Por: Nicole Pérez.   29 abril
Edificio C3, del antiguo centro comercial Real Cariari, en Heredia, donde tiene sus oficinas WeWork Costa Rica y su primer cliente, Microsoft. El 90% de las compañías que acoge WeWork en el país tienen operaciones en otras sedes alrededor del mundo. Fotografía: Rafael Pacheco.

WeWork, compañía que ofrece espacios de trabajo flexibles para las empresas, comenzó sus operaciones en el mercado costarricense en febrero de 2020, en un momento marcado por el inicio de la pandemia global y a las puertas de una crisis económica sin precedentes.

Luego de superar su primer año en Costa Rica, aseguran que la coyuntura vivida en 2020 aceleró algunos de los cambios que visualizaban lejanos, se precipitó una demanda por espacios híbridos y flexibles, y se dio la apertura a nuevas tendencias.

Pese a que en su actual edificio ubicado en Plaza Real Cariari (Heredia) albergan a cerca de 2.000 personas, y de que cuentan con 16 clientes locales, como a cualquier otro negocio las consecuencias de la COVID-19 les provocó la pérdida de empresas.

Rashid Sauma, director de WeWork para Costa Rica, contó a EF que lo más retador ha sido cumplir con las expectativas y requisitos de las compañías, así como los de WeWork. Sin embargo, “su columna vertebral equivalente a flexibilidad” les ha permitido seguir escalando.

“En este momento, sabemos que lo que el mercado quiere es flexibilidad y WeWork es especialista en ofrecerlo. Somos flexibles en cuanto a la cantidad de espacio que se ocupa, por cuanto tiempo, donde sea y como se pague”, expresó Sauma.

Los datos globales de WeWork indican que el segmento Enterprise (empresas con más de 500 empleados) representó más del 50% de los ingresos de la compañía en el segundo y tercer trimestre de 2020.

Por otra parte, el 90% de las compañías que acoge WeWork son multinacionales, algunas con varias sedes alrededor del mundo.

En Costa Rica, hay otra carta que jugó a su favor. El edificio Plaza Real Cariari se encuentra en Zona Franca, por lo que las 16 empresas que contratan sus servicios pertenecen a este sistema preferencial.

Lo anterior significa que de momento, para que una compañía pueda alquilar un espacio o adquirir una membresía a WeWork, tiene que pertenecer a este régimen, cuyas empresas en Costa Rica muestran una recuperación robusta: crecieron 15,5% en febrero pasado, respecto a un año atrás, según datos del índice mensual de actividad económica.

Sin embargo, en los planes a futuro de WeWork, con la apertura de su próximo edifico ubicado en Escazú Village, esperan aceptar tanto empresas de Zona Franca como las del régimen tradicional.

La adaptación

En el último año. WeWork pasó por tres etapas: la primera, entender hacia dónde se dirigían los clientes e idear un plan estructurado que permitiera a las compañías retornar lo más pronto a los espacios de oficina, cuenta Sauma.

La segunda, el regreso a las oficinas con planes híbridos, flexibles y con las condiciones necesarias para enfrentar el virus. Y la tercera, el aprender a lidiar y vivir con la pandemia, nivel en el que se encuentran actualmente.

La compañía aseguró que la demanda creció sustancialmente a partir de la segunda etapa y visualizan más oportunidades de negocio para seguir generando clientela.

WeWork trabaja por medio de membresías y según la cantidad de empleados que tenga la empresa, se realiza un plan ajustado a lo que solicitan y se les otorga esta “suscripción”. Un beneficio es que pueden hacer uso de la membresía en cualquier espacio de WeWork alrededor del mundo. Fuente: WeWork.

En cuanto a los ajustes que realizaron para seguir activos en el mercado, resaltan los protocolos de higiene y limpieza, envueltos en un plan de trabajo compuesto por tres aspectos esenciales:

  1. Distanciamiento profesional, el cual implicó ajustes en el diseño de los espacios compartidos, con asientos escalonados y zonas vacías.
  2. Higiene, una desinfección más frecuente en las zonas comunes y el suministro de productos de higiene en las unidades.
  3. Señalización: colocada estratégicamente para evitar aglomeraciones en pasillos y zonas comunes, como las cocinas y las recepciones.
Plaza Real Cariari. Rashid Sauma, director de WeWork para Costa Rica destaca que en estos momento los clientes requieren flexibilidad y que esta es la ventaja de la compañía: "Somos flexibles en cuanto a la cantidad de espacio que se ocupa, por cuánto tiempo, donde sea y como se pague”, expresa. Foto: Rafael Pacheco.

Por otra parte, recientemente comenzaron a aceptar criptomonedas seleccionadas como forma de pago en sus servicios.

Por medio de Bitpay aceptarán Bitcoin (BTC), Ethereum (ETH), USD Coin (USDC), Paxos (PAX), entre otras criptomonedas. Y para garantizar la seguridad de las transacciones, trabajarán de la mano con Coinbase, una plataforma de intercambio de criptomonedas de Estados Unidos y miembro de WeWork.

Bajo el mismo esquema de flexibilidad, Sauma explicó que la adición de este pago es para brindar más facilidad y accesibilidad a los diferentes clientes; y espera que el público costarricense pueda conocer más sobre el mundo de las criptomonedas y las múltiples ventajas que ofrecen al hacer negocios.

Tendencias para el 2021

Con la ventaja de tener un nombre global y con su modelo llamativo de espacios, horarios, y servicios; WeWork espera que más empresas se suban al “barco” de lo híbrido y lo flexible, lo más pronto posible.

“El futuro será cada vez más híbrido. Imaginamos una plantilla descentralizada y, sobre todo, un colaborador capacitado para definir la configuración en la que puede dar mejores resultados y mejorar su productividad”, dijo el representante de la compañía en Costa Rica.

Adicional a esto, WeWork visualiza al menos cuatro tendencias laborales que han llegado para quedarse y que han comenzado a implementarse en todos los países:

- “Skeleton Staffing”: que trata de la rotación de los equipos que ingresan físicamente a las oficinas, es decir, utilizar un espacio adecuado para 100 personas, proporcionar acceso a 200, pero tener solamente el 50% de los empleados en la oficina en horarios determinados.

- El más conocido, modelo híbrido: esquemas de trabajo flexible donde los colaboradores combinarán días de oficina y días de teletrabajo. Cada compañía, según sus necesidades y prioridades, define la combinación más efectiva.

- Hub & Spoke: en este modelo las empresas tienen una oficina central y otras oficinas en la periferia, u oficina satélite; ya sea alrededor de la ciudad, en otras regiones o países.

- Descentralización de las oficinas: de acuerdo con Rashid Sauma, para la mayoría de los empleados, el trayecto a la oficina era sinónimo de invertir varias horas de su tiempo, una solución es distribuir la fuerza de trabajo en diferentes centros satélite, lo que les permite viajar de manera segura y fácil a pie o en bicicleta.

Más espacios de ‘coworking’ en Costa Rica
“Encontramos un público meta poco familiarizado con la cultura de trabajo colaborativo, por lo que se han implementado campañas que nos permitan hacer cultura de coworking en Costa Rica”, expresó Harvey Marchena, coordinador de Venture X Costa Rica. Fotografía: Cortesía Venture X.

Los cierto es que WeWork tampoco está solo en el mercado costarricense, pues el concepto de espacios de trabajo compartidos venía tomando fuerza, con conceptos varios.

Un caso es la franquicia estadounidense Venture X, dedicada a los espacios compartidos de trabajo (coworking), que también arribó a territorio nacional en el 2020.

Actualmente, operan en City Mall, Alajuela y cuentan con presencia en Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos, Costa Rica, y pronto desembarcarán en España, Honduras, India y México.

Harvey Marchena, coordinador de Venture X, afirmó que operan 14 empresas en las que laboran alrededor de 90 personas y cree firmemente que existe demanda para llenar sus 1.200 metros cuadrados de espacio de trabajo compartido.

No obstante, piensa que Costa Rica aún no es un mercado fuerte en el conocimiento de estos nuevos espacios.

“Encontramos un público meta poco familiarizado con la cultura de trabajo colaborativo, por lo que se han implementado campañas que nos permitan hacer cultura de coworking en Costa Rica”, expresó Marchena.

Asimismo, los clientes pueden optar por contratos fijos (membresías modalidad community) o el uso de las instalaciones por días o algunas horas.

“Para Venture X la llegada de la pandemia significó un replantamiento en la estrategia comercial del negocio, en tanto que no pudimos realizar el tan esperado y necesario evento de apertura. Tuvimos que reestructurar las proyecciones de crecimiento y por lo tanto nuestro retorno de inversión”, dijo el coordinador.

“Sin embargo, logramos ajustarnos a esta nueva realidad y operar nuestro coworking garantizando el cumplimiento de todas las medidas de seguridad y bioseguridad establecidos por el Ministerio de Salud”, agregó.