Por: Krisia Chacón Jiménez.   12 febrero

“Aprender a programar es más importante que aprender inglés”, así lo afirmó Tim Cook, CEO de Apple.

El gerente tiene claro cómo está cambiando el mundo y la implicación directa que tiene la tecnología en todas las industrias. No hay negocios que estén exentos de la transformación digital.

Aplicaciones, desarrollo de software, inteligencia de negocios, análisis de datos, inteligencia artificial e Internet de las cosas se están apropiando de los espacios de trabajo. Todo lo que hay detrás de ellas está basado en la programación.

Si usted piensa que no estudió nada relacionado con tecnología y que ya es demasiado tarde para aprender a programar, se equivoca.

Aprender lenguajes de programación y su uso desarrolla la capacidad de resolución de problemas e incentiva la creatividad para ofrecer posibles soluciones.

Aprender a programar desarrolla la capacidad de resolución de problemas e incentiva la creatividad para ofrecer posibles soluciones. Foto: Shutterstock.

Las universidades del país han visto la necesidad en la población y en el mercado laboral de desarrollar este tipo de destrezas, por lo que han diseñado programas y cursos en programación.

“Programar tiene que ver con pensar en términos de procesos y representaciones de datos. Aprender a programar enriquece las habilidades de pensamiento de las personas”. Ignacio Trejos, profesor y cofundador de Universidad Cenfotec.
Oferta académica

Aprender a programar desde cero es posible.

Actualmente profesionales en áreas como biología aprenden a programar para hacer investigaciones bioinformáticas y los lingüistas para hacer análisis de lenguaje natural, señaló el Área de Desarrollo de Sistemas de Información del Centro de Informática de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Lo que se necesita para arrancar es la motivación de aprender algo nuevo. Para estudiar se puede buscar material en Internet, cursos libres o utilizar aplicaciones que ayuden a comprender las base de programación.

Primero identifique cuál es el método de aprendizaje que le funciona.

Si su primera opción es acudir a la academia, considere que varias universidades imparten cursos libres, como es el caso de la Universidad Castro Carazo.

La institución imparte el programa CISCO CCNA versión 6.0, cuyo único requisito es tener el noveno año aprobado. El curso consta de cuatro módulos de 64 horas cada uno, y cada módulo tiene un valor de ¢127.500.

Esta es una alternativa para cualquier persona que está interesada en comenzar a explorar cursos de programación,

Además CISCO-CCNA es un complemento para quienes ya tienen su formación universitaria en estas áreas.

En la Universidad Cenfotec también imparten cursos para aquellas personas que no son informáticos ni tecnólogos.

Como parte de la oferta de la institución están los cursos para niños, jóvenes y adultos.

También hay cursos de programación para personas no informáticas interesadas en áreas como análisis de datos, sistemas ciberfísicos (Internet de las cosas, robótica), videojuegos, desarrollo web y móvil.

Los cursos dependen de la disponibilidad y del énfasis que desea la persona.

Para aprender a programar se necesita “una computadora sencilla, con teclado y pantalla, y un lenguaje de programación básico; más tiempo y dedicación”, señaló Ignacio Trejos, profesor y cofundador de Universidad Cenfotec.

La Academia de Tecnología UCR también ofrece cada cierto tiempo cursos de programación en python, C y C++, así también como la Escuela de Ingeniería Eléctrica para estudiantes de colegio.

Opciones en línea

Si usted es autodidácta y le gusta la tecnología puede utilizar aplicaciones móviles que permiten aprender programación desde el celular o la tableta, existen diversas opciones.

Un ejemplo es Lightbot, videojuego educativo para aprender conceptos de programación de software. Incluso esta plataforma se ha utilizado en el movimiento Hour of Code para enseñar a las personas a programar.

Lightbot consiste en guiar a un robot para que realice unas tareas mediante una serie de instrucciones lógicas. Posee diferentes niveles de dificultad.

El programa puede ser utilizado incluso por niños a partir de los 4 años y está disponible en versión móvil para iOS y Android, así como para desktop en Windows y Mac.

Para aprender formalmente, lo ideal es una computadora para poder experimentar, se puede comenzar por plataformas como Scratch que es un lenguaje de programación visual basado en bloques o el lenguaje de programación Python, gracias a su curva de aprendizaje simple.

Los más interesados en aprender a programar y utilizar circuitos pueden probar con el Circuit Playground Express de Adafruit y la plataforma MakeCode o Python, que son muy versátiles.

También se puede combinar la plataforma Scratch con el Makey Makey –placa similar a un control de videojuegos–, que es una herramienta tecnológica que permite fusionar el mundo físico con el digital. Ambos dispositivos electrónicos se pueden conseguir en el país a precios accesibles, recomendó la Academia de Tecnología UCR.

La tendencia actualmente en los ambientes laborales es el trabajo interdisciplinario, por lo que conocer la lógica de programación puede favorecer el desarrollo de nuevos productos o investigaciones.

“En la era de la información en que nos encontramos, es vital que las personas comprendan la lógica con que se está construyendo el mundo digital, así pueden convertirse en personas productoras de tecnología y no solo consumidores”, señaló la Academia de la UCR.

Si quiere aventurarse en el mundo de la programación infórmese sobre las opciones que están a su alcance, busque material en Internet e incluso explore los múltiples cursos que están disponibles en la academia y en la web.

¿Por qué aprender a programar? 

1) Estudiar, comprender y plantear procesos. Hoy la programación va más allá de automatizar los cálculos numéricos: la programación es habilitadora de procesos que permiten realizar análisis, crear visualizaciones de información, captar datos, formular modelos científicos, simular fenómenos naturales y sociales, probar teorías, experimentar en laboratorios virtuales, plantear animaciones digitales y analizar textos. 
2) Crecer en alfabetismo y cultura digital. Las tecnologías digitales constituyen un nuevo medio, que permite la interacción para explorar ideas y expresar conceptos.
3) Entender la esencia de la computación. Saber programar permite entender qué es un algoritmo y cuáles son sus limitaciones. No es algo mágico. Es algo racional que puede entenderse y habilita a la persona para formular preguntas acerca del software, las computadoras, la automatización y la digitalización. 
4) Aprender maneras de resolver problemas. La programación es un buen vehículo para aprender y experimentar con diversas técnicas y principios para resolver problemas.
5) Pensar y comunicar con mayor precisión. Programar conlleva formular instrucciones que deben ser seguidas al pie de la letra por una máquina que no posee inteligencia propia. Al trabajar con lenguajes precisos cuando se crean o modifican programas, se ordena el pensamiento y la comunicación de los autores que intervienen.
6) Cultivar nuevas maneras de aprender ciencias y matemática. Cuando se sabe programar se pueden crear simulaciones, animaciones, gráficas, tomar datos y analizarlos. 
7) Aprovechar mejor las computadoras. Al saber programar se entienden las consecuencias de las acciones y también se pueden automatizar tareas tediosas.
8) Conseguir o progresar en el trabajo. Saber programar ha ayudado a muchas personas a conseguir trabajo como programadores, aunque hayan estudiado una carrera no informática. Pero también ayuda a crecer y progresar en los trabajos, al combinar los conocimientos expertos en un área y aplicar pertinentemente la programación. 
Fuente: Ignacio Trejos, cofundador de Cenfotec.