Por:  26 marzo, 2016

Todos tenemos posiciones encontradas respecto de este tema. De un lado, muchas personas piensan que son las empresas quienes tienen la sartén por el mango y son ellas quienes dominan (y hasta de cierta forma se imponen) en el mercado. De otro lado, otros tienen la impresión de que es el Estado quien por medio de los impuestos y controles (cuando ellos existen), son los responsables de mover a la economía de acuerdo a sus designios.

Finalmente estamos nosotros; los consumidores. Y retomando las palabras de Nick Hanahuer en una charla TED (https://www.youtube.com/watch?v=JY-7nftccYA), somos los consumidores con nuestro poder de compra quienes hacemos que la economía se mueva, ya que a través de nosotros es como la economía genera el empleo e ingreso que hoy muchos se atribuyen. Por eso la importancia de que la economía se mantenga en crecimiento ya que de esa forma, protegeremos el poder de compra que permite a las empresas producir lo que demandamos.

Pero, ¿Por qué es importante saber quién tiene el poder? Porque a pesar de ostentarlo, no lo utilizamos. Es más, nos dejamos llevar, dejamos que muchas veces las empresas (o el Estado) abusen de nosotros y no hacemos nada. ¿Qué ocurre cuando compramos un bien y luego de probarlo notamos que está en mal estado? ¿o cuándo vamos a un restaurant y la comida sabe mal? Afortunadamente ya hay mucha gente que es consciente de sus derechos y no tiene problema en reclamarlos, pero no son todos, ni siquiera una mayoría.

¿Qué les parece si un día simplemente dejamos de consumir un bien de la empresa que constantemente abusa de nosotros? ¿Por qué debemos seguir soportando servicios de mala calidad, y una mala atención? ¿Se imaginan si podemos presionar con nuestro poder de mercado por mejoras en la calidad, en la atención?

Veamos las cosas desde otra perspectiva. A todos nosotros nos interesa que cada familia, que cada persona tenga poder de compra suficiente para adquirir los bienes y servicios que requiere para una vida digna. Sabemos bien que ello impulsa la capacidad productiva y contribuye a mover la economía como un todo. Pero, ¿por qué es importante que las personas de menores recursos puedan acceder al mercado, incluso mucho más que las clases medias o altas? Porque cada uno de ellos con su contribución mueve el engranaje de la economía en mayor envergadura que todo el resto de las personas. ¿Cuánta comida pueden consumir 100 personas con un mediano poder de compra respecto de cuánto pueden consumir 10,000 personas con bajo poder de compra?

Finalmente, debemos ser conscientes de nuestro papel en el mercado, por supuesto sin menospreciar el rol de las empresas y el Estado. Todos juegan un rol en la economía, y al menos ellos lo han aprovechado con más frecuencia que nosotros los consumidores. Ya es momento que empecemos a hacernos responsables de nuestro rol y responsabilidad en el mercado. Si empezamos a asumirlo de una manera activa y propositiva, podemos generar muchos cambios favorables en el entorno y en la sociedad como un todo.

Etiquetado como: