Por: Paula Umaña.   22 enero
Cuando apareció el Bitcoin en 2009, se describió como un nuevo mecanismo para efectuar pagos en línea, libre de las comisiones que cobran las empresas emisoras de tarjetas de crédito. Foto: Shutterstock.

El bitcoin rompió sus propios récords al inicio de este 2021, cuando llegó a superar los $40.000 por unidad; incluso duplicó su valor en un mes. Este hito lo llevó a las mesas de conversación en los últimos días y generó grandes interrogantes sobre su volatilidad y capacidad para recibir inversiones.

Sin embargo, “no todo lo que brilla es oro”, por lo que conocer a profundidad cómo funciona esta criptomoneda resulta fundamental para no fracasar en el intento de invertir; aunque posiblemente este sea uno de los momentos más caros para hacerlo.

El economista Douglas Montero señaló que uno de los consejos a la hora de invertir en bitcoins —o cualquier otro tipo de moneda— es no dejarse llevar por la euforia y los cambios del momento. El bitcoin se considera muy volátil y el comportamiento de las últimas semanas así lo respalda.

Por esto, comentó Montero, antes de invertir en bitcoins es necesario investigar sobre el mercado y definir qué grado de riesgo se está dispuesto a correr y medir los conocimientos , para determinar si la moneda es una buena opción de inversión.

Es decir, no es invertir por hacerlo, si no que el usuario debe tener trazado un objetivo claro así como la disciplina necesaria para generar buenos réditos. También debe reflexionar acerca de su perfil de inversionista: ¿es su primera inversión de este tipo? ¿cuál es su apetito de riesgo? ¿tiene el tiempo necesario?

“Hoy suponemos que está en un pico, es muy difícil ver una tendencia en esto porque es algo nuevo y porque puede ser altamente especulativo. Si lo que estás buscando es un instrumento de ahorro, el bitcoin no es la mejor opción”, comentó el economista Javier Adelfang.

Justamente uno de los aspectos que el inversionista debe tomar en cuenta es la casi imposibilidad para prever los comportamientos de la criptomoneda, ante el factor de la especulación y el movimiento de la oferta y la demanda. Eso sí, si decide invertir, debe tener el tiempo necesario para vigilar el mercado y tomar decisiones respecto a su conducta.

¿Invertir con deuda?

Y si después de investigar sobre el mercado decidió invertir en bitcoins, el principal consejo es evitar endeudarse o utilizar la tarjeta de crédito para comprar la moneda.

“De ninguna manera debe apalancarse para comprar activos volátiles, eso es regla de oro”, advirtió Josué Rodríguez, director general de Sirú Financiero.

Incluso, Rodríguez recomendó que si una persona posee liquidez o reservas para invertir en algún instrumento, la recomendación es diversificar la cartera de activos y no destinar todo el dinero a un único objetivo. Para una persona con un capital de inversión de $10.000, por ejemplo, aconsejó que el máximo de inversión en activos volátiles no sobrepase el 20% del monto.

El inversionista también podría hacer inyecciones de dinero planificadas por mes o por quincena, según el periodo que reciba su salario y el monto que pueda invertir sin comprometer otros aspectos fundamentales como alquileres o pagos.

En cuanto a temas de seguridad, Otto Mora, quien forma parte de la Asociación Blockchain Costa Rica, también aconsejó que el inversionista guarde una copia en físico (papel o similar) de sus llaves privadas; así como utilizar redes de Internet seguras. Para montos altos de inversión, como $5.000 en adelante, se recomienda usar un hardware wallet, para mayor seguridad.

Asimismo, los usuarios deben procurar realizar las transacciones de compra con vendedores con reputación y referencias (en caso de que las realice con particulares), aunque la recomendación es comprar la moneda en sitios web especializados y con certificaciones.

Aunado a esto debe tomar en cuenta las comisiones que tanto los vendedores como los sitios web implementan por transacción y valorar en qué grado afectan sus ganancias. Por otro lado, los inversionistas también deben conocer las regulaciones de sus países, con tal de evitar riesgos como el congelamiento de cuentas bancarias, por ejemplo.

Es por ello, que otra de las recomendaciones es mantener respaldo de las transacciones que haga de manera virtual, los montos invertidos y los datos de los sitios web y vendedores; con tal de tener una garantía del rastro del dinero.

Sobre el uso de criptomonedas en el país, el Banco Central de Costa Rica (BCCR) ha emitido poca información. Hace más de tres años la entidad emitió un comunicado de prensa en el que señaló que cualquier transacción realizada con bitcoins u otras criptomonedas no contaban con su respaldo, ya sea que se usen como forma de ahorro o como medio de pago.

Es decir, el uso del bitcoin se realiza bajo el riesgo de cada persona. Asimismo, el Central señaló en el comunicado del 2017 que al no ser emitidas por un banco central extranjero no pueden ser consideradas como moneda o divisa extranjera bajo el régimen cambiario, por lo que no están cubiertas por la seguridad que ofrece la intermediación cambiara ni libre convertibilidad de la moneda.

El bitcoin como forma de pago ha calado poco en Costa Rica, según comentó Mora, y son contados los establecimientos que aceptan la moneda virtual. No obstante, los inversionistas mantienen altas expectativas de que su uso se incrementará en los próximos años.

Un año de récords

El 2020 se caracterizó por ser un año de récords para el bitcoin y los primeros días de enero del 2021 continuaron la senda al alza. La moneda virtual llegó a $41.600, su punto más alto en toda su historia, aunque ya registra caídas de hasta $6.000.

Según agencias de prensa como AFP, la subida del precio del bitcoin inició ante las crecientes inversiones institucionales en el último mes del 2020. La aceleración en la vida digital por motivo de la COVID-19 también ha sido parte de los factores influyentes en su cotización.

En enero del 2020 el máximo registrado del bitcoin fue de $9.550; en junio sobrepasó los $10.000, en setiembre los $12.000 y en el último mes del año llegó a $29,133.

Ante los movimientos, los expertos recomiendan prudencia y, una vez más, no dejarse llevar por la avalancha de compradores que generan un aumento en el precio de la criptomoneda y que más tarde podría provocar pérdidas monetarias para los inversionistas.