NUEVA PRESIDENTA DE LA ACADEMIA DE CENTROAMÉRICA

Edna Camacho: Redes sociales atrapan la economía

Academia de Centroamérica difundirá sus estudios por Internet, bajo la presidencia de Edna Camacho

  • Facebook (Compartir)
  • Tweetea!
  •  
  • Vídeos
  • Imágenes

Horizontalizar los estudios económico-sociales que hacen, darles mucha mayor divulgación y que más gente, sobre todo jóvenes, tenga acceso a ellos.

Esa es la apuesta principal de la nueva presidenta de la Academia de Centroamérica, Edna Camacho Mejía, quien tiene claro cómo lograrlo: mediante las redes sociales y las nuevas herramientas digitales.

Recién nombrada en ese puesto, Camacho asegura que en la organización tienen que profundizar en las formas de comunicar sus investigaciones, para que sirvan de herramienta a más sectores de la sociedad.

La Academia de Centroamérica nació el 30 de setiembre de 1969 y fue fundada por economistas como Fernando Trejos, Cecilia Valverde, Eduardo Lizano, Alberto Di Mare, Claudio González y Miguel Ángel Rodríguez.

Cuarenta y cuatro años después, Edna Camacho afirma que la organización seguirá con su objetivo de contribuir a la discusión sobre temas de desarrollo, pero ella impulsará que las investigaciones sean interdisciplinarias.

En su criterio, hay que ir aún más allá de lo económico-social.

¿Cuáles son sus principales planes? ¿Va a seguir con la misma línea de estas cuatro décadas o habrá cambios?

Nuestra visión no ha cambiado, continuará siendo la misma. Quisiera aumentar nuestras posibilidades de hacer mucha más investigación. Creemos que hay un espacio para mejorar la discusión y la información sobre estos temas, y la investigación económica es la que puede llegar a formar mejor el criterio del quehacer económico y social del país.

¿Investigaciones vinculadas con qué? ¿Podría haber una propuesta desde la Academia?

Queremos hacer más investigaciones dirigidas a una audiencia muy amplia dentro y fuera del país. Es investigación aplicada, entendible por cualquier audiencia, que ayude a la gente en general, no solo a los que toman decisiones. La temática puede ser muy variada.

“La Academia siempre ha querido contribuir a las discusiones de largo plazo y a veces nos enfrascamos en los temas de corto plazo.

“Los temas tendrán que ver con el crecimiento del país, con el desarrollo económico social que a veces, por la urgencia, no se investigan ni se discuten con la profundidad requerida”.

En los últimos meses han surgidos varias propuestas para mejorar la gobernabilidad del país. ¿Podría la Academia de Centroamérica hacer la propia?

No es la Academia la que debe proponer un camino particular. La Academia tiene más de 40 años de buscar continuamente investigación y discusión sobre diferentes temas. No es de salir con una propuesta, nuestro trabajo es más continuo.

“Queremos que esto siga fortaleciéndose. Siempre estudiamos temas relevantes para el país, procurar una discusión y no es que la Academia busca una propuesta, como son otros grupos.

“Tenemos una base de investigadores que pueden hacer propuestas, pero lo hacen a título personal”.

Los estudios y seminarios han sido la cara de la Academia. ¿Usted continuará en esa línea?

No es lo único que ha hecho la Academia, aunque quizá sea donde se ha concentrado más, pero hay diversos foros.

“En el caso de los estudios, el énfasis que hay que poner es que todas esas discusiones o seminarios tienen que venir cada vez más con una intensificación de la investigación y responder a estudios profundos”.

Entonces profundizar más sería la huella que usted quiere dejar como presidenta?

No es una huella mía individualmente. En esta organización siempre hemos funcionado como un grupo de asociados y eso es lo que tiene de enriquecedor. Tenemos una base de economistas y de otras disciplinas que contribuyen a la discusión de los temas.

¿Pero cuál es la propuesta básica con la que usted llega?

Falta investigar más temas menos ideológicos y tenemos que buscar las áreas más relevantes y no es de corto plazo. Hay que reforzarlo.

¿Y hay que renovar?

Bueno, cuando se quiere hacer más cosas, hay que tratar de ver la forma de hacerlas diferente. Las formas de comunicación deben modernizarse. Ahora la divulgación es por redes sociales y medios digitales.

Y ahí no está la Academia.

La Academia tiene que fortalecer muchísimo la presencia en estas formas de comunicación, porque la gente se informa ahí más que por otros medios.

“La Academia tiene que dar ese paso. Nosotros queremos hacer muchas investigaciones, pero tenemos que comunicarlas y en cuanto mayor número de gente, mucho mejor”.

Y el contexto es muy distinto de hace 44 años, cuando nació la Academia.

Sí, en cuanto a actores del país, en cuanto a las formas de comunicación...

Y a la gente que la conforma...

Estamos hablando de una organización que tiene un grupo de asociados mucho más numeroso del que tenía hace 40 años y de más disciplinas. Tenemos que reforzar más en la Academia ese trabajo interdisciplinario.

“A los temas ahora hay que verlos en otras dimensiones. Hay mucho espacio para mejorar el nivel de la discusión”.

Desde su perspectiva, ¿qué le falta al país para mejorar un desarrollo económico social?

La lista sería enorme. Hay retos en el campo económico como lograr más competitividad, más productividad de los recursos con los que contamos. Retos en el mercado laboral, no solo tener una economía que responda más al dinamismo mundial, sino que contribuya al bienestar de los costarricenses.

“En el área social, hay muchos retos en la salud y en la educación. Además, tenemos otros retos en el tema regulatorio, con tanta lentitud que hay en el país. Eso hay que resolverlo”.

¿Y la Academia abordará esos temas?

Sí. El que mucho abarca, poco aprieta; pero uno de los retos es identificar en cuáles temas podemos contribuir más. Parte de nuestra tarea es focalizar más nuestros esfuerzos.

Sostenbilidad y financiamiento