10 noviembre, 2020
Un empleado de la tienda SK Telecom, en Seúl, demostró el uso de un control de Xbox en su teléfono inteligente, durante el lanzamiento de la consola, el 10 de noviembre. Foto: AFP
Un empleado de la tienda SK Telecom, en Seúl, demostró el uso de un control de Xbox en su teléfono inteligente, durante el lanzamiento de la consola, el 10 de noviembre. Foto: AFP

El mundo de los videojuegos lleva meses esperándolo. Microsoft puso a la venta este martes 10 de noviembre su nueva consola Xbox Series, dos días antes de que Sony lance la PlayStation 5, marcando el paso a una nueva generación de videoconsolas.

Las dos consolas, cada una disponible en dos versiones a diferentes precios, competirán durante la temporada navideña, tradicionalmente lucrativa para la industria del juego.

Microsoft propone la Xbox Series X, un modelo “premium” a un precio de $499, y la Xbox Series S, con menor calidad de imagen, sin lector de disco, más pequeña y más barata: $299.

El estadounidense vendió la mitad de ejemplares de la consola anterior, la Xbox One, que su rival japonés PlayStation 4. Las dos salieron al mercado a finales de 2013.

Siete años después de su último duelo, Microsoft espera ponerse al día respecto a su competidor, pese a que la nueva Xbox no puede beneficiarse de su juego estrella, Halo Infinite, durante su lanzamiento, pues su estreno fue aplazado a 2021 a causa de la pandemia, que afectó al desarrollo del juego.

El gabinete Ampere Analysis prevé ventas del orden de 13,5 millones de Xbox Series X y S hasta finales de 2021, y de 17,9 millones de PS5, que podrá sacar provecho de títulos inéditos durante su lanzamiento, como el muy esperado: Spider-Man: Miles Morales.

Consciente de que también necesitará proponer un catálogo de juegos atractivo, aunque sea más adelante, Microsoft echó mano de billetera a finales de setiembre y se hizo con el control de Bethesda Softworks, el editor de las series de éxito The Elder Scrolls y Fallout, por $7.500 millones.

La última competencia directa entre Xbox y PlayStation se dio en 2013, con triunfo abultado de la segunda. Ahora Xbox busca equilibrar fuerzas. Foto: AFP
La última competencia directa entre Xbox y PlayStation se dio en 2013, con triunfo abultado de la segunda. Ahora Xbox busca equilibrar fuerzas. Foto: AFP
Tiendas cerradas

“No cabe duda de que Microsoft está mejor situado para competir con Sony de lo que estaba en el momento de las generaciones Xbox One y PS4”, subrayó Piers Harding-Rolls, analista de Ampere Analysis, quien consideró que gracias a su estrategia de precios diferenciados podrá llegar a diferentes tipos de jugadores.

Otro punto fuerte es su tendencia a convertirse en una suerte de Netflix de videojuegos con el Xbox Game Pass, un servicio de suscripción a juegos digitales que cuenta ya con más de 10 millones de usuarios.

Este lanzamiento, que marca un nuevo capítulo en la historia de los videojuegos, será muy distinto por el coronavirus y las nuevas restricciones impuestas en varios países.

“La pandemia ha tenido un impacto considerable” en el comportamiento del consumidor con la “adopción masiva del comercio electrónico”, señaló Morris Garrard, analista de Futuresource, que estimó que la mayoría de las compras se realizarán a través de pedidos con entregas a domicilio.

Sony también ha advertido de que no venderá consolas en las tiendas cuando lance la PS5 (el jueves 12 de noviembre en varios países de Asia-Pacífico y América del Norte, y el 19 de noviembre en Europa) para velar “por la seguridad de jugadores y vendedores”.

“Por favor, no planee acampar” delante de las tiendas, imploró el grupo japonés la semana pasada, para evitar aglomeraciones.

Garrard comentó a la AFP que un alto volumen de compras en línea, en un momento de aumento de la demanda por estilos de vida más hogareños, hará que el proceso de distribución esté más expuesto a interferencias y terceros.

“Inevitablemente habrá gente que utilizará bots (programas informáticos automatizados) para escanear todos los sitios” y “tan pronto como se pongan a la venta nuevas existencias, se venderán en cuestión de minutos. Muchos de los que quieran comprar una consola puede que no tengan la ocasión de hacerlo hasta dentro de tres a seis meses”, proyectó el analista.