Por: Carlos Gallegos.   18 enero

En las artes se debate si muchas de las obras modernas realmente pueden considerarse arte. No tienen la rigurosidad o el dominio de la técnica argumentan unos. Son simples ocurrencias o improvisaciones complementan otros. El caso del banano pegado con esparadrapo en una exhibición reciente en la feria Art Basel en Miami y valorado en $120.000 ilustra el tema y la frustración de muchos.

En su libro El Arte de la Guerra, Sun Tzu advierte de la importancia del posicionamiento, del “high ground” dirían los estadounidenses, para asegurar un triunfo en la batalla. Michael Porter, probablemente uno de los escritores de estrategia más reconocidos del mundo, es un heredero del pensamiento de Sun Tzu y un pensador que ha contribuido en gran forma al pensamiento estratégico. Su modelo de las cinco fuerzas para explicar la rivalidad en una industria o sector ha sido usado por incontables gerentes y administradores en los últimos años. Junto con Porter existen otros escritores como Norton, Kaplan, Aguilar y Humphrey que con sus propuestas y esquemas (Balanced Scorecard, FODA, PESTEL) han constituido lo que podríamos llamar la escuela tradicional de pensamiento. La escuela harvardeana agregaría yo.

Al igual que en las artes, podemos hablar en estrategia de la escuela tradicional y la escuela moderna o contemporánea. Los nuevos pensadores como Alex Osterwalder, Rita McGrath y Christian Rangen nos han venido a dar una nueva perspectiva y nuevas herramientas para hacer estrategia.

Al igual que en las artes, debemos primero dominar la técnica básica tradicional para aventurarnos en un nuevo lienzo de posibilidades. Picasso dominó la técnica tradicional de dibujo y pintura antes de crear el movimiento cubista.

Hoy la estrategia debe entenderse más como un viaje o una travesía continua que como un ejercicio estático y periódico que se realiza cada tres o cinco años.

Los desafíos de la disrupción digital, la velocidad del cambio y el hecho que ahora la pelea se desarrolla más en amplios espacios competitivos o arenas, como los llama Rita McGrath, que en industrias o sectores tradicionales, obliga a los empresarios y administradores a replantearse la forma de hacer estrategia.

Christian Rangen CEO y fundador de Engage //Innovate y Strategy Tools, firmas noruegas de clase mundial, nos visitará en San José a finales de marzo para explicarnos cuál es el nuevo enfoque en planeación estratégica, innovación y transformación. ¿Se apunta a la travesía?