Por:  29 enero, 2013

“La crisis económica es una realidad que ha acompañado al Derecho del Trabajo, al menos de forma intermitente, a lo largo de toda su andadura histórica, para convertirse ciertamente en un compañero de viaje histórico de la misma”. Dr. Manuel Carlos Palomeque López

Toda una verdadera maravilla. Llevo varias semanas ibéricas recordando en carne y hueso lo que era ser estudiante casi-casi a tiempo completo, lejos de todo y cerca de lo que me gusta.

Curso de Especialización en Salamanca

Pantalla completa Reproducir
1 de 3

Debo confesarles que la experiencia es ciertamente adictiva por lo que estoy pellizcando los últimos días de clases y exprimiendo el ocio controlado hasta donde sea humanamente posible, sin dejar de lado (claro está) mis otras responsabilidades entre las que incluyo, no tanto por deber sino por placer, el actualizar el panorama a través de mi Catalejo.

Les cuento que desde el 14 de enero he tenido la oportunidad de participar de la XXXII edición de los Cursos de Especialización en Derecho impartidos por la Fundación General de la Universidad de Salamanca en España. (No es menor el detalle de que se trata de una ciudad Patrimonio de la Humanidad).

El tema principal este año en la rama laboral está caído del cielo estrellado: "Problemas actuales del Derecho del Trabajo y derechos fundamentales”. El curso ha sido dirigido por el Dr. Palomeque López y coordinado por el Dr. Sanguineti Raymond.

Un título más que atractivo, es irresistible. ¿Qué es lo que le pasa al Derecho del Trabajo?.

Pues que se trata de una rama jurídica que es hija de la necesidad social que le da origen, y ya sabemos que “hija de tigre sale pintada”, más ahora que la realidad productiva actual está muy rayada.

¿Problemas actuales? No hay quien lo dude, aunque en Costa Rica lo que tenemos - además de cambios vertiginosos en la forma en como se desarrollan las relaciones laborales y productivas- son profundas lagunas empantanadas que han sido drenadas parcialmente por la jurisprudencia.

Adaptación señores, que el modelo fordista quedó atrás. Hay que sacarlo de la ley y dejarlo en los libros de historia.

Les quiero comentar, así de pasadita, algunas de las materias abarcadas hasta ahora en Salamanca:

  • La adaptación del ordenamiento laboral a la situación económica cambiante
  • Empresas multinacionales y derechos laborales fundamentales
  • La concertación social
  • El rol institucional del sindicato en un modelo democrático de relaciones laborales
  • La “laboralización” del trabajo autónomo
  • Flexibilidad y seguridad laboral
  • El fomento de la igualdad real entre mujeres y hombres (bueno, ¿qué les puedo decir?).
  • Nuevas tecnologías, derecho al honor, a la intimidad y a la propia imagen del trabajador.
  • Medios extrajudiciales de solución de conflictos
Y así más y más cosas y una cadena de temas en la que uno supera al siguiente y luego al que viene después, y no me canso.

Y es que esto es para contárselos tomándonos un café más que escribiéndolo aquí a la distancia. Pero bueno, ¿qué más da?, saben que hago mi mejor esfuerzo.

¿Trabajo y derechos fundamentales? No hay en estos momentos una relación más picaresca, más caprichosa y más maniática que esta. Estamos construyendo experiencia histórica porque es un asunto de estudio que apenas empieza.

Por ejemplo: ¿cómo guardar en el cajón de sastre del contrato de trabajo la proteccción a la libertad ideológica y religiosa, o el derecho al honor, o la libre competencia? Más de una reflexión merecen estos asuntos porque hay muchas cosas que decir. Tenemos nuevos terrenos de encuentro entre trabajo y Constitución.

¿Gays, católicos ortodoxos, machistas empedernidos y jóvenes alternativos conviviendo en un mismo lugar de trabajo. ¿Quién cede?.

Imposible olvidar que el Derecho del Trabajo persigue de día y de noche (y en las brumas de la madrugada) un equilibrio entre los intereses de los antagonista: tarea nada desdeñable.

Ya les contaré más a mi regreso.

Les comparto una fotografía con un profesor excepcional, Catedrático de la Universidad de Salamanca, muy querido y admirado, Dr. Wilfredo Sanguineti Raymond. (Visiten su Blog, es un sitio de referencia obligado).

Etiquetado como: