Por: Carlos Cordero Pérez.   14 julio, 2020
Fernando Velázquez es cofundador de Nosh. (Foto cortesía Nosh)

Una de las vecinas de Fernando Velázquez es psicóloga, pero con la crisis generada por la pandemia del COVID-19 se quedó sin ingresos.

Fernando cuenta que ella empezó a vender waffles como Wafflería Tulipán y para entregarlos utilizará la app y el servicio de entregas (delivery) Nosh que él y Carlos Cortés lanzarán en agosto próximo, tras invertir unos $20.000.

Él es un desarrollador que ya había detectado varias oportunidades existentes en este mercado a partir de los proyectos que realiza mediante sus firmas Orbitas Software Development y especialmente con Orbitas Fast Food Services.

Cortés es un informático costarricense ubicado en San Francisco, California, que ha laborado en varias firmas reconocidas del Silicon Valley y que cuenta con amplio conocimiento en esta industria.

“En Estados Unidos un usuario puede usar hasta 30 apps distintas de este tipo y hay de todo tipo”, dice Fernando.

Con Nosh esperan replicar localmente, poco a poco, muchas de las ideas que se ven en ese mercado.

Ambos ya venían conversando sobre las oportunidades que estaban viendo en Costa Rica, en buena parte por lo que los mismos clientes de Orbitas Fast Food Services, especialmente, venían planteando respecto a los otros servicios existentes.

La app ofrecerá servicios de diferentes tipos de negocios. (Foto cortesía Nosh)

Las situaciones que descubrieron han sido particularmente críticas desde el inicio de la pandemia, cuando han visto reducir sus negocios y han tenido que recurrir a medidas de emergencia.

A Fernando algunos clientes le pidieron que adecuar los plazos para el pago de sus servicios, para enfrentar otros requerimientos operativos urgentes, por lo que tuvo que prescindir de tres informáticos que le brindan servicios en outsourcing, dos de ellos ubicados en el exterior.

Uno de sus clientes ya le había solicitado que le desarrollara una app de entregas incluso antes de marzo pasado.

La oportunidad estaba al alcance, máximo que Carlos Cortés ya tenía la infraestructura tecnológica requerida para la app, pues venía avanzando con su propia startup.

“La idea es ofrecer una app estable y accesible en costo”, recalca Fernando, quien se encarga de la comercialización en Costa Rica.

Equipo de promotoras de la app. (Foto cortesía Nosh)

Nosh empezaría a trabajar con unos nueve restaurantes de una cadena de restaurantes, así como con varios comercios y personas emprendedoras que pueden tener acceso a los planes que ofrecen.

Fernando dice que han obtenido una buena aceptación de los comercios a los cuales se le ha mostrado y que requieren tener un servicio express de menores costos y en la cobertura geográfica que necesitan.

La app no solo va dirigida a restaurantes y comercios de bebidas y alimentos. También podrán integrarse otros tipos de negocios, como los de floristería y verdurerías, por ejemplo.

“La meta que nos propusimos es tener 50 clientes en principio, pero que estén bien atendidos”, afirma.

Ya cuentan con 15 negocios preregistrados, incluyendo algunos con varios puntos de venta.

Para la promoción de la app se contrató también a cuatro promotoras y esperan incorporar mensajeros que cuenten con bicicletas, motocicletas e incluso automóviles, para ampliar las posibilidades del servicio y de que más personas puedan generar ingresos.