Por:  14 febrero, 2016

Estamos en una época en la que condiciones como las alergias, migrañas, insomnio, gastritis o colitis son el pan de todos los días en las consultas de los profesionales en salud. Cada uno de estos padecimientos puede ser desarrollado por diferentes razones, sin embargo se sabe que la alimentación, la actividad física y el manejo del estrés juegan un rol sumamente importante en que los síntomas se detonen o se mantengan al margen.

En el blog pasado les comenté acerca de la popular gastritis y vimos algunas recomendaciones a nivel nutricional de cómo manejarla. Me gustaría hoy enfocarnos en un síndrome que reporta una mayor prevalencia en mujeres que en hombres y en Estados Unidos entre un 15 a un 20% de los adultos lo padecen. Les hablo del muy conocido Síndrome de Intestino Irritable (SIR).

Este síndrome se caracteriza por algunos síntomas como dolor abdominal, inflamación, diarrea o estreñimiento. Sus causas son diversas, se reportan desde razones psicológicas hasta alteración de la microflora intestinal, alteración de la motilidad intestinal y es claro que ciertos alimentos pueden ser los causantes de sus síntomas también.

Por esta razón, si usted es parte del porcentaje de personas que lo padece, es importante que tenga conocimiento si algún alimento empeora su condición y si es así, cómo manejar su dieta de la mejor manera. Actualmente existe una guía mucho más allá que solamente evitar el brócoli, coliflor, repollo y aquellos alimentos conocidos como “coliquientos” que posiblemente es lo que usted haya escuchado. Por ejemplo el poner atención a los alimentos con alto contenido de FODMAPS puede estar gran parte de su mejoría.

FODMAPS son las siglas para “oligo-di-monosacáridos y polioles fermentables”. Estos son un tipo de carbohidratos que se encuentran en algunos alimentos. Son rápidamente fermentables y tienen moléculas osmóticamente activas (lo que significa que hacen que agua se introduzca en el área intestinal). Por estas características que poseen, cuando algunas personas los consumen, les producen los síntomas que mencioné anteriormente.

Veamos cuáles serían algunos alimentos que entrarían dentro de estas categorías:

FODMAP

Alimentos

Fructosa

Frutas: manzana, mango, sandía, pera, melón

Endulzantes: fructosa,

Otros: Fruta deshidratada

Lactosa

Leche de vaca, cabra, oveja y sus derivados (yogurt, quesos excepto brie y camembert)

Oligosacáridos

Vegetales: Espárrago, remolacha, brócoli, coles de bruselas, repollo, berenjena, ajo, cebolla

Cereales: trigo y cebada (galletas, pan, cereales, couscous, pasta)*

*pueden consumirse en cantidades pequeñas

Leguminosas: lentejas

Polioles

Fruta: melocotón, aguacate, cereza, nectarina, ciruela fresca y deshidratada,

Vegetales: coliflor, hongos, maíz dulce

Endulzantes: sorbitol, manitol, isomaltosa, xilitol

Por lo tanto se ha estudiado y utilizado la dieta baja en FODMAPS la cual consiste en eliminar durante ciertas semanas y luego reintroducir poco a poco estos alimentos mientras se va observando si se produce algún cambio en los síntomas.

Este proceso conlleva un protocolo establecido de eliminación y reintroducción, por lo cual se recomienda que sea guiado por un profesional en nutrición. A lo largo de las semanas es importante que usted realice un diario de consumo, donde anote todo lo que come junto con la hora, el lugar y observaciones importantes de destacar. Esa será una herramienta fundamental para observar asociaciones entre alimentos y síntomas así como la disminución o aumento en la frecuencia de los mismos.

Los resultados de esta dieta han muy exitosos a nivel internacional, por ejemplo en Australia está siendo aceptada como parte de las principales estrategias de manejo del (SIR). Así que si sufre de Síndrome de Intestino Irritable, lo ha intentado todo y no ha habido resultado, puede que una intervención nutricional con una dieta baja en FODMAPS pueda ayudarle. En el Centro de Nutrición podemos orientarlo en su proceso con respecto a este y otros temas. Para más información accese nuestra página web www.centrodenutricion.co.cr o visítenos en facebook.

Referencias

Megge S., Lembo A. (2012) Low-FODMAP Diet for Treatment of Irritable Bowel Syndrome. Gastroenterology & Hepatology. 8:11.

DeRoest et al (2013). The low FODMAP diet improves gastrointestinal symptoms in patients with irritable bowel syndrome: a prospective study. Int J Practice 67(9):895-903

The Low Fodmap Diet Approach: Dietary Triggers for IBS Symptoms. International Foundations for Functional Gastrointestinal Disorders. Tomado de www.aboutibs.com