Por: María Fernanda Cisneros.   2 mayo
A view of the Federal Reserve is seen on May 2, 2018 in Washington, DC.

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mantuvo el rango objetivo de las tasas de interés entre 1,50% y 1,75%.

Esto era precisamente lo que esperaba el mercado, luego de la subida que se registró en marzo. Las mismas proyecciones de los actores financieros dictan que una segunda subida llegaría en junio.

Por ahora, la decisión de no subir los tipos de interés se fundamentó en que el Comité busca fomentar el empleo y la estabilidad de precios.

"El Comité espera que, con nuevos ajustes graduales en la orientación de la política monetaria, la actividad económica se expandirá un ritmo moderado en el mediano plazo y las condiciones del mercado laboral se mantendrán fuertes", afirmó el comunicado de prensa.

Además, la Fed espera que la inflación -sobre la base de 12 meses- se acerque al objetivo del 2% en el mediano plazo.

La Fed señaló que la inflación subió recientemente pero al mismo tiempo que su meta de 2% es "simétrica". Esto quiere decir que puede fluctuar por encima o por debajo de esa cifra.

Por ahora, los números del mercado laboral estadounidense evidencian que este se fortalece.

Las ganancias de empleo han sido fuertes en los últimos meses y la tasa de desempleo se ha mantenido baja.

La actividad económica, por su lado, crece a un ritmo moderado.

El dinamismo del gasto de los hogares se estabilizó luego del empuje que vivió en el cuarto trimestre del 2017, mientras que la inversión comercial sí mantuvo un fuerte crecimiento.

"Es probable que la tasa de los fondos federales permanezca, por algún tiempo, por debajo de los niveles que se espera que prevalezcan a largo plazo", señala el documento.

En adelante, el Comité analizará la evolución del empleo máximo y la inflación, para determinar cuándo y en qué magnitud subirá las tasas de interés a futuro.

Con especial detalle, la Fed le seguirá el rastro a la evolución de la inflación real y esperada, en relación a su meta del 2%.