Por: Carlos Cordero Pérez.   19 febrero
"Nosotros buscamos a Singularity University", contó Jhon Fonseca. (Foto Jeffrey Zamora)

“No se trata de si va a ha producirse un cambio. Se trata de si estamos listos o no”, advierte Jhon Fonseca, presidente de Xperience X y organizador del Singularity University Summit que se desarrolla en el Centro Nacional de Convenciones.

¿Qué es estar listos? Tener una mentalidad donde se vean a las tecnologías exponenciales o disruptivas como la solución, no como el problema.

Es generar el sentido de urgencia, de que la transformación ya inició, que el país está tarde y que se necesita hacer los cambios requeridos para una transición ordenada, eficiente y con resultados positivos.

A eso viene Singularity University (SU) a Costa Rica.

Según Fonseca el proceso para que esta universidad, fundada por Google, Deloitte y otras firmas del Silicon Valley, opere en Costa Rica está a un 70%.

Después del evento de esta semana se pasaría a una fase de evaluación con la meta de que a mediados del presente año se anuncie la decisión definitiva.

Entre tanto, SU ya firmó un acuerdo de colaboración con el sector cooperativo para impulsar programas de transformación y actualización.

El Centro Nacional de Convenciones es la sede del Singularity University Summit. (Foto Jeffrey Zamora)
Socio ideal

Como parte del proyecto del Distrito de Innovación Transversal 24 y la Ciudad Tecnológica de la Municipalidad de San José, que tiene como socio privado a TSD, se incluye la integración de la academia, sector privado, gobierno (central y local) y fuerzas locales.

Fonseca explicó que en la revisión de opciones a nivel global identificaron que SU posee objetivos similares a los proyecto de Ciudad Tech, en este caso de generar soluciones a los principales problemas nacionales utilizando la tecnología.

Y SU se propone, precisamente, impactar a 1.000 millones de personas a nivel global en los próximos 10 años, utilizando la tecnología exponencial como herramienta para resolver los principales problemas del planeta.

En este momento tiene sedes en Suráfrica, Australia, Portugal, Dinamarca, Bélgica, Canadá, Brasil y Estados Unidos. La aspiración es que la sede de SU en Costa Rica atienda la región centroamérica y del Caribe.

Singularity University tiene sedes en otros países y realiza encuentros sobre el avance de las tecnologías exponenciales. (Foto archivo GN)
Cómo funciona

SU nació a partir de la percepción de varios de las principales firmas del Silicon Valley, en California, de que las universidades tradicionales no evolucionan a la velocidad del cambio tecnológico.

En lugar de carreras, SU tiene programas de una a 10 semanas para todos los sectores, desde ejecutivos de alto nivel (una semana) hasta emprendedores que utilizan la tecnología (son los Global Challenge Programs de 10 semanas).

En ellos se revisan los últimos hallazgos tecnológicos y los casos de éxito, se trabaja en equipos para encontrar soluciones, hay laboratorios de innovación colaborativos para varias compañías y se orienta en cómo aplicar el cambio en las empresas e industrias.

Simultáneamente se generan redes de empresas (networking), se pasa a formar parte de la comunidad de SU: “la más sofisticada del planeta”.

Hay cursos a la medida, donde se evalúa una empresa específica y se le presenta una propuesta de transformación a la nueva economía, utilizando la tecnología exponencial.

En el caso de los emprendedores se brinda orientación en cómo diseñar una potencial solución y cómo implementarla.

Los campus de SU son muy diferentes: no son aulas. Son áreas de aprendizaje colaborativo y continuo, donde las personas tienen que aprender durante toda su vida.

En el esquema de SU el modelo de la educación tradicional ya no funciona.

¿Estamos preparados? (Foto Jeffrey Zamora)
¿Quiénes?

Al igual que el Summit, SU se dirige a quienes tienen un perfil de liderazgo, gestores de cambio, gente con las condiciones para impactar un grupo significativo de personas.

“Para alcanzar a 1.000 millones de personas, la única forma es impactar a gente que impacta”, detalla Fonseca. “Es gente inquieta que está viendo cómo hacer las cosas mejor, cómo resolver, y con una perspectiva social muy desarrollada”.

Se enfoca en personas de todos los estratos y sectores, que tengan las actitudes y las capacidades correctas para generar impacto en el mayor número de personas posible.

El planteamiento es que se deben generar negocios con propósito, generando un impacto positivo para la comunidad.

Sergio Navas Alvarado explicó que el acuerdo con Singularity University va dirigido tanto a la transformación de las empresas cooperativas como a la formación de sus asociados. (Foto Jeffrey Zamora)
Acuerdo

La sede de SU en la Ciudad Tech será un centro de innovación con áreas de trabajo colaborativo, con laboratorios de innovación para empresas y áreas donde los participantes estarán construyendo soluciones.

La idea es impactar a otras entidades y sectores. La apuesta principal es estar comunicándose y aprendiendo para hacer las transformaciones.

Adicionalmente SU estableció un acuerdo de cooperación con el sector cooperativo para constituir un centro o hub de apoyo e incorporar las tecnologías exponenciales en sus modelos de operación.

En la actualidad están por definirse los programas que se implementarán, pero se orientarán a la formación de los 1,1 millones de asociados y sus familias, por un lado.

Y a la modernización de las empresas cooperativas mediante la innovación y la transformación a través de las tecnologías, por el otro.

“Hay una oportunidad de oro”, recalcó Sergio Navas Alvarado, vicerrector de desarrollo global de la Universidad Fundepos, que pertenece al Centro de Estudios y Capacitación Cooperativa R.L. (Cenecoop) y diversas cooperativas.