo que antes se consideraba información "detrás de escena" sobre la huella ambiental y operativa de una empresa genera oportunidades para que las empresas aumenten la confianza y la autenticidad.

3. Nueva era de consumismo

Las tendencias al proteccionismo comercial provocará que los fabricantes y las tiendas enfrenten mayor presión para la producción local.

Al mismo tiempo enfrentarán la presión por la sustentabilidad ambiental debido al cambio climático.

Ambas tendencias crean una nueva era en el consumismo, lo que implicará un cambio de las cadenas de suministro.

4. Comercialización inteligente

El cambio en las cadenas de suministro y comercialización implica que podrán anticipar las demandas de los clientes.

El crecimiento de los comercios en la próxima década no dependerá de la gestión y las estrategias de precios, sino de la profundidad con la cual se gestione la venta personalizada e inteligente a cada cliente.

5. El impacto de 5G

Las redes 5G permitirán la masificación de sistemas basados en sensores y tecnologías de Internet de las cosas (IoT) para facilitar el acceso de los datos a los consumidores y que estos tomen una decisión informada de compra.

Se verán cambios también en el embalaje y la entrega, a través de aplicaciones y sensores inteligentes que recopilan datos en tiempo real para garantizar condiciones viables en la entrega de los paquetes.

6. Autoservicio total

El tiempo y la confianza dictarán las relaciones del consumidor con el comercio minorista para dar paso a tiendas con pagos sin cajero y almacenes automatizados en centros urbanos.

Fusionar la experiencia general del consumidor con tecnología más inteligente e intuitiva es el futuro.

La velocidad y la conveniencia impulsarán el comportamiento. Cada milisegundo reducido es una batalla ganada.

7. Probar, después compre

Al igual que en la tienda, las compras desde la casa evolucionarán desde la necesidad de probar los productos hasta la compra.

Para hacerlo posible se podrá utilizar aplicaciones de realidad aumentada, facilitadas por los mayores anchos de banda de los servicios de Internet.

La misma tecnología facilitará promociones especiales en las tiendas, las cuales serán accesibles a través de teléfonos inteligentes.

Las compras móviles basadas en realidad aumentada alcanzarán una masa crítica e incrementarán la experiencia del consumidor.