Por: María Luisa Madrigal.   30 abril, 2019

Los diputados cierran su primer año legislativo con una cantidad casi récord de leyes aprobadas. Los números de los primeros 12 meses de legislatura, dejan entrever un consenso generalizado, con un directorio presidido por el oficialismo y una oposición benevolente.

Ver más!

Para construir una base de datos del voto de cada legislador que responde a estas interrogantes, El Financiero solicitó a los departamentos de Servicios Parlamentarios y Servicios Técnicos de la Asamblea Legislativa, un listado con todos los proyectos de ley aprobados en segundo debate entre el 1.° de mayo del 2018 y el 8 de abril del 2019, como fecha límite.

A partir de estos datos, el equipo de EF revisó cada una de las actas para localizar las imágenes de las votaciones que corresponden a estos proyectos. En total se consiguieron los votos individuales para 107 nuevas leyes. Las cuatro restantes no contaban con imagen de votación debido a errores del sistema. Es por esto que no hay registro de los votos individuales, pero si suman para el total de leyes aprobadas.

En la base se definieron tres categorías de votación: A favor del proyecto de ley, en contra del proyecto de ley y no votó. Esta última categoría representa las ausencias de las votaciones, tanto si un diputado no participó por completo de la sesión, como si simplemente estaba fuera del plenario en el momento del voto.

Además se registraron cuatro votaciones en comisiones con potestad legislativa plena, las cuales poseen composiciones específicas. Esto significa que no todos los diputados tenían que votar los 111 proyectos aprobados.

Todo este material será parte de Curul Digital, el proyecto web que El Financiero publicará el 1° de Mayo.

Consenso

Los primeros 12 meses de los diputados se vivieron en conciliación de temas y búsqueda de acuerdos. Es un ambiente positivo para el avance de los proyectos de ley, de acuerdo con Mario Redondo exdiputado y analista político.

Ver más!

El peso de la oposición en definitiva marca la cancha. “Esta Asamblea ha tenido una enorme virtud y recae en su oposición, que ha sido altamente constructiva” señaló el exdiputado.

Si bien el Gobierno siempre va a querer que la Asamblea avance, eso va a depender mucho de la responsabilidad de las fracciones contrarias.

La forma en que votaron las bancadas, también se debe a que existían condiciones que generaban una súper mayoría, de acuerdo con el también exdiputado y analista, Alex Sibaja.

Al inicio de la legislatura, cuatro fracciones representaban 50 de los 57 diputados. Esto marcó el terreno del consenso en los primeros siete u ocho meses de labor legislativa, según el exlegislador.

La división del Partido Restauración Nacional (PRN) podría cambiar el panorama.

Unos pocos ‘No’

En contraste con la aplastante mayoría de votos a favor en los proyectos de ley aprobados, son muy pocos los votos negativos que se registran en los segundos debates.

Los votos en contra no representan siquiera el 1% del total de los sufragios individuales analizados en la base de datos.

Dragos Dolanescu del Partido Republicano Social Cristiano (PRSC), Walter Muñoz del Partido Integración Nacional (PIN) y José María Villalta del Partido Frente Amplio (FA) son los legisladores que registran más votos en contra de proyectos de ley aprobados. Cada uno votó ‘no’ en cuatro oportunidades.

El diputado frenteamplista votó negativamente dos proyectos de ley relacionados con modificaciones ambientales (Ley 9.610 y Ley 9.647). Además estuvo en contra del Tratado de Libre Comercio con Corea del Sur (Ley 9.671) y de la Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas (Ley 9.635).

En la misma línea Dolanescu también se opuso a la reforma fiscal. Además votó en contra dos leyes relacionadas con presupuestos (Ley 9.622 y Ley 9.679) y un proyecto que modificaba la ley orgánica del Banco Central (Ley 9.670).

Por su parte el diputado Wálter Muñoz también votó en contra la reforma fiscal y un presupuesto extraordinario (Ley 9.679). Además estuvo en contra de la Ley de Justicia Restaurativa (Ley 9.582) y de la Ley 9.598 que declaraba el 7 de agosto como Día de la Paz Firme y Duradera.

¿Por qué no votan los diputados?

El ‘no votó’ es la segunda clasificación de mayor peso en el análisis realizado por EF. Las explicaciones que dan los legisladores sobre estas ausencias en las votaciones ayudan a delinear los diferentes roles que asumen, o bien los énfasis que desean dar a su gestión.

Entre los 10 diputados con menos participación en las votaciones destacan tres jefes de fracción: Erwen Masis del PUSC, Carlos Ricardo Benavides del PLN y Carlos Avendaño del PRN.

Ver más!

Sin embargo estas ausencias son “justificadas” si se entra a considerar el manejo político del Congreso. Los diputados que encabezan las fracciones atienden diversos compromisos, principalmente negociaciones. Estas pueden terminar siendo una distracción, tanto del Plenario como de las comisiones plenas, de acuerdo con Redondo.

También entra en juego el cálculo político. Cuando se votan proyectos que ya cuentan con el apoyo necesarios para aprobarse, o que no son tan sustantivos, es posible que dejen de votar con el objetivo de formar acuerdos para próximos proyectos, según Sibaja.

Esto no significa que estas ausencias sean del todo bien vistas. Los jefes de fracción deben lograr posiciones unánimes dentro de sus bancadas y hay votaciones que las que no pueden permitirse estar ausentes, por ejemplo en proyectos que requieren mayoría calificada o de mucho impacto para el país.

Hay otro tipo de ausencias que se pueden asociar a diputados más ‘comunalistas’.

Es normal que las ausencias de los diputados estén relacionadas con giras de trabajo en las zonas por las que fueron electos.

Si bien la labor del diputado en el ámbito regional es importante, los intereses comunales no deben opacar la labor legislativa de acuerdo con Redondo.

Los viernes son los días designados para que los diputados realicen giras, razón por la cual no sesiona el Plenario Legislativo.

Argumentos ante ausencias

Este medio consultó a los diez legisladores con más ausencias en las votaciones de proyectos en segundo debate para conocer sus argumentos. Al cierre de edición se obtuvieron respuestas de siete congresistas, mientras que Erwen Masís y Óscar Cascante, del PUSC; y Karine Niño, del PLN, no ofrecieron su réplica.

Dentro de este listado figuran cuatro jefes de fracción quienes coincidieron en que su rol de construcción de acuerdos y de negociación política los lleva a ausentarse de algunas votaciones sin que eso afecte los votos que ya fueron asegurados para un proyecto de ley.

“Los segundos debates no tienen contención. Durante la celebración del plenario como jefe entro y salgo con cierta frecuencia a atender gente, prensa o reuniones con otros jefes, siempre que no se ponga en peligro la votación de un proyecto. En los segundos debates antes de hacer eso me cercioro de que los votos están asegurados aún sin el mío. Eso explica que ninguno se haya dejado de aprobar debidamente”, aseguró Carlos Ricardo Benavides, jefe de la bancada liberacionista.

Carlos Avendaño de Restauración Nacional indicó que no estuvo presente en 36 votaciones porque estaba atendiendo actividades y reuniones “propias de un jefe de fracción”. El congresista aclaró que, como consta en los registros, se encontraba en varias de estas sesiones del plenario, pero estaba en tareas de negociación.

En el caso de Otto Roberto Vargas del PRSC, señaló que sus 35 ausencias se debieron a labores como jefe de fracción que cuentan con el debido permiso de la presidencia del Congreso, a la atención de comunidades y a reuniones con otras fuerzas políticas de la Asamblea.

La diputada liberacionista Franggi Nicolás, quien registra 53 ausencias de 104 votaciones posibles, explicó que en ocho casos se debió a permisos aprobados previamente por la Presidencia para giras a Puntarenas.

“Unas pocas ausencias correspondieron a un quebranto muy serio de salud que fue público y sobre el cual tuve que ser intervenida quirúrgicamente. Por esta situación estuve incapacitada durante algunos días de octubre del 2018 y, por recomendación médica, tuve que guardar reposo días después en los que se votaron proyectos”, apuntó Nicolás.

La congresista verdiblanca, Ana Lucía Delgado, aclaró que tuvo una licencia de maternidad entre mayo y julio del 2018, por lo que se reintegró a sus funciones en el plenario a partir del 1.° de agosto del año pasado.

“Aclaro que en las 54 votaciones de segundo debate en el plenario legislativo en las que no participé, casi el 70% de ellas, se realizaron precisamente en los meses de mi licencia, mientras que el resto de los asuntos obedecen a espacios donde me encontraba atendiendo reuniones y audiencias propias de mi cargo, así como una incapacidad médica por enfermedad”, puntualizó Delgado.

También en las tiendas de Liberación Nacional, María José Corrales, quien no votó en 41 de 103 proyectos en los que podía hacerlo, argumentó que sus ausencias se pudieron dar por giras a los cantones que representa, reuniones con sociedad civil, atención a medios de comunicación o labores propias de la dinámica legislativa.

Melvin Núñez de Restauración Nacional precisó que de los 31 proyectos que no votó en segundo debate, tiene registros de 13 ausencias aprobadas por la presidencia para giras de trabajo y en algunas sesiones de plenario de esos días se aprobaron varios expedientes. En los otros casos, se debió a reuniones en su despacho, entrevistas a medios o conversaciones con legisladores.

Colaboraron en la elaboración de este reportaje los periodistas Manuel Avendaño, Laura Ávila, Laverne Otárola y Eugenia Soto.