EN 30 AÑOS

Agricultores pasaron del 32% al 15% de la población económicamente activa

El aumento en la inversión no se ve directamente reflejado pues los costos de operación e insumos también han aumentado.


  • Facebook (Recomendar)
  • Tweetea!

La  población económicamente activa en el sector agrícola creció un 17% en 30 años (1980-2010) y actualmente ronda los 300.000 agricultores. No obstante, estas personas  pasaron de representar el 32% de toda la población económicamente activa a ser el 15%,  lo que indica que los trabajadores se están ubicando en otros sectores de la economía, disminuyendo el peso del agricultor en la generación de ingresos para el país.

El informe  Estado mundial de la agricultura y la alimentación 2012 fue dado a conocer este jueves por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Aunque se ha dado un aumento en la cantidad de agricultores y en la inversión de Estado, el sector como tal no aumenta su peso en la economía tica. En Costa Rica el gasto público en agricultura creció un 88,4% en 30 años y para el 2007 alcanzó $228 millones. Pese al aumento, el porcentaje de cuánto representa ese dinero en el gasto público total se mantiene en 3,5%.

Similar situación se muestra en América Latina. El gasto público por trabajador en la región prácticamente no ha variado en 30 años, pues en 1980 era de $337 y en el 2007 $341. Sin embargo, sí disminuyó cuánto representa ese dinero en el gasto público total, pues pasó de ser el 6,9% al 1,9%. 

El aumento en la inversión no se ve directamente reflejado pues los costos de operación e insumos también han aumentado. Además, las inversiones más grandes salen del propio bolsillo del agricultor. 

El informe de la FAO señala que los  campesinos de los países de bajos y medianos ingresos -como Costa Rica-   invierten unos $170.000 millones al año en sus explotaciones, alrededor de $150 por agricultor. Esta cifra supone tres veces más que todas las otras fuentes de inversión combinadas, cuatro veces más que las contribuciones del sector público, y más de 50 veces la ayuda oficial al desarrollo que reciben los países.

"Invertir en la agricultura es claramente rentable", según el estudio de la FAO. En los últimos 20 años, por ejemplo, los países con las tasas más altas de inversión en las explotaciones agrícolas han hecho los mayores progresos en reducir el hambre a la mitad, para cumplir con el primer Objetivo de Desarrollo del Milenio.


INCLUYA SU COMENTARIO