Por:  29 septiembre, 2014
Es importante ser como persona, responsable, tanto en la compra como en el consumo propiamente de los productos
Es importante ser como persona, responsable, tanto en la compra como en el consumo propiamente de los productos

Somos conscientes del cambio que actualmente atraviesa el mundo, donde la escasez de los alimentos, el uso de las tecnologías y el cambio en el ambiente, determinan el estilo de vida de las personas.

Es por esto que hoy quiero mencionar la importancia de ser un consumidor responsable, con prácticas que favorecen a una correcta elección de productos de consumo y a la vez, una búsqueda del equilibrio con el ambiente mediante pequeñas acciones individuales.

Como consumidores podemos buscar un cambio a través de la llamada “alimentación sustentable” que viene a significar el ser como persona, responsable, tanto en la compra como en el consumo propiamente de los productos.

Para la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) esta práctica radica en considerar diversos puntos por parte del consumidor en su compra tales como los aspectos y fases de vida de un producto, desde la producción al consumo, estilos de vida sostenible, dietas sostenibles, desperdicios de alimentos y reciclaje, productos orgánicos, certificaciones de los mismos que garantizan que han sido elaborado bajo estrictas prácticas o políticas que protegen los animales o cultivos, entre otros.

¿Por qué la alimentación sustentable? Los consumidores generamos un importante impacto en el ambiente con la demanda de productos y con ello, el aceleramiento de muchos sistemas de producción. Con la alimentación sustentable, se busca un modelo de producción que no afecte al ambiente consumiendo por ejemplo productos orgánicos los cuales se desarrollan de forma completamente natural sin requerir de insumos agrícolas para los productos.

El generar una adaptación a este estilo de vida incluye disfrutar productos naturales, de forma racional y pensada, evitando los desperdicios innecesarios, favoreciendo la protección animal y el desarrollo del comercio de micro y medianas empresas, a precios justos en relación a la calidad, entre otros.

¿En qué me beneficia como consumidor? La alimentación sustentable beneficia aborda:

  • La preferencia hacia productos locales producidos nacionalmente disminuyendo con esto la huella de carbono al descartar trámites de importación.
  • Reducción en el uso de energía y agua al evitar los alimentos excesivamente procesados ya que su elaboración requiere de ambos recursos en gran cantidad.
  • Compra en las ferias del agricultor de las comunidades implicando un mínimo uso de transporte, fomentando a su vez el desarrollo equitativo de las comunidades según sus áreas de producción.
  • Consumo de productos según la estación climática ya que el mantenimiento de las cosechas es menor.
  • Compras en bolsas reutilizables siempre, disminuyendo el uso de las bolsas plásticas que tardan millones de años en degradarse.
Les invito además a consultar para mayor información las siguientes referencias: