Johnny Araya: una oda a la ineptitud


  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  

Si las encuestas están en lo correcto, Johnny Araya tiene todas consigo para ser el próximo presidente de Costa Rica. La razón por la que dicho pensamiento no despierta entusiasmo en nadie, ni siquiera en los que votarán por él, aparece sintetizada hoy en un análisis que La Nación hace de sus 22 años al frente de la Municipalidad de San José: su récord como alcalde es deplorable. ¿Qué nos espera si llega a ser presidente?

Seamos claros: la única carta de presentación que tiene Johnny Araya es haber gobernado el cantón de San José por casi un cuarto de siglo. No se le conocen mayores credenciales profesionales o académicas para aspirar a la presidencia de la República. De ahí que basta echarle un simple vistazo a nuestra capital para determinar la clase de gobernante que puede ser para todo el país. La imagen es deprimente. Tenemos una capital sucia, congestionada y donde cada vez menos personas quieren vivir.

La Nación señala cómo en San José prima el caos: es una ciudad tomada por un número creciente de indigentes y vendedores ambulantes. El tráfico es espeluznante. Araya se dedicó en sus más de dos décadas como alcalde simplemente a construir bulevaresalgunos de ellos todo un fiasco económico como el Barrio Chinoo a ofrecer pan y circo con festivales como el de la Luz. San José es una ciudad fea, al punto que cuando amigos extranjeros quieren visitar Costa Rica uno por lo general les recomienda no pasar más de un día en la capital. Esto es un gran contraste con otras capitales y urbes latinoamericanas donde uno puede ver que tienen o en su momento tuvieron alcaldes competentes como Bogotá, Lima, Medellín y Guayaquil.

Araya no puede justificarse diciendo que le faltó tiempo para cumplir sus metas. Fue alcalde por nada menos que 22 años. De hecho Araya ya estaba al frente de la Municipalidad de San José cuando nacieron los costarricenses que votarán por primera vez en las próximas elecciones. Peor aún, del reportaje de La Nación se deduce un estilo de gobernar caracterizado por la desidia, la arbitrariedad y la mitomanía: una auditoría de la Municipalidad indicó que Araya solo cumplió un 27% de lo que propuso entre 2007-2011, no entregó informes de labores a tiempo y cuando lo hizo eran incompletos, afirma desconocer temas tan básicos como la caída en el aseo de vías y parques en los últimos años y según él dejó las calles libres de vendedores ambulantes.

¿Qué pasa si Araya llega a ser presidente? Desconocemos por completo qué pretende hacer si llega a Zapote. ¿Cuál es su propuesta para solucionar el déficit fiscal de más del 6% del PIB que encontrará el próximo año? ¿Qué plantea para enfrentar el inminente colapso de las pensiones de la CCSS? ¿Cuál es su visión sobre la eventual incorporación de Costa Rica a la Alianza del Pacífico y los retos que eso presenta en materia comercial? ¿Qué cambios cree pertinentes hacer a la política monetaria? ¿Cómo hará frente a los constantes conflictos limítrofes con Nicaragua? ¿Qué rol cree conveniente que tenga la Iglesia Católica con el Estado? ¿Favorece el Estado laico? ¿Apoyará sin tapujos el proyecto de sociedades de convivencia? ¿Qué opina del debate que se está dando en América Latina sobre el fracaso de la guerra contra las drogas y la búsqueda de alternativas a esta? Hasta el momento lo único que tenemos por parte de Araya a todas estas interrogantes es una página en blanco.

Pero la cosa no termina ahí. Luego del desgaste propio de 8 años consecutivos en el gobierno, los cuadros más tecnocráticos y con más exposición internacional del PLN han sufrido un marcado desgaste de imagen que probablemente los aparte del próximo gobierno. De tal forma, la eventual administración Araya estaría conformada por cuadros más municipalistas y con una visión más parroquial del acontecer nacional e internacional. Veremos en el próximo gabinete a luminarias como Luis Gerardo Villanueva, Fabio Molina, Rolando González, Rafael Arias y a su hermano Luis Carlos Araya. Y ya sabemos para dónde van los diputados del PASE que le acaban de dar su adhesión. No necesariamente the best and the brightest.

Si la carrera política de Laura Chinchilla antes de ser electa presidenta era una oda a la mediocridad, la de Johnny Araya es una oda a la ineptitud. Parace mentira, pero no es una exageración pensar que dentro de 4 años volvamos a ver atrás y veamos con añoranza al actual gobierno. Estamos más que avisados.

img-title-blogs author-image

Por la Libre Juan Carlos Hidalgo

Juan Carlos Hidalgo es analista de políticas públicas sobre América Latina en el Cato Institute, en Washington DC. Escribe frecuentemente sobre temas de actualidad y sus artículos han sido publicados en medios estadounidenses como el International New York TimesMiami Herald, New York Post, Huffington Post, Forbes, y en importantes periódicos iberoamericanos como El País (España), La Nación (Argentina), El Tiempo (Colombia), El Universal (México), El Mercurio (Chile), entre otros. Es autor de la columna "De frente" en La Nación. También participa regularmente como comentarista en medios internacionales como CNN en Español, NTN24, BBC News, Al Jazeera y Voice of America. Se graduó en Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional y sacó su maestría en Comercio y Política Pública Internacional en George Mason University en Estados Unidos. Además es miembro de la Mont Pelerin Society y Premio ANFE a la Libertad 2014.

Post por fecha

Agosto 2017
LUN MAR MIE JUE VIE SAB DOM
  1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31