Hace 6 días

Recientemente tuve la oportunidad de visitar el Museo Larco en Lima Perú. Es uno de los museos más reconocidos de América por sus colecciones de las Culturas Precolombinas.

En el museo se hace un recorrido de más de 5.000 años de cultura y civilizaciones antiguas. La ciudad de Caral es contemporánea a la Egipcia. Sus pirámides rivalizan en tiempo con los faraones y Gisa. Descubierta hace menos de 20 años, esta ciudad ha cuestionado todas las teorías de población, evolución y origen de los pueblos en América.

Hubo una pieza que llamó particularmente mi atención. El Recipiente de Oro y Plata de la Cultura Chimu. Es un recipiente que simboliza la dualidad, la existencia de fuerzas opuestas pero complementarias. El oro representa el Sol, el día, la época seca y lo masculino. La plata representa la Luna, la noche, la época húmeda y lo femenino.

El BIT (Binary Integer) igualmente representa una dualidad, una complementariedad y una fuerza o realidad opuesta. Representamos con uno o cero (On u Off) la condición del BIT y de ahí se desprende y desarrolla todos los lenguajes de programación y el mundo digital que hoy día nos gobierna.

El recipiente de oro y plata no es la conjunción o pega de dos laminas diferentes en una sola pieza, no; es una sola pieza a la cual con uso de cueros químicos y técnicas han logrado quitarle el otro elemento... tan mágico como la aplicación de electricidad o energía de nuestros días... pero los Chimus lo hicieron hace 700 años cuando esas técnicas se desconocían en Europa.

Carátula Columna Conectados Carlos Gallegos
Carátula Columna Conectados Carlos Gallegos