Por: Irene Rosich.   16 abril
Irene Rosich. Columnista del semanario El Financiero. Fotografía: Jose Díaz.
Irene Rosich. Columnista del semanario El Financiero. Fotografía: Jose Díaz.

Cada vez quieren más ventas para sus negocios, y saben el enorme potencial de tener su negocio en línea.

“Ya estamos en redes sociales y tenemos una página web” es lo que me dice la mayoría cuando busca un servicio en la agencia.

Pero muy pocos sienten estar listos para realmente vender por medio de ecommerce.

Cuando lo planteo, muchas veces es un proyecto que ven a largo plazo, un proyecto “que seguro es carísimo”. Y aunque no, no es un proyecto que se ejecuta de un día para otro, es un proyecto, que vale la pena.

Con un ecommerce podemos tener nuestros productos disponibles los 365 días del año, las 24 horas del día.

Sin necesidad de pagar mensualmente una cifra, que normalmente es elevada, por un alquiler de local, ni de tener una planilla extensa, sin pagar doble por feriados…

Y no estoy subestimando el valor de las tiendas físicas, solo me llama la atención cómo a veces pasamos por alto el gran valor de complementar el negocio con una tienda en línea.

Venda siempre

Pero la tendencia y los números no mienten.

Las tiendas en línea son una realidad, que crece y abre la posibilidad de formar una cartera de clientes hasta en lugares donde usted nunca se imagino vender.

¿En Costa Rica?

Si bien veo un crecimiento importante en este año, todavía tenemos retos importantes.

Integrar y obtener una respuesta eficiente por parte de los bancos nacionales para la plataforma de pago; manejar la logística de entrega; y que los negocios tengan fotografías de calidad para exponer sus productos.

Vale la pena irse a dormir o irse de paseo y que su negocio siga vendiendo.

Vale la pena, salirse de la zona de confort.

Ojalá muchos se animen a explorar esta forma de vender.