ERUPCIÓN DEL VOLCÁN TURRIALBA

Volcán: ¡Riesgo colosalmente natural!

No todas las pólizas de seguros son iguales.  Analice las implicaciones de una erupción volcánica frente a su seguro; desde las cenizas hasta impactos de mayor índole, esto resulta relevante.


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Imágenes

Necesidad social. Observar actividades naturales tan impresionantes solo nos hace recordar lo vulnerable que podemos ser los seres humanos y lo que hemos construido.  No en vano, para las compañías de seguros, los desastres naturales son un riesgo que forma parte de esa necesidad social de una población, siendo de suma importancia estudiarlo y valorarlo con precisión para asignarle el costo adecuado.  En la administración de este riesgo, son clasificados como de baja frecuencia y alta severidad.

Impacto local. La erupción del volcán Turrialba es (todavía no puedo decir que “era”) un evento que tiene a Costa Rica en observación porque a lo largo de estos últimos días no ha dejado de expulsar cenizas, además impulsadas por el fuerte viento, recorriendo varios kilómetros del país hasta llegar a lugares económicamente estratégicos, como son los aeropuertos, logrando suspender vuelos nacionales e internacionales en los dos aeropuertos ubicados en la Gran Área Metropolitana; pueden apreciar el gráfico.  Esta suspensión de vuelos se hizo por acumulación de ceniza en las pistas de aterrizaje, no así por riesgos en el aire.

Récords históricos. A nivel mundial los registros sobre pérdidas económicas y humanas, ocurridas directamente por erupciones volcánicas, han sido bajos comparativamente con otros tipos de siniestros como terremotos o huracanes; sin embargo, podemos mencionar que, según datos de la reaseguradora Swiss Re, en su revista Sigma: “Catástrofes naturales y siniestros antropógenos”, dentro de los mayores 40 desastres naturales ocurridos a partir de 1970 está:

1985 – COLOMBIA – Erupción Volcánica del Nevado del Ruiz:

  • 23.000 fallecidos.

Según la misma reaseguradora, como antecedentes de cercana data, están los siguientes eventos de erupción volcánica:

2010 – INDONESIA – Volcán Mount Merapl:

  • 322 fallecidos,
  • 136.686 desamparados,
  • 867 hectáreas destruidas

2011 – INDONESIA – Isla de Sulawesi – Volcán Lokon:

  • 6.000 desamparados.

No en vano Indonesia es de los lugares con mayor índice de desastres naturales de todo tipo.

2011 – ISLANDIA – US$1.700 millones en pérdidas económicas.  Recordemos  que esta erupción no generó pérdidas o daños materiales directos pero sí un trastorno en viajes aéreos sin precedentes en Europa.  Si bien no ocasionó tales daños directos, el cierre prolongado de los distintos aeropuertos y la cancelación de vuelos significaron una considerable pérdida económica no asegurada, principalmente el lucro cesante.  Guardando sus distancias con Costa Rica, el común denominador es simplemente lo vulnerable que puede ser una sociedad ante este tipo de eventos naturales.  Según Swiss Re, la industria aseguradora ha debido replantearse la necesidad de evaluar el riesgo volcánico.

SEGUROS PARA ERUPCIÓN VOLCÁNICA

Si tomamos como referencia lo que se acostumbra en los seguros de incendio para riesgos comerciales, industriales y casas de habitación, podemos decir lo siguiente:

Cobertura opcional. Se trata de una cobertura adicional que debe escoger el interesado en el seguro, no está dentro de las coberturas básicas.  ¿Usted la seleccionó?

Riesgos de la naturaleza. Denominada como “desastres naturales”, “convulsiones de la naturaleza” o “riesgos de la naturaleza”, establece varios supuestos dentro del que se establece específicamente “erupción volcánica”.

Tiene su exclusión. En algunas pólizas de incendio (la mayoría), si bien el daño directo producido por la erupción volcánica está cubierto, lo que está expresamente excluido es la acumulación de ceniza volcánica producto de su caída continua.  Aquí el término “acumulación” es el que técnicamente habría que interpretar y valorar frente a los daños sufridos para así identificar si los daños son o no por acumulación.  Esa “acumulación” paulatina y constante de polvo volcánico por un período de tiempo prolongado, así deteriore los techos o cause fallas mecánicas en automóviles o maquinarias, no estaría cubierto; será necesario tomar control y mantenimiento en la limpieza para remover esta acumulación de partículas que acelera el deterioro de los bienes.

Remoción de escombros.  Este rubro aparece en algunas pólizas de seguros, estableciéndose hasta un límite especial en caso que el asegurado incurra en gastos para remover de los predios, por ejemplo, las cenizas, polvo o partículas de una erupción volcánica, siempre que el inmueble o su contenido (mobiliario, mercadería etc.) hayan sufrido un daño directo.

¿Qué daños podría producir la ceniza que no sea por su acumulación? En términos generales, podría causar:

  • Deterioro en la salud de las personas en sus vías respiratorias;
  • Respecto a daños materiales, podría causar en los cultivos o en el agua

Sin embargo, en viviendas o vehículos, no parece generar mayores daños, salvo que el tipo de piedra que pueda emanar, se convierta en un proyectil que impacte bienes, o bien, que su acumulación vaya  corroer los techos de viviendas o carrocerías de vehículos que, como vimos, parecen estar excluidos en algunas pólizas de seguros en caso que sea por acumulación.

Un mismo evento aunque sean varias erupciones (Cláusula 72 horas). Existe una cobertura especial para los riesgos naturales (temblores, terremotos, erupciones, etc.) que determina como un único evento el supuesto de existir más de una erupción siempre que, entre estas, no haya transcurrido más de 72 horas; esto ha venido sucediendo durante todos estos días.

Interrupción del negocio por erupción volcánica.  Esta cobertura opcional existe en distintos seguros para industria o comercio, permite a las empresas que deben cerrar operaciones por causa de la erupción volcánica, recibir una indemnización para continuar pagando gastos operativos mientras no se produce.  Eso sí, será necesario cumplir con algunos aspectos que puedan configurar el “siniestro” cubierto:

  • El inmueble sufre daño o pérdidas cubiertas y por eso se obliguen a cerrar;
  • Que autoridades competentes determinen la obligación de cerrar aunque no se sufra daño material.

Asegurarse hoy por si acaso, no es tan probable.  Es importante tomar en cuenta que no es un acto del todo asegurable si hoy, por si acaso la situación se complica, mejor consigo un seguro con la cobertura adicional para convulsiones de la naturaleza.  Mientras estén activas las alarmas de prevención por la erupción volcánica, es muy posible que las compañías de seguros evalúen este comportamiento y rechacen otorgar la cobertura por ser un riesgo inminente o, al menos, está muy cerca de su probabilidad, lo cual hace entrever una intención clara del cliente de correr a contratarlo porque el menoscabo de su patrimonio parece un hecho.  

Conclusión. El volcán está siendo observado para evaluar si su comportamiento guarda relación con estadísticas que orienten a nuevos procesos de erupción más agresivos, con flujo de lava y expulsión de otros objetos aún más peligrosos que puedan causar daños materiales, esto puede complicar el riesgo y por eso las pólizas de seguros cobran sentido en la certidumbre que genera ser indemnizado ante una situación de estas.

No todas las pólizas de seguros son iguales, será prudente revisar cuáles son los beneficios, limitaciones y exclusiones en caso que las cenizas produzcan daños, o bien, si algo de mayor impacto distinto a las cenizas pueda causar daños materiales.

Finalmente, tanto las compañías de seguros como los intermediarios de seguros deben ser proactivos en sus protocolos de comunicación para que los clientes tengan la confianza y tranquilidad de estar asesorados y debidamente respaldados.

img-title-blogs author-image

Mercado Seguro Said Breedy

Said Breedy, abogado costarricense experto en Derecho de Seguros, graduado por la Universidad Escuela Libre de Derecho y con un posgrado en Derecho de Seguros por la Pontificia Universidad Javeriana de Colombia.

Es asesor legal en la industria aseguradora con más de 15 años de experiencia en el sector.

Socio fundador de la firma legal FINLEX.

Autor del libro "El Contrato de Seguro: Principios Generales, Derecho Comparado, Legislación Costarricense".

Profesor invitado en distintas universidades para impartir cursos sobre Derecho de Seguros y el Contrato de Seguros, así como en el Colegio de Abogados y Abogadas de Costa Rica. Conferencista y escritor en foros y revistas nacionales e internacionales.  Miembro fundador de la Asociación Costarricense del Derecho de Seguros y las Fianzas (ACODES) capítulo Costa Rica de la Asociación Internacional de Derecho de Seguros (AIDA).

Post por fecha

Octubre 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
            1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31