Por: Ligia Olvera 20 noviembre, 2015
Mi trabajo soñado es....
Mi trabajo soñado es....

¿Qué hace cotidianamente para ganarse la vida? ¿Qué le apasiona? Con frecuencia lo que nos apasiona, no es lo mismo que hacemos en nuestro trabajo diario.

Si usted piensa que es exagerado pensar que la persona promedio tendrá en el futuro 7 carreras a lo largo de su vida, piense en el doble (14 carreras y no 7), según los investigadores.

Muchos esperan pensionarse para empezar a vivir la vida que sueñan, la vida ideal, la que los hará felices.

En mi caso, tengo la dicha de que soy muy apasionada por lo que hago en mi trabajo, puedo decir que me hace feliz, pero llegar a esto no fue ni sencillo y ni tomó poco tiempo.

Mi hija se aproxima a la edad en la que debe decidir a qué dedicarse. Hay presión en el ambiente escolar para que ella vaya definiendo su carrera, a sus 15 años de edad.

A mis 15 años yo no tenía idea de lo que mi vida sería 30 años después (hoy tengo 46). Entre los 15 y los 18 años, pensé en dedicarme seriamente a la vida religiosa, poco a poco fui dándome cuenta que eso no era lo mío y consideré convertirme en ingeniero químico, y luego ingeniero agrónomo.

No hice ninguna de esas carreras, estudié economía, trabajé como economista en el banco central en México, luego como analista financiero en banca corporativa, luego en el área de estrategia, entre otros trabajos y ocupaciones y algunos no los desarrollé en un mismo país. El punto es que en mi caso, la investigación ha sido correcta, he hecho aproximadamente 8 cambios de carrera desde que inició mi vida profesional. No han sido cambios de dirección, sino una construcción progresiva que hace sentido y hoy se integra en lo que hago.

El cambio en la vida laboral es constante, le digo a mi pequeña que no se estrese por definir ya lo que será su profesión definitiva. En el camino habrá experiencias, trabajos, mentores, personas y recursos que le harán replantearse una y otra vez el esquema original. Y eso está bien, cambiar, adaptarse, modificar nuestras decisiones originales, no importa; está bien reinventarse y cambiar un poco de rumbo, siempre y cuando haya un hilo conductor. Si hay sentido, norte y consistencia con lo que resuena en nuestro interior, estaremos bien.

Tal vez cuando somos jóvenes algo que deberíamos ir construyendo es resiliencia de carrera para ser flexibles a los cambios de industria, mercado, organizacionales y contextuales. Desarrollar tolerancia para la ambigüedad se dice fácil pero es muy difícil y ver los obstáculos no como problemas sino como oportunidades lo es más. Ser resiliente y adaptable será muy importante para sobrevivir al futuro.

Otro aspecto importante a considerar cuando uno está en definición o redefinición de carrera, es que las interacciones humanas son, han sido y serán una constante importante a lo largo de la vida, independientemente del trabajo que realice. A lo largo de nuestra vida y sobre todo cuando las carreras son ascendentes y exitosas en términos de logros, necesitamos no solamente competencia técnica, ética de trabajo y perseverancia, sino también habilidades interpersonales como capacidad de negociación, uso de la influencia, empatía y colaboración.

Al final mi tarea como madre de una adolescente es ayudarla a que aprenda a ser responsable y activa administrando su carrera y no permitiendo que otros definan por ella el norte ni el camino.

¿Qué tan activo ha sido a lo largo de su vida en la autoría de su carrera?