Por: Carlos Cordero.   16 enero
Cabletica fue adquirida en un 80% por Liberty Latin America en el 2018. (Foto Carlos Cordero)
Cabletica fue adquirida en un 80% por Liberty Latin America en el 2018. (Foto Carlos Cordero)

La Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) se enfrentará a un dilema si Liberty Latin America, propietaria de Cabletica, llega a un acuerdo para adquirir Millicom, que comercializa sus servicios de telecomunicaciones con la marca Tigo.

Aunque se trataría de una fusión global, Liberty deberá solicitar la aprobación de la concentración a las autoridades locales, en este caso a Sutel.

El procedimiento también obliga a solicitar el criterio (no vinculante) de la Comisión de Promoción de la Competencia (Coprocom).

El objetivo de la intervención de ambos reguladores es evitar que los participantes en el mercado adquieran una posición de dominio que afecte la dinámica del entorno, tanto a nivel de la competencia como desde la perspectiva de los consumidores de los servicios.

La compra podría sólo incluir el negocio de telefonía móvil de Millicom, servicio que ninguna de las dos ofrece localmente. Pero la adquisición también puede abarcar el negocio de Internet y de televisión por paga (cable y satelital), donde ambas compañías sí ofrecen servicios en Costa Rica.

Tal fusión implicaría que el nuevo operador tendría un poder sustancial en el mercado nacional, dado que Cabletica y Tigo son las firmas con una presencia fuerte especialmente en Internet y televisión por paga.

“Si bien hay varios elementos que deben analizarse en este tipo de operaciones, la cuota de mercado siempre tiene un peso importante”, advirtió Eías Soley, abogado especialista en telecomunicaciones.

Los datos de la Sutel revelan que Cabletica y Tigo tenían el 39% de los suscriptores de Internet fija en el 2015, la última vez que se publicaron datos de las posiciones de los operadores en este mercado. En ese entonces el Grupo ICE mantenía el 47% de los clientes.

En el caso de televisión por suscripción, los servicios de cable (donde Tigo y Cabletica son dominantes) representaban el 68% del mercado en diciembre del 2017.

Tigo también ofrece servicio de televisión satelital, que en el país alcanzó en esa fecha el 29% del mercado y donde se comparte el espacio con Claro, Telefónica y Sky.

En telefonía IP, Cabletica y Tigo dominaban el segmento con el 54% de los clientes al final del 2017.

Sutel ha venido aprobando solicitudes de concentración solicitadas por Liberty para comprar Cabletica, así como por Tigo y Telecable para comprar cableras regionales.

Sin embargo, en 2015 rechazó la solicitud de concentración con la que Millicom quería adquirir Telecable, por considerar que la primera estaría adquiriendo poder sustancial en el mercado de Costa Rica.

Con la lupa

Liberty Latin America confirmó este 14 de enero que se encuentra en negociaciones preliminares con Millicom International Cellular para una posible transacción.

La firma aclaró que las conversaciones entre ambas partes podrían llegar a un acuerdo o podrían concluir sin concretar ninguna operación. Asimismo, que regularmente evalúa opciones en la industria.

“De fijo Sutel debe dar el visto bueno”, indicó George Miley, ex director de la Sutel. “A pesar de ser una fusión global, debe pasar por el visto bueno de cada ente regulador”.

Es decir, en cada país donde ambas firmas tienen presencia se debe hacer la solicitud de concentración ante las autoridades respectivas.

En Costa Rica el análisis o revisión es obligatorio de acuerdo al artículo 56 de la Ley General de Telecomunicaciones y el reglamento del Régimen de Competencia en el Sector de Telecomunicaciones.

La Sutel deberá examinar si la concentración de dos operadores con una alta participación como la de Tigo y Liberty Latin America en Internet, televisión por paga y telefonía IP genera distorsiones a nivel competitivo en el mercado.

Esas posibles distorsiones podría incluir que otros rivales sean excluidos del mercado o que se levanten barreras de entrada para nuevas compañías.

“También será importante analizar si la concentración puede eventualmente resultar en un aumento de los precios por los servicios o bien limitar las posibilidades de los usuarios de cambiar el proveedor en su área geográfica”, dijo Soley.

La aprobación se complicaría en especial por el dominio local de ambas firmas en televisión por paga, lo que implicará conocer a fondo el análisis que se realice de cada mercado relevante afectado.

Las perspectivas no parecen prometedoras a nivel local.

“Dado que dos de los actores cubren más del 50% del mercado existirían dificultades por parte del regulador para aprobar la concentración”, sostuvo Juan Manuel Campos, director de Ciber Regulación.

De compras

Si para los operadores locales y globales las adquisiciones son una estrategia de crecimiento válida para incrementar y fortalecer posiciones, Liberty Latin America lo viene convirtiendo en una práctica activa.

En 2014 la firma –en ese momento parte de Liberty Global– adquirió la operación regional de Cable & Wireless (C&W), que incluye servicios de telefonía móvil en varios mercados como el vecino Panamá donde se comercializa con la marca +Móvil.

C&W también tiene presencia en Costa Rica, donde comercializa servicios a nivel corporativo.

En el 2018 Liberty Latin America adquirió el 80% de Cabletica (el 20% restante sigue en manos de Televisora de Costa Rica), compra que fue anunciada en febrero de ese año y aprobada por las autoridades reguladoras en junio pasado.

El año anterior también terminó de comprar la participación restante (40%) de Searchlight Capital Partners en Puerto Rico.

“Nuestras operaciones a través de adquisiciones estratégicas brindan mayores oportunidades para aprovechar la transformación digital, brindando una mejor experiencia al cliente y logrando beneficios de costos a través de economías de escala”, dijo Balan Nair, CEO de Liberty Latin America en el último informe financiero trimestral publicado.

Nair justificó que el crecimiento del negocio vía compras de otros operadores permite asegurarse una mayor liquidez y una estructura de capital “bien cubierta”.

En el 2017 la firma alcanzó ventas por $3.590 millones, mientras que al tercer trimestre del 2018 ya sumaba $2.757 millones producto de su presencia en 20 mercados, incluyendo Costa Rica en este último año.

Su portafolio de servicios abarca video digital, Internet banda ancha y telefonía móvil.

Millicom, por su parte, reportó ventas por $6.024 millones en el 2017 y por $4.498 en los primeros nueve meses del 2018.

La firma, que había adquirido a Cable Onda en Panamá el año anterior, brinda servicios a 51 millones de consumidores en telefonía móvil y a 9 millones de suscriptores de sus servicios domésticos gracias a su presencia en 9 mercados latinoamericanos y 2 de África.