Después de la renuncia del candidato del PLN Johnny Araya a hacer campaña, muchas personas dudan sobre la importancia o validez de ir a votar. Se conjugan la apatía con el entusiasmo y el desencanto.

Por: Margaret Rose Grigsby 4 abril, 2014

Que cosa extraña ir a votar, cuando tal vez no se está de acuerdo con ningún candidato. Mas extraño aún para las personas afines al candidato Johnny Araya quien en una confusa movida, renunció a hacer campaña, en su totalidad. Acto sumamente curioso, considerando que hacer campaña en medios sociales no cuesta nada, si se hace con un equipo de voluntarios. Pero bueno, ya escribí sobre esto y no hay mucho mas que elaborar. Pero imagino que esos cienes de miles de votantes, estarán sintiendose, al menos, raros. También están los que no votaron ni por el PLN ni por el PAC y que tal vez no simpatizan ni con el uno ni con el otro.

Sin embargo, hoy si quiero decirles a quienes están contentos, descontentos, ilusionados, desilusionados, enojados y felices, frustrados y realizados, confundidos y definidos, que todos y todas tenemos que ser unanimemente, decididos. Decididos a votar, a ejercer el derecho, la obligación y el privilegio. Somos afortunados en Costa Rica, basta mirar las noticias de otro paíes. Le insto a no hacerle daño al sistema, no hacerle daño a la democracia. Le insto a ejercer el voto.

El domingo 6 de Abril es un día de votación extraña para Costa Rica, pero hay que ejercer el voto: es un privilegio, un derecho y una obligación.

Hay únicamente dos maneras de influir en los resultados: votar por el candidato del PLN o por el candidato del PAC. Sobre las otras opciones, la resolución del TSE es que en segunda ronda.... "2. Los votos blancos y los votos nulos no se suman a ningún resultado electoral. Estos votos los informa el Tribunal como una cifra más”.

Etiquetado como: