Por: Carlos Cordero Pérez.   9 abril, 2017
 En el Banco Popular aseguran que con el fin de cumplir con la disposición emitida por la Contraloría General de la República se realizó una validación y actualización de esos riesgos asociados a los sistemas actuales de la entidad.
En el Banco Popular aseguran que con el fin de cumplir con la disposición emitida por la Contraloría General de la República se realizó una validación y actualización de esos riesgos asociados a los sistemas actuales de la entidad.

El Banco Popular y de Desarrollo Comunal realiza desde enero nueve compras de tecnología por más de $4,6 millones (¢2.535 millones), de las cuales las más relevantes tienen que ver con los sistemas que han provocado varias fallas en sus servicios y uno que se encontraría en riesgo de obsolescencia.

Varias adquisiciones se orientan a resolver situaciones del proyecto Core System, incluido el software T24 . Este fue adquirido a la suiza Tememos para sustituir el equipo IBM Z390 , donde funciona el antiguo Sistema Integrado de Préstamos (SIPO) que se utiliza para colocar 10.000 créditos mensuales. El Z390 le estaría costando a la entidad $1,3 millones anuales por licenciamiento, mantenimiento y gastos.

Por el T24 se le pagó $15,6 millones a Tememos . A eso se suman ¢14.870 millones por costos de implementación, para un total de $42 millones. Entre el 2007 y el 2014 este proyecto sufrió atrasos y enfrentó problemas de entregas de módulos.

La Contraloría General de la República requirió al Banco Popular para que definiera antes del 31 de marzo pasado las medidas para mitigar los riesgos de no tener una plataforma actualizada.

La oficina de comunicación del Banco respondió que las contrataciones forman parte de los procesos de transformación tecnológica de la entidad y que ya se “ha implementado una serie de innovaciones y mejoras adicionales en su plataforma tecnológica, que permite ofrecer niveles de estabilidad superiores al 99%”.

Además, negó que la contratación de una empresa que guíe el nombramiento de un nuevo director de tecnología de información se relacione con las problemas ocurridos en esta área.

“El Banco tiene establecida desde hace años una sana y necesaria política de rotación de sus directores”, se indicó. “La contratación indicada apunta a contar con la experiencia de una empresa externa que permita hacer un completo análisis de los requerimientos y desafíos que tiene un área vital en una entidad financiera, inmersa en un constante proceso de actualización”.

En la canasta

Las compras ya adjudicadas o en proceso de selección del proveedor en el primer trimestre incluyen la contratación de un servicio de infraestructura de la plataforma Z390.

Así, una década después de la compra a Tememos del software T24 para sustituir al Z390, el Banco opta por continuar con esta plataforma ahora bajo la modalidad de servicio.

Incluso para ese software T24 –entregado incompleto respecto al contrato original– también hay novedades, pues se está comprando una herramienta automática de pruebas y un sistema Oracle Exadata para “mejorar los tiempos de respuesta” del Core SIB-T24, según el Banco.

La oficina de comunicación del Banco justificó que la adquisición del servicio para el IBM Z390 tiene como premisa técnica asegurar la continuidad de los servicios que en este momento se ejecutan en esa plataforma, sin necesidad de introducir modificaciones a los sistemas o al ambiente en que estos se encuentran.

En el caso de la herramienta para pruebas del T24 se contempló la necesidad de buscar una alternativa que permita, “en procesos posteriores a la implementación de T24”, realizar pruebas “más eficientes en tiempo, costo y calidad”.

En el tercer caso el propósito de la licitación es mejorar y optimizar, “mediante infraestructura especializada”, la gestión y administración de bases de datos, históricas, actuales y futuras, así como los procesos de cierre diario contable. “Como consecuencia de esta actualización tecnológica, se estarán mejorando los tiempos de respuesta actual”, se asegura en la entidad.

Una década

La compra de una solución a Tememos para el Banco Popular se realizó en el 2007.

2007-2014

Hay atrasos, se reduce contrato y se recibe parcialmente y se eliminan dos módulos claves (contabilidad y crédito respectivamente).

Diciembre, 2014

Sitio web del Banco sufre caída durante un domingo; dos meses antes se denuncia un fraude con tarjetas por compras irregulares.

Noviembre, 2015

Nuevos problemas en la plataforma tecnológica del Banco afecta su página electrónica. El sitio web estuvo fuera de servicio.

Octubre, 2015

Clientes enfrentan dificultades para retirar dinero de cajeros automáticos, acceder a sitio web y para realizar compras con tarjetas.

Octubre, 2016

Otra vez hay dificultades para pagar compras con tarjetas debido a “un problema con uno de los procesos del sistema”, según el Banco.

Diciembre, 2016

Contraloría pide a Banco medidas de mitigación de riesgos, tras estudio realizado entre 1 de enero de 2013 y 31 de diciembre de 2015.

infografia